Economía

Tensa disputa bananera en OMC

Fracaso de negociaciones con UE sobre arancel de importaciones hace surgir nuevas alianzas entre países exportadores de banano

La amenaza del secretario de Agricultura y Ganadería hondureño, Mario Jiménez, de bloquear la Ronda de Doha si la Unión Europea (UE) no da marcha atrás en su intento de aplicar un nuevo régimen a las importaciones de banano a partir del 1 de enero, recibió el apoyo de los productores de la región afectados por esa medida.
"Honduras pide a esta conferencia ministerial que condene estas nuevas medidas de la Unión Europea y trabaje con nosotros los próximos días para garantizar que no se instauran", porque "de otra forma es difícil imaginar cómo puede avanzar la Ronda", amenazó.
El contencioso del banano fue este miércoles por la noche el tema de una sección de la conferencia ministerial de la Organización Mundial de Comercio (OMC), a pedido de Honduras.
Y es que después de dos fallos en su contra en el arbitraje de la OMC, la UE pretende imponer a partir del 1 de enero un arancel único de 176 euros (unos 208 dólares) por tonelada a las importaciones de banano procedentes de América Latina, contra los 75 dólares del régimen actual.
En cambio, mantiene el régimen de preferencias para los países Asia Caribe Pacífico (ACP) que se beneficiarán de una cuota anual de 775.000 toneladas libres de aranceles.
Intenso cabildeo centroamericano
"Estamos convencidos", dijo el ministro hondureño, "de que la UE puede revertir estas medidas antes del 1 de enero".
"No podemos aceptar que el resultado de la agenda del Desarrollo de Doha permita de modo alguno que la UE imponga estos nuevos aranceles dañinos a nuestras economías en desarrollo", aseguró el ministro, que dijo que impedirán que ello ocurra.
Durante cerca de tres horas, los representantes de Panamá, Ecuador, Colombia, Costa Rica, Nicaragua, además de Honduras, se sucedieron en la tribuna de la sala, al igual que varios delegados de los países ACP, que como antiguas colonias europeas, se niegan de plano a perder los privilegios que sus productos disfrutan en el mercado comunitario.
Brasil, Guatemala y Venezuela también están afectados por esta nueva situación, calificada de "ilegal" y "discriminatoria" por los participantes en la sala.
Según estudios económicos citados en las intervenciones, las nuevas medidas provocarán una reducción de las exportaciones al mercado comunitario en un millón de toneladas, lo que Camerún, un ACP, tildó de "mentira", pues "el régimen de la UE ofrece doble garantía para el acceso a todos", aseguró el delegado del país africano.
La UE ha perdido dos arbitrajes en la OMC. En el primero propuso unas tarifas de 230 euros y en el segundo de 187 euros, reteniendo finalmente la cifra de 176 euros, aunque los latinoamericanos no entienden en base a qué llegaron a ella, que ha contado incluso con oposición dentro del seno comunitario.
UE dispuesta a diálogo
La comisaria europea de Agricultura, Marianne Fischer Boel, reaccionó a las críticas de los afectados, que se han quejado de que las autoridades comunitarias no han querido ni siquiera sentarse a negociar, asegurando que "las puertas están abiertas" para resolver este contencioso, cuyo resultado debe ser "equilibrado".
Los países han prometido que recurrirán de nuevo a la OMC en caso de que entre en vigor.
En una institución donde las decisiones se adoptan por consenso, el rechazo de un solo país puede bloquear la adopción de la declaración de la conferencia ministerial de la Organización Mundial de Comercio (OMC) en Hong Kong que plasmará las decisiones adoptadas durante los seis días de negociación.
El banano representa para los países productores latinoamericanos una importante fuente de ingresos, estimada en unos 2.500 millones de dólares anuales, por exportaciones que abarcan en total cerca de 10 millones de toneladas, de las cuales 3,4 millones van a Europa. La cuota de mercado de los ACP es del 20%.