Economía

Urgen parar el déficit de viviendas

* Piden al Gobierno apoyar la construcción de al menos 30 mil casas al año

Gustavo Alvarez

La difícil situación económica que enfrenta la mayoría de la población nicaragüense le impide acceder a una vivienda digna, por lo cual varios organismos están proponiendo la aprobación de una ley que garantice este derecho constitucional, y presentaron un plan para obtener los fondos necesarios para ello.
La Red de Viviendas, conformada por un grupo de organizaciones que impulsan programas sociales, presentó el proyecto de Ley de la Vivienda Digna, que pretende frenar el déficit habitacional que afecta a la mayoría de la población, que se encuentra en la pobreza.
Las organizaciones que conforman la Red de Viviendas se apoyan en un estudio que elaboró el economista Néstor Avendaño para la creación del Fondo de Producción de Viviendas de Interés Social, que propone construir al menos 30 mil casas al año.
Avendaño explicó que los recursos para la creación del Fondo saldrían del 50 por ciento del monto promedio anual de las transferencias y superávit programados por la Lotería Nacional, que se estima en 1.7 millones de dólares.
Además, un 10 por ciento de los aproximadamente 100 millones de dólares que anualmente se suman al alivio de la deuda externa del país, que en su mayoría se han estado utilizando en el pago de deuda interna y que significarían 10 millones de dólares al año para dicho Fondo.
También un aporte de la Cementera Canal, que rondaría los 4,8 millones de dólares en promedio anual, además de 1 millón de dólares del alquiler de esa compañía, cuya cifra no se registra en el Presupuesto General de la República.
Avendaño dijo que fuentes para obtener recursos hay más, y entre ellas está un aporte de parte de quienes pueden comprar viviendas para los que no pueden, y en total calculó que se podrían destinar 473 millones de dólares para la construcción de viviendas de interés social en los próximos 18 años, es decir, un monto promedio anual de 26,2 millones de dólares de 2007 a 2024.
Déficit supera las estimaciones
Ninette Morales, Presidenta de la Red de Viviendas, dijo que la propuesta de Ley de la Vivienda Digna va acompañada de otras iniciativas, porque están pensando en resolver otros problemas, como la manera de adquirir tierras para la gente, cómo urbanizarlas con tecnologías amigables y a bajo costo, entre otras cosas.
Mencionó como un problema serio los bajos salarios, que impide que el 85 por ciento de la población pueda acceder al sistema financiero formal, y recurre a otros medios, teniendo que construir en condiciones precarias. Agregó que el déficit habitacional en base al censo de población y la última encuesta del nivel de vida indica que éste puede subir a más de 700 mil viviendas, y no las 500 mil de las que se habla comúnmente, debido a la calidad de muchas casas.
Según Morales, 60 mil familias no tienen casa y viven hacinadas con familiares, pero si se toma en cuenta a otras 300 mil viviendas en condiciones deplorables y otras 400 mil consideradas regulares, pero que están más malas que buenas, la cifra sube considerablemente.
Pobreza impide comprar casas
El economista Néstor Avendaño consideró que la crítica situación económica no permite comprar viviendas a la mayoría de la población, ya que el 65 por ciento de los habitantes no puede comprar ni la canasta básica.
Dijo que el Gobierno debió haber invertido parte del alivio de la deuda externa en la construcción de viviendas, pero no lo ha hecho y la población tiene que exigir que se cumpla el artículo 64 de la Constitución, que establece el derecho a una vivienda digna para cada ciudadano.
Avendaño llamo a apoyar la solución a este problema, que ha estado olvidado en el Presupuesto de la República por más de 25 años.