Economía

INSSista con Manuel


Seguridad Social: Deporte, ciencia y cultura:

¿Se imagina usted un país sin cultura, deporte y ciencia? Una tragedia.

En los últimos dieciséis años (1990-2005) en nuestro país se han producido cambios trascendentales en el contexto económico y social, destacando el crecimiento del analfabetismo, el desempleo, diminuta atención a la cultura, cero inversión en el deporte, incremento de la pobreza y el abandono total a las “viejas glorias del deporte”, poetas y pintores; en tanto el modelo de Estado Neoliberal privilegia lo económico sobre la vida, la ciencia, la cultura y el deporte.
Dieciséis años después de consecuencias dramáticas y desoladoras, se abren esperanzas de retomar y desarrollar políticas de Estado en materia cultura.
En diciembre de 2005 se dieron dos importantes coincidencias, la primera es el 23 Aniversario de la Ley de Pensiones de Gracia y Reconocimiento por Servicios a la Patria, publicada en La Gaceta No. 281 del 1 de diciembre de 1982, en virtud de la cual el Estado asume la responsabilidad de conceder pensiones a las personas que contribuyan con el deporte, la cultura, la ciencia.
La segunda, es la gratísima noticia brindada por el amigo Julio Francisco Báez Cortés, EL NUEVO DIARIO, 10 de diciembre de 2005, referida al nombramiento del poeta Julio Valle Castillo, como Director de Cultura, quien manifestó: “ No vengo por iniciativa propia, cumplo con un mandato del Señor Presidente de la República, don Enrique Bolaños Geyer.
Me ha instruido les comunique su firme decisión de no permitir jamás que continúe el martirio por falta de un mínimo de recursos materiales, el cual padecen pintores, poetas, cantautores, todos hombres y mujeres de cultura y de bien; los artistas de la tierra de Darío recibirán apoyo en materia de Seguridad Social”. En enhorabuena, poeta Valle Castillo, el reto de conceder seguridad social a los artistas está planteado, entre todos podemos lograrlo.
La maravilla de la Seguridad Social Integral es su alcance universal, dado que es entendida como el derecho de todas las personas, representadas por el Estado, de contar con los medios de los que involuntariamente carecen, para satisfacer las necesidades racionales de bienestar personal y familiar en el orden de los alimentos, educación, habitación, recreación, salud y vestido.
Nicaragua, por la falta de una política de nación y los manejos inapropiados de los recursos del Estado claro que no está en la posibilidad de caminar por esa seguridad social que todos queremos, pero con el esfuerzo e inteligencia de todos podemos abrir ventanas y hacer caminos para el bienestar de la población.
La misión renovada de la Dirección de Cultura, con dificultades pero con entusiasmo, seguramente estará encaminada a restablecer la Ley de Pensiones de Gracia y Reconocimiento por Servicios a la Patria, inaplicable para nuevas pensiones desde 1992, proponer alternativas viables para incorporar al Seguro Social a los poetas, pintores, payasos, compositores, músicos y deportistas, con el fin de mejorar la calidad de vida de tan distinguidas personas que permanentemente contribuyen con el acervo cultural nacional.
La atención a la cultura, a la ciencia y al deporte, debe ocupar, en cualquier proyecto político, un lugar preferente, según lo preceptuado en los artículos 58,116, 117, 127 y 128 de la Constitución Política, y con mucha simpatía se recibiría la reactivación, de parte del Estado, de la Ley de Pensiones de Gracia y Reconocimiento por Servicios a la Patria.
Durante los periodos de 1982-1989, el INSS concedió pensiones por Servicios Prestados a la Patria a distinguidas personas, entres otras a las “viejas glorias del deporte”, poetas, pintores, músicos, payasos; subrayando que aún están vigentes unas doscientas pensiones administradas por el INSS, pero financiadas con el Presupuesto General de la República.

miruiz@cablenet.com.ni
Manuel Israel Ruiz Arias