Economía

Deuda baja, pero economía seguirá atada al FMI

* Economista acusa de incapacidad a funcionarios de gobierno * Falta reestructurar deuda con acreedores no miembros del Club de París

Nicaragua seguirá sujeta a las presiones del Fondo Monetario Internacional por unos 15 años o más, debido a que contablemente, en los libros, la deuda de este país irá siendo descontada de acuerdo con el calendario de pagos trazado con antelación con ese organismo, el cual se extiende hasta 2021, aunque en los hechos, al final del mandato presidencial del ingeniero Enrique Bolaños la cifra real de los débitos será de unos mil 700 millones de dólares con el mundo.
El planteamiento fue realizado a EL NUEVO DIARIO por el doctor en Economía Néstor Avendaño Castellón, quien afirma que en los libros de las principales instituciones multilaterales del mundo la deuda de Nicaragua será, al final del período presidencial de Bolaños, de cinco mil 400 millones de dólares, pese a que por acuerdos se ha anunciado que hasta el momento la comunidad internacional ha perdonado unos tres mil 600 millones de dólares.
Explicando en forma más clara, Avendaño expresó que aunque en la realidad el Grupo de París, las instituciones multilaterales y distintas naciones en forma bilateral han reducido los adeudos de Nicaragua, pero contablemente esas cifras no han sido borradas, por cuanto afirma que permanecen en los libros del FMI y sólo irán siendo descontadas hasta el momento en que se vayan venciendo los plazos.
De acuerdo con las cifras publicadas por el Banco Central, los alivios totales de la deuda de Nicaragua hasta ahora son de dos mil 107 millones de dólares, sin embargo, en los libros del Fondo Monetario, el país sigue endeudado con cinco mil 144 millones de dólares.
Avendaño considera que el saldo teórico que mencionó Bolaños, de mil 600 o mil 700 que dejará de deuda externa al término de su mandado, es realmente menor al saldo contable registrado en los libros, porque no se han reestructurado un mil 600 millones de dólares que Nicaragua debe a 15 países que no son del Club de París, no se han recomprado 198 millones de dólares que aún se le deben a la banca comercial.
El doctor en Economía destacó que Nicaragua requiere unos 16 millones de dólares para comprar su misma deuda, tal y como ocurrió con la primera fase, realizada en 1995. Para Avendaño, ha habido incapacidad de los funcionarios tanto del Banco Central como del Ministerio de Hacienda en avanzar rápidamente en la reducción de los débitos del país con los países que no son miembros del Club de París.
A la vez, Avendaño señaló que la nueva deuda de Nicaragua adquirida con organismos internacionales va subiendo anualmente entre 250 y 300 millones de dólares, lo que con intereses podría, en 15 años, tener nuevamente muy endeudado al país y por lo tanto, los organismos internacionales podrán seguir presionando sobre la dirección de la economía nacional.
Nicaragua, entonces, tendrá para rato que seguir cumpliendo con las instrucciones del FMI, sino le suspenderán las condonaciones de la deuda externa y el acceso a nuevos fondos.