Economía

Cifra récord en remesas para América Latina


Corresponsal Nicaragua
El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) estima que el 2005 se cerrará con una cifra récord en el envío de remesas que hacen los trabajadores latinoamericanos a sus países de origen. El Organismo financiero calcula que serán unos 55 mil millones de dólares, es decir, unos 10 mil millones más que en el 2004.
Datos de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), refieren que los próximos 10 años América Latina recibirá cerca de 300 mil millones de dólares en remesas de inmigrantes, de los que cerca de un 80 por ciento (240 mil millones de dólares) se concentrarán en México, Centroamérica y el Caribe.
Los mexicanos en el exterior se mantienen a la cabeza en el envío de remesas a sus familiares. En el 2005, México espera recibir unos 20 mil millones de dólares en conceptos de remesas, mientras que los países de Centroamérica y República Dominicana, (todos justos) recibirán unos 12 mil millones de dólares. De terceros --pero muy cerca--, se ubican las llamadas naciones andinas.
Bolivia, Colombia, Ecuador y Perú, según las proyecciones del BID, recibirán un aproximado de 11 mil millones de dólares. Atrás no se quedarán Brasil, Argentina y los países del Caribe.
Crecen envíos entre naciones latinoamericanas
Aunque se conoce que la mayoría de las remesas se componen de pequeñas cantidades que envían los latinos en el extranjero (fuera de Latinoamérica), los personeros del BID dieron información de que ya no sólo se trata de los 50 ó 300 dólares que envían, sino que ahora se están dando fuertes envíos de remesas entre los países latinoamericanos.
Donald Terry, funcionario del BID, recalcó que por todos es conocida la importancia que tienen las remesas para las familias beneficiadas, pero que falta crear mecanismos para que esos flujos económicos sirvan para reducir la pobreza.
"Ya está más que confirmado que estos flujos constituyen una fuente de recursos vital para millones de familias. Ahora lo que hace falta es crear condiciones para que este dinero tenga un mayor impacto en la reducción de la pobreza y el desarrollo de los países de origen de los inmigrantes", acotó Terry.
En busca de la vida
Desde Argentina, el BID también dio a conocer que aproximadamente 25 millones de personas latinas y caribeñas residen y laboran en otro país que no es el de su origen, principalmente en países desarrollados e industrializados por la creciente demanda de mano de obra.
Pero adicional, la migración de personas entre los mismos países latinoamericanos es una realidad que se percibe, es decir, trabajadores que migran a naciones vecinas para encontrar mejores niveles económicos, como por ejemplo a Argentina, están llegando de los países cercanos, como es el hecho de que a Costa Rica llegan miles de nicaragüenses.