Economía

Cafetaleros ticos temen quedarse sin cortadores nicas

* Setenta y cinco por ciento de recolectores son nicas * Podrían no aprovechar buenos precios internacionales

Corresponsal Costa Rica
josmen_02@yahoo.com

La nueva ley migratoria costarricense y la competencia de El Salvador por los cortadores de café de Nicaragua preocupa fuertemente a los productores cafetaleros de la vecina del sur que requerirán en esta temporada cafetalera 250 mil trabajadores en total, de ellos entre 125 y 135 mil migrantes.
Los productores costarricenses consideran desde ya que se puede presentar un déficit de mano de obra migrante para la recolección del llamado grano de oro, principalmente de nicaragüenses, sin embargo los acontecimientos les están generando incertidumbre de que tendrán la suficiente mano de obra para levantamiento de la cosecha.
Además, los productores consideran que las condiciones climatológicas que provocaron maduración temprana del grano en algunas zonas les está complicando la situación, lo que se ve incentivado por la aprobación de las reformas migratorias.
Ley migratoria afectará a productores ticos
Muchos cortadores nicaragüenses se fueron y otros no vendrán por temor a ser aprendidos y sacados de las fincas, principalmente en El Valle Central, zonas aledañas y parte del Centro norte del país, dijo un productor. El ciclo fuerte despega en noviembre y termina en marzo de 2006.
A esto se le suma la petición de mano de obra que están haciendo las autoridades de agricultura de El Salvador, quienes, a través de una agencia de prensa, hicieron un llamado para que trabajadores nicaragüenses y hondureños se incorporen a las labores de recolección.
Cabe destacar que un estudio reciente de la Flacso arrojó que los migrantes nicaragüenses están prefiriendo irse a trabajar a El Salvador, porque ganan en dólares y porque reciben mejor trato social que en Costa Rica.
"Tenemos algunas preocupaciones, pero esperamos que la mano de obra de los migrantes llegue como otros años. Ellos deben considerar las condiciones que le brinda Costa Rica para que participen de la recolección", declaró a EL NUEVO DIARIO Juan Bautista Moya, director ejecutivo del Instituto del Café de Costa Rica (Icafe).
Alto porcentaje de cortadores son nicas
Los nicaragüenses ocupan el mayor porcentaje de los recolectores extranjeros, (estimaciones indican que pueden andar por el 75 por ciento, pero en las zonas del Valle Central pueden superar el 90 por ciento), a ellos le suman los indígenas Guaymíes de Panamá. "Consideramos dentro del panorama actual que la mano de obra nicaragüense seguirá viniendo, esperamos que realmente participen en la recolecta", reiteró Bautista Moya.
El funcionario de Icafe indicó que el canasto de café recolectado (cajuela) se paga entre un dólar (500 colones) y un dólar 25 centavos (600 colones), o sea entre 17 y 21 córdobas, además los recolectores reciben otras condiciones laborales, por ejemplo en algunas fincas les brindan dormida, comida, transporte y hasta pago de prestaciones, condiciones que varían según el dueño, pues son decisiones privadas.
Reconocen que mano de obra nica es fundamental
Un recolector con experiencia puede ganar al día más de 20 dólares, eso sí, trabajando bien fuerte. El valor de la fanega anda por los 10 mil colones (unos 20 dólares), si tomamos en cuenta que cada fanega está compuesta por 20 canastos y el canasto lo pagan a un dólar, la cuenta llega a los 20 dólares.
Mencionó que la mano de obra es fundamental en vista que esperan superar la cosecha del ciclo pasado que fue de 2.6 millones de sacos de café; para el presente ciclo esperan llegar a los 2.8 millones de sacos, cada saco contiene 46 kilos del grano.
Aunque la fuerte demanda de mano de obra se presenta entre noviembre y marzo, los caficultores ticos enfrentaron problemas en agosto por la maduración temprana en zonas como Pérez Zeledón, Coto Brus y Turrialba, sin embargo los meses picos se dan entre octubre y noviembre en esas áreas.
Bautista Moya expuso que los trámites para obtener mano de obra migrante legal son necesarios por la seguridad del trabajador. Estima que no son tan engorrosos, pero si comparamos con otros países del istmo, se refleja que hay más dificultad que en otras naciones, donde los recolectores sí se pueden desplazar libremente.
Respecto a la nueva Ley migratoria, a pesar que no ha entrado en vigencia, en el caso de los nicaragüenses, éstos sienten que se desatará una persecución en contra de ellos, es por eso que "la están pensando bien" para determinar si vienen.