Economía

Un país longevo

China tiene ya más de 100 millones de personas mayores de 65 años.

La sociedad china envejece a un ritmo galopante. Según los últimos datos oficiales, el gigante asiático ya cuenta con más de 100 millones de personas mayores de 65 años, lo que podría llevar a que China perdiera la ventaja económica de su gran mano de obra, impulso del fuerte crecimiento experimentado en las últimas décadas por este “tigre” asiático.
Un estudio de la Academia de Ciencias Sociales muestra que en China la cifra de población en edad de trabajar llegará a su punto máximo en el año 2016, con 997 millones de personas, momento en el que empezará a decrecer.
Estos datos tendrán consecuencias palpables en la economía china, que ya empieza a resentirse de la escasez de obreros, especialmente en la industria que utiliza mano de obra intensiva situada en las áreas de rápido desarrollo del país como Cantón (sur), la desembocadura del río Yangtsé (este) y el noreste.
“Entre 2005 y 2030, se prevé que la población en edad de trabajar (entre 15 y 64 años) crezca a un ritmo del 0,4 por ciento al año, bastante menos que la media mundial del 1,2 por ciento", explicó al diario China Daily, Cai Fang, director del Instituto de Población y Economía del trabajo de la Academia China de Ciencias Sociales.
En ese periodo, las personas entre 50 y 64 años aumentarán en un 67 por ciento, y serán el 10 por ciento de la población china en 2017, cuando el país empezará a ver limitada su mano de obra. La abundancia de obreros ha sido hasta ahora el mayor apoyo económico chino, al que se debe la quinta parte del crecimiento del PIB entre 1978 y 1998, propiciado por el éxodo masivo de campesinos a las zonas industriales.
País envejecido
La política del hijo único, que ha evitado el nacimiento de 400 millones de personas desde que se puso en marcha en los años 70, ha embarcado a China en el club de los países envejecidos -aquellos cuya población de más de 65 años es mayor al 7 por ciento-.
A diferencia de los países desarrollados que mantienen esta tendencia, cuya renta per cápita anual era de 5 a 10 mil dólares cuando su población comenzó a envejecer, los chinos ganan poco más de 1.000 dólares al año, una cifra que lo sitúa entre los países en vías de desarrollo.