Economía

Posibilidad real de barreras fitosanitarias al café nica

• Laboratorio de organización cafetalera hace exámenes sobre toxina • Medidas de limpieza evitarán castigo a café nica

Ervin Sánchez

La posibilidad de que el café nicaragüense encuentre este año barreras fitosanitarias en los mercados europeos es una posibilidad muy real que venía siendo anticipada al gobierno desde hace dos años por la Unión Nicaragüense de Cafetaleros (Unicafe), sostiene Amilcar Navarro, presidente de esa organización de productores.
Conversando con EL NUEVO DIARIO, Navarro dijo que ciertamente la Unión Europea hizo el anuncio en cuanto a la apertura de un reglamento por medio del cual se establecen medidas para que a los países miembros de esa coalición de naciones no entre café que contenga más de cinco partes por billón de ocratoxina en el café tostado y de 10 partes por billón en el café soluble.
Ese anuncio, el cual fue ratificado con la publicación del reglamento por parte de la Unión Europea el 28 de enero de 2005, anticipa que la fecha de aplicación del mismo habría sido a partir del primero de abril del mismo año, lo cual sería revisado a más tardar el 30 de junio de 2006.
Según dijo Navarro, pese a que han transcurrido casi dos años desde que la organización cafetalera comenzó a dar el alerta en torno a los problemas que el café nicaragüense podría enfrentar en Europa, aseguró que a nivel oficial hasta ahora se comienza a reaccionar.
Señaló además que se está diciendo que se montará un laboratorio para analizar la presencia de la toxina en el café, sin embargo, la organización gremial ya tiene ese tipo de instalaciones, las cuales el mismo gobierno certifica a través del Ministerio Agropecuario y Forestal, así como también es certificado por la Organización Internacional del Café.
El cafetalero dijo que Nicaragua no tiene que ir a pedir muestras de la ocratoxina a las autoridades norteamericanas, por que el laboratorio de Unicafe, con el método que usan para realizar los exámenes, ha podido detectar la toxina, sin embargo, aseguró que también están capacitando a los productores para que el café que produzcan no pase de los niveles indicados por la Unión Europea.
Nicaragua ya cuenta con laboratorio
El presidente de Unicafe añadió que el gobierno no debería estar preocupado por montar un laboratorio para determinar los niveles de ocratoxina en el café, porque ya existe uno, y, además, lo mejor es que sea una entidad privada y reconocida internacionalmente la que certifique la inocuidad del grano nicaragüense.
El laboratorio de Unicafe es conocido como Laboratorios Certificadores de Café de Nicaragua (Cercafenic), desde donde asegura, dan seguimiento al grano que sale más allá de los valores permitidos de niveles de ocratoxina por parte de la Unión Europea.
Navarro aseguró que en ese sentido realizan el proceso denominado trazabilidad, el cual consiste en investigar el origen del producto, tocando todos los eslabones: pasando por bodegas, beneficios secos y húmedos, tocando incluso la calidad del agua que se usa para el despulpado y ensacado, entre otras cosas.
Unicafe, sin embargo, está tomando medidas para capacitar a los productores y a los beneficiadores para reducir al mínimo la presencia de la toxina mencionada, pero aseguró que una disposición de ese tipo debe ser tomada a nivel más amplio por el gobierno, el cual debe impulsar una campaña de limpieza de las fuentes de agua.
“No queremos que al café de Nicaragua lo metan en cuarentena”, manifestó el dirigente de los productores, quien considera que el gobierno debe tomar medidas responsables al respecto.
Entre las medidas planteadas está el beneficiado con poca agua y muy limpia, realizar un buen secado y a su tiempo, así como revisar toda la cadena de producción, para evitar que en alguna parte de ella entre la toxina.