Economía

INSSista con Manuel


Desafiliación, retroceso social
Resulta odioso que se estimule la deslaboralización como política empresarial, lo que implica evasión absoluta y desafiliación de los trabajadores a la seguridad social, hecho que marca tendencias perniciosas para los asegurados y sus familiares. Los trabajadores excluidos de la nómina de afiliados pierden los derechos adquiridos del Seguro Social, y quedan desprotegidos de prestaciones a corto, mediano y largo plazo, destacando los servicios de salud, maternidad, invalidez, vejez, viudez, orfandad, ascendencia y riesgos profesionales.
Se pueden observar dos tendencia dañinas al trabajador: 1) La primera está referida a la desafiliación al Seguro Social de las personas que suscriben contratos individuales en los que se establece la responsabilidad de marcar la hora de entrada al trabajo, las horas, días que deben prestar el servicio, el plan de trabajo a desarrollar y la fecha que deben presentar los resultados.
Estas personas con vinculación laboral son excluidas de las nóminas de trabajadores, como los profesores horarios, que sin considerar los derechos adquiridos, las casas de estudio dejaron de pagar cotizaciones al Seguro Social, sobre la base de la sentencia de la Corte Suprema de Justicia.
2) La segunda tendencia está vinculada a la no afiliación al Seguro Social de las personas que prestan servicios profesionales o técnicos a instituciones públicas o privadas, cuyos contratos individuales indican en sus cláusulas que a satisfacción del contratante deben elaborar reportes escritos, diarios, semanales, quincenales, o mensuales; reportar diariamente la distribución de mercadería a domicilio; que los honorarios a pagar por los servicios médicos estarán en función de los pacientes que le asigne el contratante.
La desafiliación tiene consecuencias negativas para los trabajadores, en particular para los profesores horarios que pierden los derechos adquiridos o en vías de adquisición. Entre estos derechos están: 2.1) Seguro de enfermedad-maternidad, que al no cotizar al Seguro Social no reciben la atención médica, medicamentos, hospitalización, el 60% en concepto de subsidio hasta por un año, subsidio de maternidad de 12 semanas, equivalente al 100% del salario, subsidio de lactancia de 45 potes de leche para el hijo menor de seis meses, atención médica a los hijos hasta los 12 años de edad.
2.2) El derecho a la pensión de invalidez o vejez se le puede negar a falta de semanas cotizadas o ver disminuido su monto por no cotizar. 2.3) La pensión de viudez, orfandad y ascendencia se les puede negar a los beneficiarios por falta de semanas cotizadas, 11,000.
2.3) En materia de riesgos profesionales se pierden automáticamente los derechos de atención médica, hospitalización, subsidio de hasta 18 meses, indemnización, y el reconocimiento de los 17 años de cotización, en el caso que el accidente de trabajo genere pensión de incapacidad parcial, total o la muerte.
2.4) Además de los daños directos al trabajador, también repercute económicamente en el asegurado, al tener que asumir los costos de la atención médica y medicamento de su esposa e hijos menores de 12 años.
La política de abandonar a su suerte a los trabajadores debe de ser detenida con urgencia en tres direcciones: 1) Los profesores horarios deben organizarse para debatir la conveniencia de continuar prestando los servicios a las casas de estudio que han tomado la decisión de desafiliarlos. 2) Que el INSS efectué las gestiones ante el Poder Judicial a los efectos que brille el principio de legalidad de la cobertura obligatorio. 3) Que los profesores rechacen la aplicación general de la Sentencia No. 96, en tanto tiene alcance únicamente para la casa de estudio que recurrió de amparo contrario a la Responsabilidad Social Empresarial.
miruiz@cablenet.com.ni