Economía

Mejora producción de tubérculos


Gustavo Alvarez

Los tubérculos y raíces como el quequisque, la malanga y el jengibre cada día son más demandados en el mercado internacional, y a pesar del esfuerzo de algunos productores que han comenzado a exportarlos, aún no se produce lo suficiente para satisfacer los pedidos del mercado extranjero.
La importancia de estos rubros era hasta hace pocos años desconocida por los agricultores, ya que lo que producían era comprado por intermediarios, quienes aprovechando el desconocimiento, lo pagaban bien bajo y luego lo exportaban, obteniendo jugosas ganancias.
Hace pocos años la cooperativa “Jorge Salazar”, del municipio El Tuma-La Dalia, Matagalpa, comenzó la producción con mayor fuerza de estos vegetales y está exportando con éxito a Estados Unidos y Puerto Rico, gracias al apoyo que ha recibido de parte de organismos internacionales como Technoserve y la Agencia para el Desarrollo Internacional de Estados Unidos (Usaid).
En septiembre de 2004, los socios de la cooperativa cultivaban 25 manzanas de quequisque, obteniendo 60 quintales por cada manzana, que vendían a cinco dólares cada uno a los intermediarios, porque no tenían compradores fijos.
Actualmente, los 54 socios de esta cooperativa están cultivando 150 manzanas de raíces y tubérculos con calidad de exportación, obtienen 120 quintales por cada manzana, que comercializan a un promedio de 20 dólares por quintal, con compradores en el extranjero y dentro del país.

Construirán empacadora
Actualmente han exportado un total de 40 contenedores de raíces y tubérculos en lo que va de 2006, y generan 80 empleos en el procesamiento de los productos.
Los productores están dedicando más tiempo y esfuerzo para obtener mejores productos y garantizar la calidad que les permita continuar exportándolos, aprovechando las ventajas del libre comercio.
Parte de ello es la construcción de una planta empacadora de raíces y tubérculos, que dará inicio en los próximos días, con la que esperan mejorar el procesamiento de los productos.
Mercedes de Jesús Valle Ríos, un pequeño productor miembro de la cooperativa, dijo que antes el quequisque no se producía mucho en la zona, porque no sabían manejarlo bien y no tenían mercado, pero ahora han descubierto que es más rentable que el maíz y el frijol, que era lo que más sembraban, aunque estos últimos siempre los seguirán cultivando, sobre todo para autoconsumo.
Pablo Montenegro Mairena, presidente de la cooperativa “Jorge Salazar”, dijo que antes lo poco que producían lo vendían a intermediarios de Nueva Guinea, quienes se encargaban de exportar los tubérculos y raíces en ocasiones hasta con etiquetas de países vecinos.
El productor agregó que en lo que va del año han vendido 18 mil quintales de malanga. Este producto lo comenzaron a vender a 150 córdobas el quintal, y ahora lo comercializan a 320 córdobas.
En el caso del jengibre, dijo que la inversión para cultivarlo es más cara, y en este momento les hicieron un pedido de 50 quintales, pero no tienen disponible el producto.
Dijo que el jengibre se vende a 460 córdobas el quintal, pero algunos compradores en Miami pueden llegar a pagar hasta 800 córdobas.

Un avance sorprendente
Bruce McNmer, presidente ejecutivo de Technoserve a nivel mundial, uno de los organismos internacionales que está apoyando con tecnología a esta cooperativa, dijo estar sorprendido por el avance que ha tenido este grupo de productores desde hace año y medio, que fue la última vez que los visitó.
Destacó los proyectos a futuro de la cooperativa, como la planta empacadora, que les permitirá mayores éxitos en las exportaciones.
Por su parte, Enrique Urbina, representante de Usaid en Nicaragua, dijo que la construcción de la planta empacadora será el trampolín de la cooperativa, porque le dará mayor higiene al producto y podrá acceder a mayores mercados.
Ambas organizaciones prometieron continuar apoyando económica y tecnológicamente a esta cooperativa, por ser un ejemplo del esfuerzo de los pequeños productores del país.