Economía

DGI reconoce anulación de garantías

* Aseguran que derechos son excesivos y les impedirían cumplir metas del FMI * Aceptan que cumplen con presiones foráneas

Gustavo Alvarez

Autoridades de la Dirección General de Ingresos (DGI) reconocieron que la reforma al nuevo Código Tributario elimina una serie de garantías para los contribuyentes, pero consideran que las mismas son excesivas y que les impedirían recaudar las nuevas metas que el Fondo Monetario Internacional (FMI) le impone cada año a Nicaragua.
Las reformas incluyen ocho artículos relacionados con los derechos al silencio administrativo, perdón de multas y recargos y el permitir a la DGI fiscalizar no sólo en los lugares del domicilio del negocio, sino donde la institución recaudadora lo considere necesario, entre otras cosas.
Tales cambios, que diferentes sectores han criticado fuertemente porque suponen van en contra de los derechos de los contribuyentes, son considerados necesarios por la DGI para poder cumplir las metas impuestas por el FMI. Precisamente este organismo internacional es el que está demandando la reforma al Código que recién se acaba de aprobar.
Manuel Gutiérrez, Director Jurídico de la DGI, explicó que se reformará el artículo 27 del Código, referente al deber de la DGI de informar sobre cualquier requerimiento a cada uno de los contribuyentes de quien se necesite recibir información, “porque tendríamos que convertirnos casi en una oficina de correo, para informarle a todo mundo”.
El funcionario de la institución recaudadora señaló, además, que pretenden cambiar el artículo que los limita a fiscalizar únicamente en el domicilio del contribuyente, porque necesitan realizar controles cruzados y otro tipo de trabajo para asegurar que lo que dice la declaración es correcto.
Actualmente los contribuyentes tienen derecho a cambiar su declaración entregando posteriormente una “sustitutiva”, pero esto también se pretende cambiar, porque según la DGI, tal derecho se presta a la evasión, al incluir menos ingresos y poder corregir un mes después.
Exigirán garantía
El asesor legal de la DGI también indicó que se pretende establecer una garantía para los contribuyentes que recurran de revisión, para evitar que cuando salgan las resoluciones muchos de los negocios ya no existan o no haya ningún bien que satisfaga la deuda. Sin embargo, aclaró que esta garantía sería por más de 10 mil dólares y no afectaría a pequeños contribuyentes.
Gutiérrez afirmó que el FMI les ha aconsejado cambiar la parte del silencio administrativo para las solicitudes de revisión o reposición, porque se presta a un posible contubernio entre el administrador de rentas y el contribuyente. Únicamente quedaría para los casos de apelación y se deberá resolver en 120 días.
El silencio administrativo es el beneficio que recibe el contribuyente cuando después de 30 días la autoridad no contesta un recurso de revisión, reposición o apelación. El abogado de la DGI dijo que los recursos de apelación serán resueltos por un tribunal especializado y no como ahora, que los resuelve la asesoría de la institución.
La reforma también deroga los artículos 128 y 129, los cuales establecen la opción de perdonar o condonar multas y recargos al administrador de rentas. “Como cada año se nos exige más recaudación, no podríamos recaudar con este Código, porque tiene demasiadas garantías a los contribuyentes”, insistió el asesor legal de la DGI.
Sin código no podrán cumplir con FMI
Por su parte, Melvin Estrada, Subdirector de Operaciones de la DGI, dijo que el Código no pretende restarles derechos a los contribuyentes, sino fortalecer los mecanismos para que la institución opere con eficiencia. “Pretende facilitarle al contribuyente el pago de los tributos, y a la administración tributaria poder ejercer una serie de funciones que ya tiene, pero dirigido a la modernidad”, subrayó.
Añadió que el Tratado de Libre Comercio entre Centroamérica, República Dominicana y Estados Unidos (Cafta, por sus siglas en inglés) trae consigo una reducción de ingresos por aranceles, lo que significa que probablemente tengan que enfocarse más en el Impuesto al Valor Aregado (IVA) y en el Impuesto sobre la Renta (IR), para poder cumplir con las metas de más recaudaciones.
“Es una exigencia del FMI que con este Código la brecha del déficit fiscal se va a ir ampliando, porque no se va a poder recaudar”, puntualizó.
Los diputados del Frente Sandinista se han opuesto férreamente a la reforma del nuevo Código Tributario, por considerar que apenas se acaba de aprobar y que el FMI se está entrometiendo demasiado en la política económica de Nicaragua.