Economía

Canal seco “ya le ve las casitas al pueblo”

* Gigantesca obra podría iniciar en menos de dos años * Nicaragua busca escapar al subdesarrollo, al menos ese es el sueño

Ervin Sánchez

Una de las obras de mayor envergadura a realizarse en Nicaragua poco a poco está tomando forma, revelándose en un horizonte de mediano plazo como una de las oportunidades que el país tiene frente de sí para intentar salir hacia el desarrollo, para lo cual sin embargo tiene otra tarea más grande, dejar atrás, el subdesarrollo político social.
Esta obra, conocida como el Canal Seco, consiste en la construcción de dos puertos de aguas profundas con tecnología de punta y una línea ferroviaria de 377 kilómetros que tendrá una capacidad instalada para movilizar por el territorio nicaragüense 4 millones de contenedores anualmente de océano a océano.
Nicaragua fue vista desde tiempos coloniales como uno de los puntos para permitir el paso de mercancías entre el Caribe con la Mar del Sur (Pacífico), y los sueños de hacer un canal interoceánico persistieron con el paso del tiempo, incumplidos aún, pero por algo se comienza y el proyecto del Canal Seco, sumamente importante, podría ser el inicio de esa tarea aún pendiente.
El proyecto del Canal es impulsado por un consorcio denominado Canal Interoceánico de Nicaragua (CINN), pero permaneció trabado durante varios años hasta que el 9 de junio pasado, finalmente la Presidencia y la Asamblea Nacional le dieron paso, y lo primero, de acuerdo con Leonel Téller, su Director Ejecutivo, fue ponerse nuevamente en contacto con los inversionistas originales y con otros nuevos.
“Estamos armando la ingeniería financiera”
Esa ingeniería financiera corresponde a la organización y contactos del CINN con un grupo de bancos que pondrán a la orden una línea de crédito de cinco a seis mil millones de dólares, en un esfuerzo multinacional para garantizar que la obra no quede a “medio palo”, sostiene el Director Ejecutivo.
El trabajo en este momento es de selección de empresas constructoras y de bancos dispuestos a trabajar con CINN, para llevar adelante las obras de la vía, y la intención es terminar lo que queda del estudio de factibilidad, de diseño final y de dos puertos, uno en el Caribe y otro en el Pacífico, según los planes del consorcio.
El proyecto del Canal Interoceánico de Nicaragua es controlado en su mayoría por inversionistas de Estados Unidos, pero recientemente entró a formar parte del proyecto Gau Group, de Corea del Sur, e ETON International de Singapour, de Corea del Sur y Japón, que están seleccionando las empresas más grandes de Asia para que participen la construcción del Canal Seco.
En menos de dos años podría iniciar construcción
De acuerdo a los análisis, tras terminar los estudios de factibilidad y diseño final, se espera comenzar la construcción en unos 18 meses. Ese proceso se dividirá en cuatro partes, cada una de las cuales será revisada al terminar, obra que será la infraestructura económica más importante de la región para el comercio mundial después del Canal de Panamá.
Téller sostiene que el interés de las empresas asiáticas es congruente con la necesidad de los países de esa región de expandir sus economías a Latinoamérica y tener un mejor acceso al mercado norteamericano, lo que fue demostrado recientemente por los líderes políticos de Japón, China-Taiwan y Corea del Sur, quienes visitaron la región para participar en cumbres con sus homólogos de Centroamérica.
A la par se revela el interés en el hecho de convertirse en socios permanentes del Banco Centroamericano de Integración Económica, para apoyar programas de cooperación financiera y técnica para el desarrollo, acción que intenta enfrentar la expansión de China Continental sobre América Latina y lograr un equilibrio económico y militar.
La empresa de ingeniería de los Estados Unidos que gerenció el estudio de viabilidad, Parkson & Brikenhoff, estima que la construcción generará 80,000 empleos directos e indirectos y que una masa monetaria superior a los 600 millones de dólares anuales entrará al país a manos del sector privado durante el período de construcción para el pago de los bienes y servicios utilizados en las obras civiles.
Cinco por ciento de ingresos del proyecto para el Estado
Sin embargo el CINN deberá pagar en impuestos el cinco por ciento sobre los ingresos brutos anuales al Estado de Nicaragua, los que según la ley que regula el proyecto y la concesión se distribuirán 50 por ciento para obras de progreso en los municipios por donde pasará la línea ferroviaria y 50 por ciento pasará a formar parte del Presupuesto General de la República.
De acuerdo con los impulsores del CINN, se está consolidando un equipo asiático que incluye expertos en operación y administración de puertos y operadores de contenedores de Tianjin de China, China Merchants Holdings de Hong Kong, dueña de la mayoría de los puertos para el manejo de contenedores en Hong Kong y en el sur de China, entre otros.
Por otra parte un estudio realizado por el CINN el año pasado destaca que el incremento del tráfico mundial de contenedores durante los últimos 20 años ha crecido a un ritmo anual del ocho por ciento, en tanto la producción mundial aumentó en un cuatro por ciento en 2000 con respecto de la de 1999, el incremento más alto en un decenio.
El volumen de las exportaciones mundiales de mercancías aumentó 11,9 por ciento en 2000 frente a cinco por ciento en 1999, mientras que las importaciones subieron 11,3 por ciento frente a 6,1 por ciento. Ese alto crecimiento se basó en el desempeño de los países en desarrollo y también en el de los Estados Unidos.
Crece tráfico mundial marítimo
Según los datos, la flota mercante mundial creció para situarse en 808,4 millones de toneladas métricas a finales de 2000, con un incremento de 1,2%. Las entregas de buques nuevos aumentaron 9,6% hasta 44,4 millones de toneladas métricas, mientras que la flota de petroleros y cargueros, que entre ambos suponen el 70,1% de la flota mundial total, se incrementó 1,1% y 2,0% respectivamente.
En la región los puertos más utilizados son Puerto Limón (Costa Rica), Puerto Manzanillo Internacional (Panamá) y Puerto Cortés (Honduras). Puerto Corinto es el puerto principal de Nicaragua, sin embargo, tiene la clasificación más baja entre los puertos centroamericanos, ya que solamente llegan cinco barcos semanalmente.
En la actualidad, el Canal de Panamá representa la forma más económica de transportar carga del Atlántico al Pacífico y viceversa. Sin embargo, el comercio mundial ha crecido hasta un 40 por ciento, esta tendencia sigue en auge y las navieras también han incrementado y han tratado de mejorar sus barcos para maximizar sus recursos.
Al respecto los barcos llamados “Panamax” han sido optimizados para poder transportar más carga y así poder pasar por el Canal de Panamá, pero por esa vía no pueden pasar barcos de 60 a 65 mil toneladas, y ese es el tipo de mercado que se pretende capturar con el Canal Seco a fin de que los porta-contenedores depositen su carga en los puertos que serían construidos en ambas costas de Nicaragua.
El Canal de Panamá ya no puede atender la gran cantidad de barcos que utilizan la ruta del Atlántico/Pacífico. Las cifras revelan que del mercado total de unas cinco mil millones de toneladas que se mueven por vía marítima, por Panamá pasan nada más 200 millones de toneladas, es decir, el 5%, el resto lo hace por otras rutas o en barcos que no pueden pasar por el istmo panameño.