El Deportivo

Juegos del ALBA: velada especial del deporte latinoamericano


PRENSA LATINA

El sueño de la amistad, cooperación y fraternidad entre los deportistas de Latinoamérica y el Caribe disfrutó de una velada especial con la realización de los I Juegos de la ALBA en Cuba, del 17 al 30 de junio de 2005.
Apenas 50 días después de suscritos los acuerdos de colaboración entre Cuba y Venezuela para la materialización de la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA), la mayor isla del Caribe acogió la singular cita multideportiva en ocho de sus 14 provincias.
En la inauguración de la justa el presidente cubano, Fidel Castro, expresó: “Hermoso es siempre el momento en que empieza a hacerse realidad un sueño”.
Esa ilusión robó el interés de millones de aficionados, no sólo de cubanos y venezolanos, sino de otros países del área como Colombia, República Dominicana, México y El Salvador, que intervinieron en los juegos con figuras noveles.
Casi dos mil deportistas, 850 de ellos provenientes de 18 naciones extranjeras, compitieron en 38 disciplinas, siete de las cuales fueron sólo de exhibición: karting, apnea, ajedrez, bolas criollas, pentatlón, rácquetbol y coleo (modalidad del rodeo).
En los remeros cubanos Jorber Ávila y Andy Guiardinú, del equipo de La Coronela, recayó el honor de ser los primeros medallistas de oro del encuentro, al imponerse en el doble sin timonel, el mismo día inaugural.
Por la representación extranjera ese lauro correspondió al espadista venezolano Rubén Limardo, campeón mundial juvenil, quien venció 15-14 en la final al local Andrés Carrillo.
La gloria del primer récord la obtuvo el pesista cubano Adán Rosales, de los 62 kilogramos, quien con una marca de 171 kilos en la modalidad de envión implantó un nuevo registro panamericano.
Los representantes cubanos también consiguieron cuatro cotas nacionales, una en natación y las restantes en tiro, arquería y atletismo, y los venezolanos alcanzaron igual cantidad de plusmarcas para su país en la apnea.
La nadadora cubana Imaday Núñez, finalista en el Mundial de Shanghai 2005, se erigió en la gran reina de la cita al ganar seis preseas de oro y dos de plata.
Núñez, ya retirada del deporte activo debido a una dolencia cardiaca, ganó los 100 metros libre, los 50, 100 y 200 pecho, el relevo de 4x50 libre y el 200 combinado, y alcanzó el subcampeonato de los 50 libre y la posta de 4x50 estilos.
La ondina, de 24 años de edad, superó en la cantidad de metales a su compatriota Abel Driggs, quien también conquistó seis medallas de oro en gimnasia artística.
Yenly Figueredo, de gimnasia rítmica; la tiradora Eglys Cruz, así como Anaisis Carrillo y Yulitza Meneses, de kayack, todos cubanos, alcanzaron cinco coronas.
Por los deportistas foráneos destacaron los halteristas venezolanos Hidelgar Morillo, Remiglia Arcila, Judith Cachón, Lenkis Solanges, Claret Vellorí, Ana Sánchez y Ana Álvarez, cada uno con tres títulos.
También sobresalió su compatriota Alejandra Fuentes, ganadora de dos cetros (trampolín de uno y tres metros) y de un subtítulo (sincronizado tres metros).
El Cuba A, la principal selección de la Isla, encabezó la tabla de medallas, con un total de 579, 286 de ellas de oro, 156 de plata y 138 de bronce, seguida por Venezuela (74 doradas, 143 plateadas y 106 bronceadas) y el Cuba B (17, 22 y 30).
En declaraciones ofrecidas a Prensa Latina, Eduardo Álvarez, ministro de Deportes de Venezuela, reconoció su satisfacción por la actuación rendida por su país en la justa de cara a los Juegos Bolivarianos de Colombia 2005.
Los venezolanos ganaron esa cita suramericana con 179 títulos, 136 subcampeonatos y 105 terceros lugares, para retener el primer lugar que tienen desde la cuarta edición en Barranquilla 1961.

La I edición de los Juegos del ALBA, insertada en la aurora de la integración de América Latina, contribuyó, sin dudas, a la realización plena del ser humano con el fomento de la actividad física y a la hermandad entre los pueblos.
Además, facilitó el fogueo de los deportistas de la región con la principal potencia del Latinoamérica, Cuba, en el primer año del ciclo olímpico rumbo a la cita de Beijing 2008.
La competición regresará este año, con la disputa de la segunda versión en nueve estados de Venezuela, del 27 de abril al 12 de mayo, y animada por más de cuatro mil 400 atletas de 31 países.
Sin embargo, el recuerdo de la primera edición perdurará por su legado a la unión de las razas y pueblos desde el Río Bravo hasta La Patagonia .