Economía

Semillas mejoradas elevan producción


Gustavo Alvarez

El mejoramiento de las variedades de semillas de diversos cultivos está elevando los rendimientos y las calidades de una serie de productos importantes para las exportaciones del país, informó el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA).
Entre los productos en los que se ha trabajado para obtener variedades que permitan mayor rendimiento o resistencia a enfermedades están el frijol, la papa y el maíz, entre otros.
Noel Pallais, Director General del INTA, dijo que uno de los rubros que han trabajado con éxito es el frijol denominado “rojo seda”, que es el que tiene mayor demanda entre los consumidores centroamericanos que residen en Estados Unidos.
El funcionario dijo que el INTA ha desarrollado cinco variedades de frijol y la semana pasada exportó tres mil quintales de semilla del grano a Honduras.
Añadió que el próximo gobierno tendrá disponible para la siembra de primera del año 2007 suficiente semilla certificada de frijol, para cultivar 30 mil manzanas del tipo rojo seda.
Sin embargo, dijo que uno de los problemas que tiene este tipo de frijol rojo es su bajo rendimiento productivo, pero están trabajando en mejorarlo.
Según Pallais, en Nicaragua se producen en promedio ocho quintales por manzana de frijol rojo, y han logrado subir el rendimiento a 15 quintales por manzana en los últimos cinco años, pero tienen campos experimentales en los que se están obteniendo 42 quintales por manzana.
Pallais indicó que ya tienen completamente aislados y caracterizados los genes del cacao criollo, que con ayuda de las nuevas tecnologías pretenden multiplicar y patentar.
La papa es otra semilla que han mejorado y están impulsando la producción de la misma en Jinotega y San Juan del Río Coco.
Con apoyo de China Taiwan lograron producir una variedad de tomate resistente a enfermedades. Asimismo, la institución también tiene listas semillas de coco que no son afectadas por enfermedades.
El director del INTA dijo que están trabajando en mejorar las variedades de otros cultivos, pero que deben convencer al productor de que utilice semilla certificada, aunque es más cara, ya que muchos desconocen la diferencia en cuanto a rendimiento y calidad.
En otros productos están haciendo evaluaciones, por ejemplo, en el mercado de Miami están experimentando con yuca congelada y parafinada, para tratar de incrementar su precio, ya que internacionalmente se paga poco por éstas.
El INTA también está trabajando con dos variedades de caucho y está comenzando a cultivarlo en el país de forma industrial, para la utilización en algunos sectores, como el del calzado.
Pallais dijo que todos los avances que han obtenido con el mejoramiento de variedades de semilla son parte de un proceso que viene desarrollándose desde hace varios años, desde que el Banco Mundial financió un programa por 16 años.
El INTA tiene unas 60 alianzas con gremios productores del país, con quienes se trabaja en mejorar la producción agrícola.