Economía

Mipymes en emergencia económica

* Cámaras de todos los sectores se unen para demandar apoyo estatal * Dicen que son asediados por la DGI

Ervin Sánchez

Nueve organizaciones de micros y pequeños empresarios, organizados en el Concejo Superior de las Mipymes, declararon en emergencia económica a este sector, al que consideran en estado agónico, y amenazaron con dejar de pagar impuestos y servicios como el agua y la electricidad si el gobierno no atiende sus demandas para poder sobrevivir
La declaración la realizaron representantes de la Comisión Nacional de Madera Mueble, Comisión Nacional de Artesanía, Cámara Nacional de la Micro, Pequeña y Mediana Empresa Turística, Cámara nacional de Transporte Acuático y la Federación Nicaragüense de la Pesca.
También se sumaron a esas declaraciones la Cámara de Comercio, Agricultura e Industria de Masaya, la Comisión Nacional de Turismo de San Juan del Sur, la Cámara de Comercio y Agricultores de Carazo, así como la Cámara de Comercio, Agricultura e Industria de Boaco, además de la Cámara de Cuero y Calzado y una representación de la Región Atlántica Sur.
Ermis Morales, hablando a nombre de esa coalisión de organismos, dijo que se están viendo obligados a asumir el estado de emergencia económica para dar un mensaje claro al gobierno de que debe sentarse a hablar seriamente con este sector, el cual representa al 95 por ciento de las empresas del país.
Aumento constante de precio les está ahogando
El constante incremento en el valor de las materias primas para confeccionar pan, artículos de cuero, calzado, alimentos, así como para dar servicios turístico, entre otros, está llevando a miles de micros y pequeños empresarios a un estado de quiebra que no se ha materializado porque los costos se reducen al operar en sus propias casas y con sus familiares. Esa agonía económica incrementa gracias a los continuos aumentos en el precio de la energía eléctrica, por parte de Unión Fenosa, del agua, del teléfono, además de las constantes presiones de la Dirección General de Ingresos, institución que intenta cambiarlos del régimen de cuota fija al general, con apenas un poco de dinero que se pasen de los 480 mil córdobas en ventas anuales, sostiene Morales.
Por otra parte el sector productor de alimentos, el panificador y el turístico se quejaron de presiones del Ministerio de Salud, así como de cobros que les realizan diversas instituciones estatales, aparte del constante aumento en el precio de los combustibles, todo lo cual sienten que les están ahogando.
En contra de la privatización del agua
Sólo la energía eléctrica representa para los distintos sectores de las micro, medianas y pequeñas empresas entre el 10 y 40 por ciento de sus costos de operación y temen que si se cumple con la privatización del agua, que es un elemento fundamental en sus procesos productivos, se les hará casi imposible trabajar, porque lo único que esperan de eso es aumento en el precio del vital líquido. “Si el agua se privatiza con el cuento que se mejorará el servicio vamos a llamar a nuestros agremiados a negarse a pagar”, manifestó Morales, en tanto demandan del ejecutivo y del legislativo la aprobación de las leyes de competencia, de sociedad en garantías recíprocas de la ley de Mipymes, así como de apoyar con un millón de dólares como capital semilla para crear un banco de la micro, pequeña y mediana empresa.