Economía

Polaris aumentará dramáticamente su producción en tres años

* Planes son ambiciosos para 2008 * Importarán turbinas más eficientes

Ervin Sánchez

Dentro de tres años la empresa Polaris Energy Nicaragua S.A. estará produciendo aproximadamente el 66% de la electricidad que Nicaragua requiere al momento, cambiando dramáticamente la dependencia que el país tiene actualmente de las compras de bunker y diesel para mover su industria eléctrica.
Polaris aporta en estos momento sólo el tres por ciento de la producción eléctrica total entregada al país por las distintas generadoras, pero considera que en algunos años podrá llegar al 66 por ciento de aproximadamente 500 megavatios que se oferta en el país.
Sin embargo, como la demanda de energía seguirá creciendo, el nivel aportado por la empresa, que en 2008 pretende sea de 205 megavatios, será porcentualmente un poco menos, pero siempre será muy importante para redistribuir la actual estructura de generación y para ahorrar a Nicaragua sumas muy importantes que hoy gasta en compras de carburantes.
La estructura de generación actual de Nicaragua es aproximadamente de un 77 por ciento en base a producción térmica, es decir, quemando combustible fósil para poder calentar agua en sus calderas y producir vapor para que mueva las turbinas y con el valor que actualmente tienen los carburantes originados en el petróleo, la factura se está volviendo insostenible para el país.
Al respecto Jim Randle, gerente del proyecto y vicepresidente de operaciones de Polaris Energy Nicaragua, S.A., considera que el aporte de San Jacinto, que se encuentra enclavado en una antigua megacaldera volcánica, al noreste de la población de Telica, en el departamento de León, tiene gran importancia, por cuanto se está demostrando ante la comunidad inversionista internacional que en el país hay estabilidad para impulsar empresas.
Aunque ha tenido retrasos, el proyecto, que actualmente está generando 8.2 megavatios, los cuales entrega a Unión Fenosa a través de la línea de transmisión Santa Bárbara-Telica, tenderá a crecer rápidamente según los planes de Polaris, empresa que cambiará las dos turbinas contra presión, también denominadas como boca de pozo, con las cuales genera actualmente y, según dijeron, son sumamente ineficientes.
Cambiarán turbinas
Según el planteamiento, estas turbinas que fueron adquiridas usadas en El Salvador al instalar el proyecto, pero serán retiradas para instalar otras que son altamente eficientes y que son denominadas como turbinas modulares de condensación, las cuales serán abastecidas por el vapor de dos nuevos pozos productores.
Estas dos nuevas turbinas son de 10.7 megavatios y no desperdiciarán energía como las que están en operación, que están lanzando prácticamente el 50 por ciento de su capacidad a la atmósfera.
De acuerdo con el señor Randle, de origen neozelandés, y con el ingeniero mecánico Alex Peters, en la segunda fase del proyecto San Jacinto contará con cinco unidades de 10.7 megavatios de generación adicionales, para los cuales la empresa tendrá que perforar otros cinco pozos de producción para alcanzar un producción eléctrica de aproximadamente 75 megavatios.
Planes ambiciosos
La perforación de los nuevos pozos deberá comenzar en enero del próximo año y al finalizar 2007 la producción de electricidad en el campo de San Jacinto-Tizate estará alcanzando los 75 megavatios.
Estos trabajos podrán ser alcanzados para finales de 2007 con apoyo del BCIE y con un financiamiento de unos 50 millones de dólares del Banco de Exportación de Brasil, con lo cual se adquirirán equipos de ese país.
Según los planes de la empresa, a finales de 2008, con la adquisición de dos unidades nuevas de condensación, de 65 megavatios, y con la perforación de nuevos pozos productores, se podrá alcanzar los 205 megavatios, que es la capacidad de oferta calculada para el campo San Jacinto-Tizate.