Economía

Garantizan negociaciones para importar petróleo venezolano

El acuerdo prevé la importación de diez millones de barriles anuales de petrolero refinado, con facilidades de pago, dos años de gracia y 1 por ciento de interés.

El Gobierno avaló este jueves el inicio de negociaciones entre la Distribuidora Nacional de Petróleo, subsidiaria país de la transnacional Glencore, y la empresa sandinista Albanic, para importar petróleo refinado de Venezuela, informó una fuente oficial.
El presidente Enrique Bolaños considera "en términos generales que el gobierno no puede meterse en las transacciones que la filial mexicana de Glencore (de la cual depende Distribuidora Nacional de Petróleo) haga con particulares", afirmó el gerente de la estatal Empresa Nicaragüense del Petróleo (Petronic), Nevardo Argüello.
Las negociaciones buscan encontrar una solución a los problemas que enfrenta la empresa Alternativa Bolivariana de Nicaragua (Albanic), que dirige el alcalde opositor sandinista de Managua, Dionisio Marenco, para almacenar el combustible que Venezuela prometió vender a bajo precio a las alcaldías nicaragüenses.
Petronic arrendó sus instalaciones en 1999 a la Distribuidora Nacional de Petróleo, operada por Glencore (Clayton Service Financial Corporation) de México, por un período de diez años para que importe, distribuya y venda combustible en el país.
Glencore -cuya casa matriz está en Suiza- puede hacer los negocios que quiera con particulares en el país, "siempre y cuando se respeten las cláusulas del contrato de concesión que firmó" con el Gobierno, uno de los cuales prohíbe a los mexicanos arrendar la infraestructura de Petronic a "socios que no sean de sus filiales", advirtió Argüello.
Consideró, sin embargo, que los mexicanos "pueden hacer negocios de otra manera" y que "ellos verán cómo" se arreglan con Albanic.
Argüello se pronunció luego de que Marenco enviara el domingo pasado una carta al Gobierno para pedirle que no impidiera a la empresa mexicana negociar con Albanic "diferentes formas de manejo del producto (petróleo venezolano), sea alquilándonos los tanques y estaciones, o maquilando el producto".
La misiva buscaba remover los obstáculos que el Gobierno ha puesto para permitir la llegada de petróleo refinado que el opositor Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN, izquierda) gestionó con Venezuela para ayudar a los gobiernos municipales del país a afrontar la crisis por la escalada de precios del combustible.
El acuerdo, firmado en abril pasado entre la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) y Albanic, prevé la importación de diez millones de barriles anuales de petrolero refinado, con facilidades de pago, dos años de gracia y uno por ciento de interés.