Economía

Tecnología sostenible


Riego en la finca campesina
En la finca diversificada se pretende que haya de todo. Mediante obras de conservación de suelos y aguas es que se logra mantener humedad y disponer de suelos con buena calidad. Aunque para muchos esto es una labor muy pesada, con el tiempo descubren que paga todo lo que se invierte y más.
Pero en ocasiones se requiere de riego, esto es cuando se proyecta obtener una cosecha en período seco, que puede ser una tercera y hasta cuarta cosecha, con lo que se logra una mayor intensidad en el uso del suelo. De mayor necesidad es ahora cuando por la inseguridad de las lluvias ya hay lugares donde sólo se obtiene cosecha un ciclo productivo, el de postrera, pues para en la primera la lluvia es muy pobre e irregular.
El riego también es necesario para las plantas anuales (ejemplo el plátano y todas las musáceas) y para plantas perennes a fin de crearles buenas condiciones en los momentos más duros del verano.
En todo caso, el riego no es sólo llevar agua a las plantas, sino que debido a que es una actividad extra, se debe facilitar la operación para reducir el tiempo en ella. Pero este riego en pequeña escala requiere para su promoción de un acompañamiento adecuado para lograr una verdadera transferencia de tecnología.
El riego encuentra muchos obstáculos: el primero de ellos tiene que ver hasta con aspectos culturales. En nuestras comunidades todos cultivan en invierno (primera y postrera), por ello en este período todos cuidan de mantener controlados a sus animales, pero en verano los sueltan para que los mismos, rascando, se procuren alimento.

Cultivos de verano
Cuando sólo un productor en una comunidad incursiona con un cultivo de verano, deberá considerarse una buena protección del área a cultivar para evitar perder por la incursión de animales.
El segundo tipo de obstáculos es el desconocimiento. Muchos creen que como producirán en verano no tendrán el conflicto con plagas, lo que no es para nada cierto. Otros incursionan en riego pensando en la rentabilidad del tomate, la chiltoma, el pepino, etc. Sin observar que se trata de rubros desconocidos, de los cuales debe aprender su manejo.
Cada rubro que adopte el campesino es una tecnología que incorpora, pues debe apropiarse de sus condiciones de siembra, su ciclo vegetativo, de los posibles problemas, plagas y enfermedades, del manejo que debe darle y tantas cosas más que lo pertinente es avanzar despacio.
El tercer tipo de obstáculos está vinculado a la desmotivación por la poca o nula generación de ingresos. Ello depende en ocasiones del desconocimiento del rubro, lo que le lleva a gran pérdida por sacar los tomates, chiltomas o cualquier producto cuando está saliendo la flota y el precio está por el suelo.
Muchos productores prefieren perder el producto en el plantío y no perder un día de trabajo para cortarlo, porque es perder más. Igual ocurre con grandes importaciones y con las donaciones.
El que no se interesó en todo el capital que se obtiene con tomates, chiltomas, melones, etc., y se decidió por un maíz de verano optó por un rubro que conoce y que llegan a comprarle a la plantación, y es momento en que el precio sube porque está escaso y tiene gran demanda nacional.

Carlos Javier López y Marcia Estrada
Consultores en Desarrollo Rural
marciaestrada@yahoo.com