Economía

Productores de Ometepe a la reconquista del mercado externo


Gustavo Alvarez

Conseguir apoyo en comercialización y financiamiento para vender a mejores precios en el mercado local y en el externo es la necesidad planteada a autoridades del Ministerio de Fomento, Industria y Comercio (Mific), por parte de pequeños productores agrícolas de la Isla de Ometepe.
Los productores pertenecen a la cooperativa de servicios múltiples La Esperanza, quienes cultivan ajonjolí, café y plantas aromáticas producidas de manera orgánica. Entre éstas destacan la cúrcuma, el jengibre, zacate limón y rosa de Jamaica.
Alfredo Aburto, miembro de dicha cooperativa, dijo que el problema está en darle valor agregado a los productos, ya que los siguen vendiendo como materia prima y por consiguiente a un bajo precio.
El café, por ejemplo, lo venden a granel, ante la falta de capacidad para procesarlo y empacarlo. La cúrcuma, un producto que tiene varios usos, como condimento, colorante y medicina, se ofrece deshidratada, mientras que en el país se comercializa molida, pero con marcas importadas de países vecinos, a un precio más alto.
“Necesitamos más apoyo financiero y a la organización, sobre todo en la comercialización del producto”, subrayó. Aburto dijo que si la empacaran, podrían vender la bolsita de cúrcuma a un precio inferior al que se oferta en los supermercados locales.
El productor reconoció que han venido descubriendo para qué se utiliza la cúrcuma, ya que la estaban produciendo sin saber exactamente el uso adecuado. Dijo que se decidieron por este cultivo hace tres años, cuando se les presentó la oportunidad de diversificar la producción.
Recordó que después de lograr la primera producción de cúrcuma la vendieron al mercado suizo a un precio de 2.50 dólares por kilogramo, pero actualmente se la están pagando a 75 centavos de dólar por kilogramo, porque los suizos dejaron de comprarles.
Si la vendieran molida y empacada podrían obtener precios de tres dólares por kilogramo, según Aburto. El productor agregó que los suizos les dijeron en su momento que el producto es mejor que el de India, que tiene una gran producción del rubro.
Asimismo, explicó que los mercados son inestables, compran en un ciclo y posteriormente pueden dejar de hacerlo y ésa es la razón por la que los suizos dejaron de comprar.
La cooperativa tiene sembradas unas diez manzanas de cúrcuma, obteniendo 360 quintales por manzana y en menor escala siembran los otros cultivos, como ajonjolí orgánico.
Apoyo en tecnología y comercialización
Durante un encuentro con el ministro del Mific, Alejandro Argüello, los productores de la cooperativa La Esperanza plantearon los problemas que enfrentan y la posibilidad de encontrar alternativas de apoyo.
Argüello aseguró que programarán una próxima reunión con estos productores, en la que estarán presentes funcionarios del Proyecto de Apoyo a la Innovación Tecnológica, con lo cual podrían conseguir ayuda para los equipos necesarios para moler la cúrcuma y empacarla, para lograr mejores precios.
El ministro añadió que en el encuentro también estarán presentes funcionarios de Nicaexport y la Comisión Presidencial de Competitividad, para que los productores reciban apoyo para encontrar nichos de mercado para estos productos en el mercado internacional.