Economía

Precios del petróleo desaceleran economía

* Compras de combustibles se acercan a valor de exportaciones * Importaciones de carburantes se reducen

La economía de Nicaragua se va ajustando a la búsqueda de la eficiencia y el ahorro, de acuerdo a la nueva realidad de altos precios de los combustibles refinados y del crudo, el que ayer alcanzó un nuevo récord de 75.19 dólares el barril, en el mercado de Nueva York, destacó el presidente del Banco Central, Mario Arana.
El nuevo récord en el precio del combustible, reportado ayer por las agencias internacionales, se debe a la tensión desatada por la crisis de Corea del Norte, por el lanzamiento de misiles y el peligro de que Irán corte el suministro de crudo, si es sancionada por la comunidad internacional por el tema nuclear.
A esos factores se sumó el temor de que las reservas de crudo y gasolina en Estados Unidos continúen descendiendo, lo que impulsó el alza. El Departamento de Energía de ese país brindará un informe este miércoles.
Los operadores permanecen atentos a la evolución de la crisis que ha abierto el lanzamiento, por parte de Corea del Norte, de siete misiles, uno de ellos intercontinental, y que ha suscitado una convocatoria urgente del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.
La crisis norcoreana se une a la irresoluta disputa en torno a las actividades nucleares de Irán y a la incertidumbre en torno a las conversaciones pendientes entre el alto representante para la Política Exterior de la Unión Europea, Javier Solana, y el negociador iraní, Ali Lariyani.
Entre tanto, el ministro Mario Arana dijo que, tomando en cuenta la tendencia de los precios en el mercado mundial, posiblemente el precio promedio del barril de crudo terminará al finalizar el año en unos 65 dólares, lo cual presionará severamente las finanzas de Nicaragua, manteniendo la crisis energética en que está sumido el país.
Arana, quien antes de pasar como titular a la cartera del Banco Central fue ministro de Fomento, Industria y Comercio, así como ministro de Hacienda y Crédito Público, destacó que las estimaciones de la autoridad monetaria nicaragüense es que al terminar 2006, el país haya gastado aproximadamente 760 millones de dólares en adquisiciones de crudo y combustibles derivados.
Para el presidente del Banco Central, es posible que el precio de los combustibles suba un poco más, pero afirmó que lo que está provocando el encarecimiento del petróleo es que se esté bajando el consumo en el país.
Aseguró que en Nicaragua se redujo en un 20% la importación de derivados del petróleo y en un cinco por ciento la de crudo, productos que son adquiridos por la refinería local para ser refinados.
La tendencia general, sin embargo, ha sido al aumento del consumo a lo largo de los últimos años, por el crecimiento de la economía nacional, advirtió el funcionario de gobierno.
Por otra parte, destacó que por el crecimiento de la demanda, el país prácticamente se ha consumido sus reservas de generación energética y la oferta no ha crecido, antes bien, hay problemas con generadoras, lo que no se logrará resolver en el corto plazo, por lo que considera que el país tiene que meterse de lleno a una política de ahorro y eficiencia energética. Mientras tanto, continúa el racionamiento de energía y se estima que los combustibles continuarán subiendo por efecto del aumento en la demanda de las naciones desarrolladas y de las distintas crisis internacionales.
Tanto el sector empresarial como el gobierno han señalado que no existe una salida a corto plazo a la crisis de la energía, lo que puede afectar la inversión, según lo han manifestado los gremios empresariales.