Economía

Aumentan medidas para evitar ingreso de gripe aviar

* Inician muestreo nacional de aves migratorias * Banco Centroamericano podría financiar fábrica de vacunas

Gustavo Alvarez

El gobierno de Nicaragua y sus homólogos de Centroamérica estudian la posibilidad de instalar un laboratorio en la región, para la fabricación de las vacunas antigripales, que contrarresten una probable entrada de la Influenza Aviar, enfermedad de las aves que ha causado la muerte a humanos en Asia y Europa.
Adicionalmente, el gobierno llevará a cabo un nuevo muestreo de las aves migratorias y de patio en diferentes partes del país, además de otras medidas de vigilancia epidemiológica, tendientes a evitar la entrada de la enfermedad al país.
Una comisión interinstitucional, conformada por el Ministerio de Salud (Minsa), Ministerio Agropecuario y Forestal (Mag-For), el Organismo Internacional Regional de Sanidad Agropecuaria (Oirsa) y la Asociación Nacional de Avicultores y Productores de Alimentos (Anapa), dio a conocer el plan para frenar la entrada de la Influenza Aviar, que dará inicio la próxima semana.
Juan José Amador, director de Epidemiología del Minsa, dijo que están preparando un plan para enfrentar el problema como región, pero de momento, Nicaragua comprará 30 mil dosis de vacunas contra la gripe llamada “estacional”, que es la que comúnmente nos afecta a los humanos.
Agregó que se trabajará en el estudio de factibilidad para la instalación del laboratorio, que además de Centroamérica incluiría a República Dominicana y podría ser financiado por el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE).
Muestreo de aves
Unos 20 veterinarios del Ministerio Agropecuario y Forestal (Mag-For) se desplazarán a partir de la próxima semana por tres zonas del país, para llevar a cabo un muestreo en 30 comarcas de Chinandega, Jinotega y Masaya.
En cada departamento se escogerán diez comarcas que estarán ubicadas en diferentes puntos geográficos, con el fin de cubrir un área donde haya grandes concentraciones de aves de corral y nichos de aves migratorias.
A través de trampas, se analizará la sangre de aves de patio y migratorias para determinar si están enfermas o no.
Las aves migratorias que pasan por Nicaragua están conformadas principalmente por varias especies de patos.
Los lugares seleccionados son: el humedal de Tisma (Masaya), Jinotega y la zona de Apacunca y el Estero Real, en Chinandega.
Tisma fue escogido por la existencia de varias comunidades con aves de patio y donde se ubican la mayoría de granjas avícolas del país.
Jinotega también cuenta con muchas aves de patio y en el Estero Real se muestrearán varias comunidades.
Mario González, jefe de Vigilancia Epidemiológica y de Salud Animal del Mag-For, explicó que en los muestreos de aves utilizarán nuevas técnicas, para llevar a cabo análisis más precisos.
El funcionario aseguró que existe un riesgo mínimo de que las aves silvestres entren en contacto con las de patio.
Todas las instituciones que conforman la comisión están trabajando de forma coordinada, para evitar que la enfermedad de las aves entre al país.
Avicultores tranquilizan
Alfredo Vélez, presidente de la Asociación Nacional de Avicultores y Productores de Alimentos (Anapa), dijo que en Nicaragua el sector avícola sigue procedimientos muy estrictos y los controles evitan que entre la enfermedad.
Agregó que el gobierno realiza monitoreos constantes en las aves de las granjas y hasta el momento no han encontrado ningún problema.
Vélez dijo que se trata de un refuerzo de los controles sanitarios que se implementan en el país con mucha eficiencia.
“No ha habido influenza aviar en Nicaragua nunca, de ningún tipo y la que se está comentando a nivel internacional es una influenza aviar asiática, que no existe en Latinoamérica”, subrayó.
El empresario dijo que el tema de las aves migratorias es clave, pero en Asia y Europa, porque han migrado de un continente a otro, pero en Nicaragua se aumenta el control para evitar que la enfermedad logre entrar.