Economía

Miles de toneladas de envases químicos contaminan el país


Edwin Sánchez

Cinco mil 700 toneladas de envases de agroquímicos enviados anualmente al mercado de productos fitosanitarios, lo que constituye uno de los mayores problemas de contaminación en el campo, advierte la Asociación Nicaragüense de Formuladores y Distribuidores de Agroquímicos, Anifoda.
Al respecto el ingeniero Orontes Lacayo, Presidente de Anifoda, recuerda que éste es uno de los grandes problemas a los que se enfrenta el campo en Nicaragua y en distintos países del mundo.
Esa contaminación se en da altos niveles tanto en suelos, como en aguas e incluso en personas y alimentos, lo que hace más peligroso el tema de lo que parece.
Algo que al presidente de los distribuidores le llama la atención es la dispersión geográfica que tienen los envases una vez utilizados para las labores en el campo.
Los envases de estos agroquímicos normalmente son lanzados a cualquier lugar y posteriormente con la llegada de las lluvias, siguen soltando el químico que quedó pegado al recipiente y ese contaminante va luego hacia el subsuelo, donde contamina la aguas.
Peligrosa costumbre
Tras ser usados, estos envases son lavados para ser rehusados y en ese sentido Orontes advirtió que dada esa peligrosa costumbre en el campo, lo que se tiene que hacer es lavarlos con productos que quiten cualquier vestigio de los agroquímicos, señalando que existe una técnica conocida como triple lavado, la que según afirma, “disminuye en un 100% el peligro de intoxicaciones por envases de agroquímicos ya utilizados”.
Sin embargo para el consultor en temas ambientales el master David Ríos Obando, no existe manera más segura de deshacerse de los residuos de los agroquímicos que destruyendo los envases de manera científica o cuidadosa, y que no está comprobado aún que ningún producto recomendado para lavado pueda quitar totalmente los residuos de agroquímicos.
Tratamiento contra intoxicaciones cuesta millones al país
Cabe recordar que hace algunos años Nicaragua envió a Bélgica, de acuerdo al Tratado de Basilea, unas 100 toneladas de residuos químicos para ser incinerados, sin embargo se calcula que aún hay más de dos mil toneladas métricas de ellos embodegados en el occidente del país.
En los años 60 la Organización Panamericana de la Salud estimó que había cinco kilos per cápita de agroquímicos en Nicaragua, y que productos como el DDT y la Cipermetrina siguen aplicándose sin control de los ministerios de Salud, Agropecuario Forestal ni del de Recursos Naturales y del Ambiente.
Ríos Obando recuerda que en los 90 el gobierno gastaba anualmente unos 28 millones de córdobas para el tratamiento de intoxicaciones, y destacó que en San Benito, en la Carretera Norte, están vendiéndose barriles plásticos que contenían agroquímicos y la gente los usa para almacenar agua.
Esa práctica lleva a graves enfermedades en los riñones, en el hígado, en los huesos, donde se acumulan los residuos de agroquímicos. Se estima que el cuatro por ciento de los trabajadores del campo resultan intoxicados anualmente y se han conocido unos 70 mil casos agudos, pero solo el dos por ciento fue reportado oficialmente.