Economía

Crecimiento bancario sigue desacelerándose


Gustavo Alvarez

La banca nicaragüense continúa con su ritmo de desaceleración en su crecimiento durante el primer trimestre de este año, al igual que el comportamiento que registró durante 2005, cuando sólo creció el 7.15 por ciento, según un análisis del economista Néstor Avendaño.
Durante una conferencia en la que explicó la clasificación de la banca comercial del país, Avendaño señaló que dicho sector está experimentando un comportamiento similar al de la economía nicaragüense, desacelerando su crecimiento.
En años anteriores, la banca nacional llegó a experimentar crecimientos de hasta el 30 por ciento anual, según Avendaño, alimentados por los altos intereses generados por los Certificados Negociables de Inversión (Cenis).
El economista señaló que aunque el Banco Central informa con optimismo el dato de crecimiento de los depósitos de la banca, la cartera de préstamos no se ha incrementado de la forma que lo ha hecho la de ahorros.
“Por consiguiente, no hay un crecimiento formidable en la intermediación del crédito o utilidades financieras, así como las no financieras por servicios bancarios. Veo que los bancos, al igual que el resto de actividades económicas del país, van a experimentar una fuerte desaceleración este año”, apuntó.
La banca nacional sumó 2.055 millones de dólares en depósitos a diciembre de 2005, según el Banco Central de Nicaragua (BCN), lo que significa un 7.5 por ciento de crecimiento con respecto a 2004.
Inflación superará el 10%
Avendaño considera que la proyección de la tasa de inflación que anunció el presidente del BCN, Mario Arana, es poco creíble, tomando en cuenta el fuerte incremento que ha experimentado el petróleo en el mercado internacional.
El economista aseguró que el BCN ha perdido mucha seriedad en su calificación técnica para hacer sus proyecciones anuales.
“El año pasado hablaron de cerrar entre cinco y siete por ciento la tasa de inflación, luego la pasaron a ocho por ciento, después a 9.6, después a 10.5 por ciento y al final la bajaron a 9.6 por ciento”, recordó.
Consideró muy errática la capacidad de pronósticos económicos del BCN en los últimos años, lo que genera desconfianza en las cifras.
Avendaño afirmó que el año pasado le habían advertido al BCN que los precios del petróleo continuarían subiendo, sin embargo, salieron anunciando una proyección del 7.3 por ciento, y ahora dicen que puede oscilar entre ocho y nueve por ciento.
“Yo creo que la tasa de inflación fácilmente puede cerrar con más del 10 por ciento en este año”, pronosticó el economista.
Poca capacidad de ahorro
Sobre la capacidad de ahorro de los nicaragüenses, Avendaño expresó que quizá el 15 por ciento tiene capacidad para hacer compras más allá de lo que se requiere para sobrevivir.
Dijo que ese dato es compatible con la distribución del ingreso del país, ya que el 80 por ciento de la población de Nicaragua tiene un ingreso diario de dos dólares o menos por cabeza.
“En crédito, el 20 por ciento de la población nacional se lleva cerca del 80 por ciento de la cartera de préstamos del Sistema Financiero Nacional. A su vez, el 80 por ciento de los prestatarios de las entidades financieras, apenas participan del 20 por ciento de la cartera crediticia”, sostuvo.
Durante el evento en que dio a conocer el “Ranking Bancario”, Avendaño aseguró que las tres instituciones más competitivas son Banco Uno, Procredit y Banco de América Central.
Según su análisis, el Banco Uno continúa siendo el de mayor calidad bancaria, pero ahora está prácticamente empatado con Procredit, una nueva entidad bancaria que hasta el año pasado operaba como Financiera.