Economía

Ticuaname vive de procesar el marañón


León
La semilla del marañón se ha convertido en la principal alternativa económica de veinte familias de la comunidad de Ticuaname, a 55 km del municipio de La Paz Centro.
Veinte mujeres conformaron la cooperativa Agroindustrial “Unión de Mujeres Campesinas” hace diez años y empezaron a trabajar procesando la semilla del
marañón hasta abrir mercado internacional.
“Al principio fue difícil, porque nadie se interesaba en el producto, pero después conseguimos vender a nivel interno y exportar a España. Actualmente
vamos a entregar un pedido a Estados Unidos y estamos muy alegres”, señaló Yolanda Escobar, presidenta de la agrupación.
Procesarla no es fácil
Para obtener cinco quintales de semilla de marañón oro se requiere quebrar ochenta quintales, es decir que en una libra hay como 150 semillas. El proceso es difícil dada la forma artesanal en que lo hacen.
Utilizan martillos para quebrarlas, teniendo cuidado de que salga intacta, porque así tiene mejor precio y presentación. Después las meten al horno, le quitan la cascarilla rosada y nuevamente entran al calor. Los guantes, pañuelos en el pelo y la nariz son indispensables por el líquido que sale de la cascarilla.
Una parte la empacan para venderlas en porciones pequeñas al mercado nacional y las que exportan las almacenan en cajas. Hay diferentes sabores: natural, dulce, salado y picante, dependiendo de la demanda.
Las mujeres de la cooperativa solamente trabajan tres o cuatro meses al año, porque todavía no tienen un mercado amplio; sin embargo en los períodos bajos hacen almíbares, cajetas y recientemente procesan el maní.
“Queremos crecer más, hemos logrado mejorar nuestra economía familiar y demostrar que las mujeres campesinas somos capaces de salir adelante”, indicó Rafaela Rojas.
Desde hace tres años, sembraron diez manzanas de marañón como cooperativa y entre dos y tres, de forma individual con el fin de garantizar parte de la materia prima que actualmente compran en diferentes partes del país. El quintal oro, ya procesado, lo venden a 300 dólares.
Asimismo, 93 pequeños productores de Ticuaname cultivaron marañón para abastecerlas.
Apoyo de
organismos
Desde que nacieron en 1995 reciben apoyo del Ciprés, a través del cual exportan a España y, el año pasado, el Proyecto de Desarrollo de la Costa Pacífico Norte de Nicaragua (Decopann) les brindó financiamiento y asistencia.
“Hemos asignado 562 mil córdobas a la cooperativa, invertidos en mejorar la infraestructura y equipos, dotarlas de capital de trabajo para que consigan mayor valor agregado en el producto.
Son mujeres emprendedoras con deseos de superación y eso es el principal motor del desarrollo alcanzado”, refirió la licenciada Indiana Arbizú, responsable de agroindustria y comercialización del Proyecto de Desarrollo.
Alrededor de 150 mil córdobas fueron destinados a un fondo revolvente que les garantiza insumos y materia prima.