Economía

Nicaragua debe salir de la dependencia del petróleo

* Sólo dos plantas térmicas podrían ser reconvertidas * Entre posibilidades están el gas natural, el carbón y la biomasa

Ervin Sánchez

La reconversión de plantas termoeléctricas para generar energía quemando carbón mineral en vez de bunker, propuesta hecha por el Gobierno, podría ayudar a Nicaragua a reducir los costos de generación, en momentos que la producción de electricidad y el consumo de combustible para transporte se le llevan al país alrededor de dos tercios de sus ingresos por exportaciones.
Eso es posible, dicen algunos expertos que comentaron para EL NUEVO DIARIO la propuesta gubernamental, de reconvertir algunas plantas térmicas para poder usar carbón mineral en vez de bunker, dado que el precio actual de esa materia prima en el mercado internacional es bastante menor que el de los carburantes originados en el petróleo.
Esa posibilidad es atractiva para el doctor Róger Cerda, economista y experto en temas petroleros, sin embargo, señala que el carbón mineral es muy contaminante y que por lo tanto, de las dos plantas con posibilidades de reconvertir, sólo una podría usarse para esos fines, la Nicaragua, ubicada en la localidad de Puerto Sandino, donde se encuentra la terminal del oleoducto que lleva petróleo hacia la refinería Esso.
La planta Nicaragua, que se encuentra en manos de la trasnacional Coastal Power, es una de las que podría ser transformada para quemar carbón y producir 100 megawats de energía eléctrica, en tanto que la otra, de acuerdo con el doctor Cerda, es la Managua, que es estatal y genera unos 40 megawatts.
Carbón es contaminante
Para el doctor Cerda, el problema de que fuera reconvertida la planta Managua es no sólo la recepción del carbón mineral, cuyo transporte en camiones desde algunos puertos encarecería los costos de producción de electricidad, sino que también las emisiones de humo afectaría a la ciudad por encontrarse dentro de ella.
De acuerdo con el conocedor, convendría en Puerto Sandino dado que la planta está junto al mar, donde puede recibir el mineral, que es más barato que el petróleo, con lo que los costos de producción bajarían de nueve centavos el kilovatio/hora usando bunker, a 25 centavos de dólar quemando carbón.
Cerda sostiene que para hacer la reconversión de la planta Sandino, o la de Managua, habría que realizar gastos menores, instalar una trituradora y otros equipos. Si embargo, si el gobierno quisiera transformar todas las plantas del país, la medida sería muy contaminante.
El doctor Cerda manifestó que de hecho, la Cementera ya está importando carbón mineral desde México para generar la energía eléctrica que requiere para mover sus equipos, sin embargo, para el economista lo mejor es acelerar la construcción de hidroeléctricas pequeñas, medianas y grandes para generar energía más barata y limpia.
Un experto de una de las empresas generadoras dijo a EL NUEVO DIARIO que la salida del carbón podría ser buena, dado que asegura que el mineral no sólo es más barato que los carburantes originados en el petróleo, sino que considera que el costo de transformar las calderas no es tan alto.
Gas natural podría ser otra opción
Por otra parte, aseguró que el problema de la contaminación ha sido resuelto en parte por Venezuela y otros países que agregan sustancias anti-contaminantes al carbón mineral, lo que evita que en forma de humo, éste salga hacia la atmósfera, sino que el producto de la quema es como una masa.
Otra opción que señalan varios conocedores del tema es la de sustituir el bunker o el diesel por el gas natural, que es mucho menos contaminante que el petróleo y es más barato, además que los costos de reconversión son menores.
Por su parte, el doctor Narciso Mayorga, otro experto en temas energéticos, afirmó que si bien es cierto pueden usarse otras fuentes fósiles para generar energía, lo mejor es utilizar los recursos propios del país, reduciendo costos y evitando la dependencia externa de los mercados internacionales.
Mejor usar nuestra biomasa
Por ejemplo, señaló que el uso de la biomasa es sumamente importante, usando rastrojos de cosechas, los residuos de pinos para quemarlos en calderas a fin de hacer hervir agua y convertirla en vapor para generar energía eléctrica. Añadió en ese sentido que hay que aprovechar los recursos renovables que tiene el país, entre ellos el agua de los ríos, el viento y la geotermia.
Por otra parte, la economista Ruth Herrera, coordinadora de la Red de Defensa de los Consumidores, reiteró que la primera medida es hacer que el Instituto Nicaragüense de Energía obligue a Unión Fenosa a importar energía de América Central para evitar que sigan los apagones y posteriormente iniciar las inversiones necesarias, logrando con ello reducir la dependencia de los carburantes u otras materias primas importadas.
Herrera señala que tras cinco años de estar Unión Fenosa en el país, el contrato que suscribió con el gobierno la obliga a buscar energía en los mercados eléctricos del área, pero acusó al presidente del Consejo Directivo del INE de no tomar esa medida para favorecer a los generadores locales, lo que sostiene pudo conocer de un alto funcionario del sector.