Economía

Incentivos turísticos han sido mal utilizados

* La mayoría de exoneraciones destinadas a compra de yates * Sólo 5 mil empleos generados en siete años de vigencia de la ley * Situación puede repetirse con los BIT

Gustavo Alvarez

Las exoneraciones de la Ley de Incentivos Turísticos (Ley 306) se han destinado para la compra de artículos personales de grandes empresarios, y generaron una cantidad mínima de empleos desde que entró en vigencia, lo que supone que los Bonos de Inversión Turística (BIT) servirían para lo mismo, aseguraron expertos en derecho fiscal.
Antes de la reforma a la Ley de Equidad Fiscal, el Instituto Nicaragüense de Turismo (Intur) reportó un total de 200 proyectos beneficiados con la Ley 306, de los cuales 40 de ellos no son inversiones, sino exoneraciones solicitadas para la compra de yates.
Durante un debate sobre el proyecto de ley de los BIT, organizado por la Fundación Konrad Adenauer, el experto en derecho fiscal Julio Francisco Báez, brindó las cifras con datos en mano del Intur.
Báez agregó que en los siete años de vigencia de la Ley 306 sólo se han producido 5 mil empleos, ya que algunos de los supuestos proyectos que aparecen como compra de yates indican la generación de un empleo.
El especialista en temas fiscales agregó que del total de inversiones beneficiadas con dicha ley, el 57 por ciento se concentra en tres proyectos grandes: Gran Pacífica (20 por ciento), el Aeropuerto Internacional de Managua (25 por ciento) y el Hospital Metropolitano (12 por ciento).
Los datos presentados, según Báez, justifican profundizar en un análisis de los resultados de los incentivos de la ley vigente, y ponen en duda las proyecciones que brindan los defensores del los BIT sobre la generación de impuestos y los beneficios a la economía que esta iniciativa traería.
El proyecto de los BIT, que está aprobada en lo general en la Asamblea Nacional, pretende que se otorguen bonos para nuevas inversiones turísticas, los que serían pagados con el Impuesto al Valor Agregado (IVA) que generen los nuevos proyectos.
También propone utilizar otras exoneraciones ya vigentes en la Ley 306, como el Impuesto sobre la Renta de dichos proyectos.

BIT beneficiará a grandes
Báez dijo que las exoneraciones que otorga la Ley 306 son excesivas y no es posible que se esté pidiendo que se financien proyectos privados con los impuestos de los nicaragüenses.
Criticó la posición de grandes empresarios, como los del grupo Gran Pacífica, que está construyendo un complejo turístico que operará la franquicia Marriot, y quienes han dejado entrever que se irían del país si no aprueban los BIT, pese a que ya han invertido 15 millones de dólares y se le otorgaron las exoneraciones de la Ley 306.
“Cómo es posible que un inversionista serio se acoja a la ley y después de que se le exonera, diga que si no le aprueban la Ley BIT se va del país. Aparte de la insolencia y agresión a la soberanía nacional, vienen a decir eso. Se trata de buscadores de renta que quieren aprovecharse con los impuestos de los nicaragüenses”, expresó Báez.
Añadió que quienes quieren beneficiarse con esta nueva ley son grandes empresarios con nombre y apellido.
Por su parte Aída María Herdocia, asesora legal de la Cámara Nacional de Turismo (Canatur), dijo que las cifras sobre las exoneraciones de la Ley 306 presentadas por Báez no son las oficiales del Intur.
“Quién sabe quién las tomó, pero realmente no son esas las cifras”, subrayó.
Sin embargo, la asesora legal de Canatur no precisó los datos y recomendó ir al Intur o consultar a René Vallecillo, quien hizo un estudio para dicha Cámara sobre el turismo.
Herdocia insistió en que por cada córdoba que se ha otorgado en exoneración al turismo, se ha recuperado 9.4 veces más en impuestos.
La Cámara de la Pequeña y Mediana Empresa Turística (Cantur), está en contra de los BIT, porque sus representantes aseguran que no los beneficia, así como no se han beneficiado de las exoneraciones de la Ley 306.
Aunque el Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep) defiende los BIT, una de sus cámaras, la de Industrias, se pronunció recientemente porque a ella se le otorgue trato igualitario al que están pidiendo los grandes empresarios turísticos, porque no encuentra razón para que se beneficie enormemente a algunos y a otros no.