Economía

Tecnología sostenible


Energía para siempre
Una finca es un sistema formado por distintos componentes. Cada rubro y cada elemento de la misma se constituye en un componente. Desde el punto de vista energético se trata de maximizar el uso de energía mediante la observancia de criterios, que en términos generales pueden resumirse en: 1) Elegir los rubros a desarrollar, buscando que entre los mismos existan complementariedad, más que competencia; 2) Elegir la ubicación relativa de cada componente a partir de la demanda de atención que tienen, así como de su colaboración con los próximos; 3) Trabajar por la mayor autonomía energética.
Al hablar de energía nos referimos a todas aquellos agentes capaces de provocar un trabajo. No limitamos nuestro concepto a la producción de la electricidad, ya que siempre hemos considerado a ésta como un componente de toda nuestra potencialidad de energía.
Y a propósito de la actual crisis, al igual que cuando iniciamos esta columna, debemos señalar que tenemos energizar Nicaragua, ya que éste es un concepto más amplio que electrificar.
Por ello mismo debemos trabajar por lograr autonomía de cada sistema, para ir alcanzando una autonomía nacional.
Así, entre los procedimientos que nos ayudan a desarrollar trabajo, se encuentran los siguientes: A pesar que la tercera ley de la termodinámica señala que cada vez que se recicla energía, ésta reduce su potencia, estamos obligados a aprovechar al máximo toda fuente de energía en nuestra parcela.
Por ello, el agua que recibimos tenemos que almacenarla en un reservorio, construido en la parte más alta, para no tener que bombearlo, y que baje por gravedad.
Según su ubicación respecto a la casa, un reservorio de agua puede contribuir a estabilizar el clima, puesto que existe un efecto termosifónico, pues el agua es más estable que el aire en términos de temperatura.
De tal forma que en el día circula aire fresco del agua a tierra firme y por la noche usualmente se invierte, refrescando en general el microclima; así, vemos como un mismo agente puede cumplir distintas funciones.
Por otra parte hay quienes recomiendan ubicar pilas o reservorios cerca de alguna ventana, para facilitar, por su reflejo, la entrada de luz y aumentarla o prolongarla en el tiempo; otros diseñadores admiten esto sólo si existe suficiente control del reflejo, pues en ocasiones llega a elevar la temperatura del ambiente dentro de los edificios.
Con un buen aprovechamiento en todas sus formas de energía resulta lógico lo que decía un filósofo indú: “No debemos permitir que una gota de agua se escape de nuestra parcela sin que la misma haya sido aprovechada. Esto es un desperdicio”.
Carlos Javier López y Marcia Estrada G
marciaestrada@yahoo.com
Consultores en Desarrollo Rural