Economía

Petróleo baja a 59.76 dólares por barril

Un clima menos frío de lo esperado y las noticias de suficientes reservas de la OPEP, fueron las principales razones.

La cotización del crudo tuvo una fuerte baja este lunes y cerró por debajo de los 60 dólares por primera vez en tres meses, gracias a las temperaturas clementes del fin del otoño en Estados Unidos y a la tranquilidad generada por declaraciones de la Organización de Países Exportadores de Petróleo, OPEP.

Ambos factores compensaron la amenaza de huelga en la mayor refinería de Europa, perteneciente al gigante anglo-holandés Royal Dutch Shell, afirmaron analistas.

En el Mercado de Valores de Nueva York –de referencia para Nicaragua-, el precio del barril de crudo para entrega en diciembre cayó 1,46 dólares, al cotizarse a 59,76.

Esta fue la primera vez que cerró por debajo de los 60 dólares desde el 28 de julio, cuando el precio de cierre había sido de 59,94 dólares.

"El primer factor de baja está vinculado al (buen) tiempo: la semana va a ser suave", explicó Fadel Gheit, analista de Oppenheimer. Agregó que "los inversores creen que la demanda está bajando.”

Según Mike Fitzpatrick, analista de Fimat, se espera que la demanda de combustible para calefacción sea esta semana 30% inferior a la habitual en esta época del año, debido a las temperaturas cálidas.

Buenas noticias de la OPEP

A esto se suma que el secretario general interino de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) estimó el lunes que los países miembro tienen una capacidad de producción adicional de dos millones de barriles diarios (mbd), suficiente para responder a la demanda en el invierno boreal.

La OPEP, según Shibab-Eldin, apuesta a un precio por barril de entre 45 y los 55 dólares para 2006.

La caída de las cotizaciones se produjo pese a que los trabajadores de la refinería Pernis de Shell en Rotterdam votaron en favor de una huelga tras la ruptura de conversaciones entre la empresa y los sindicatos, relativas a los derechos jubilatorios de los trabajadores.

Temor por más consumo

De todos modos, Fitzpatrick advirtió que los precios pueden volver a subir rápidamente.

Según cifras del gobierno estadounidense difundidas el lunes, hubo un aumento de 1,7% en el ingreso de los hogares en setiembre, el mayor desde diciembre de 2004, por lo que "la demanda podría comenzar a expandirse nuevamente, especialmente si los precios de la energía son más bajos".

Además "las preocupaciones por la escasez (...) podrían resurgir tan pronto como el tiempo cambie", agregó el analista, destacando que la capacidad de refinación en Estados Unidos no se ha recuperado totalmente tras la reciente ola de huracanes que azotaron sus costas sobre el Golfo de México.