El Deportivo

“Este Madrid no divierte”

Roberto Carlos, lateral izquierdo del Real Madrid, confirmó su partida al final de la temporada

Madrid
Roberto Carlos (Garca, Brasil) acaba de cumplir 34 años y todavía no se ha cansado del fútbol. Después de once años en el Madrid, le apetece cambiar de aires y buscar “otras motivaciones”.
“Lo de los galácticos nos perjudicó; desde que se fue Lorenzo Sanz el club es una empresa de vender camisetas”.
“Esta vez me voy de verdad. Los años anteriores me quedé porque el club no me dio la posibilidad de salir”.
“Ya no soy ningún jovencito, no tengo que aguantar presiones y polémicas, ahora quiero vivir bien”.
“Este Madrid cambia cada domingo porque juega en función del rival, no dependemos sólo de nosotros”.
El Madrid fichó a Marcelo porque lo veía como su sustituto, pero el que le ha relevado ha sido Miguel Torres...
Marcelo no está jugando porque tiene sólo 18 años y todavía le quedan muchas cosas que aprender del fútbol europeo. A Torres lo veo muy bien tanto por la derecha como por la izquierda.
En los últimos años ha ido anunciando que se iría a final de temporada y siempre acabó quedándose. ¿Esta vez es de verdad?
Sí. Los años anteriores me quedé porque el club no me dio la posibilidad de salir. Había ofertas de otros equipos, pero cada año venía un entrenador nuevo y quería que me quedara.
¿Se arrepiente?
Creo que no. Pero ahora ha llegado el momento de buscar otra cosa y pensar en mi futuro.
Su anuncio no llegó precisamente en el mejor momento, después de la eliminación de la Champions y en la víspera del partido contra el Barça...
Después del partido contra el Bayern hablé con mi madre. Pensé en mí, en mi futuro y en mi familia. Es una decisión que hemos tomado mi cabeza y yo, asumiendo los riesgos. Creí que había llegado el momento para ello. Miré atrás y lo que me apetecía era buscar motivaciones en otro equipo.
¿Tiene acuerdo con alguno?
Tengo apalabrados algunos equipos europeos que van a jugar la Liga de Campeones. Pero lo anunciaré el 19 de junio.
¿Le gustaría acabar su carrera en Europa?
No, en Brasil. Me hubiese gustado que fuera aquí, pero va a ser imposible porque hay mucha presión, y cuando pierdes un partido todo se te vuelve en contra. Y yo ya no soy ningún jovencito, ya no tengo que aguantar presiones y polémicas. No es justo que te juzguen por un gol en propia puerta o por un pase malo. Quiero vivir bien ahora.
¿Se refiere a lo de Munich?
Sí, pero también a algunos partidos en los que no he conseguido jugar bien. Siempre he sabido defenderme, pero para un futbolista es importante contar con el apoyo del club. Hubo un momento en el que faltó.
¿Cuándo?
Con Florentino Pérez se me acusó de ser un problema en el vestuario, de forzar el cambio de entrenadores.
¿Ha habido un antes y un después de Florentino?
La verdad está ahí. Lo de los galácticos, lo del club más rico del mundo y lo del mejor club del siglo XX nos ha perjudicado.
¿Qué prefería usted?
Cuando estaba Lorenzo Sanz. Desde que se fue él, el Madrid se convirtió en una empresa para vender camisetas. Lorenzo no tenía una situación financiera adecuada para llevar a un club, pero consiguió hacer un equipo competitivo con Seedorf, Panucci, Suker, Mijatovic... Era un aficionado más, vivía el fútbol.
Lo de Munich ha tenido que ver con su decisión de dejar el Madrid, ¿qué es lo que pasó en esos 15 segundos?
Nada, botó el balón, controlé mal y encajamos un gol.
¿Se sintió acusado injustamente?
Sí. Hubo 180 minutos para ganar la eliminatoria y sólo se habló de esos diez segundos.
El verano pasado en Austria dijo que el día que saliera del Madrid sería siendo campeón, ¿lo ve posible?
Sí, sobre todo ahora que estamos a dos puntos del líder.
¿Por qué el Madrid ha sido tan irregular?
Ha habido mucha presión. El mister ponía un equipo y la prensa presionaba, el mister cambiaba el equipo y el club presionaba. Entrenamos bien, pero llegamos al Bernabéu y...
Todos hablan de miedo escénico. ¿Pero no hay una explicación táctica? Michel Salgado ha dicho que el Madrid no es capaz de mantener la posesión del balón y que se siente más cómodo saliendo a la contra...
Los equipos que vienen al Bernabéu se cierran, se aprovechan de una contra, marcan un gol y ahí se acaba el partido.
¿Le divierte este equipo?
Italia ha ganado el Mundial gracias a un fútbol práctico con el que decidía el partido cuando había que decidirlo. Sin mucho espectáculo. Después de ver todo eso puedo decir que el Madrid hace un fútbol normal, no para divertir al público.
Pero ¿este juego le divierte?
¿Qué equipo hoy divierte al público? El Manchester y el Arsenal, por ejemplo.
Cada país tiene un fútbol diferente. Muchos hablan del Barcelona, de su jogo bonito, pero sólo son tres los jugadores que dan espectáculo: Ronaldinho, Messi y Eto’o. En Inglaterra está Cristiano Ronaldo y en Italia Ronaldo. Son jugadores, no equipos.
Reyes dijo que el equipo cambia cada domingo, ¿cree que este Madrid se define por algo?
Este Madrid cambia mucho porque juega en función del rival, ya que no dependemos sólo de nosotros.
¿Cómo definiría a este Madrid?
El mejor equipo defensivamente hablando.
Viendo los números no se puede decir lo mismo del ataque. No marcaban tan pocos goles desde la temporada 1985-86. ¿A qué lo achaca?
A que cada entrenador tiene su sistema y sus ideas.
Capello dice que juega con tres delanteros...
Reyes, Van Nistelrooy, Higuaín, Guti, Raúl... son cinco.
¿Y cómo es posible que se marquen tan pocos goles?
No vamos a criticar el Madrid, todo depende del rival, que se defiende y presiona mucho. Yo como defensor me siento muy feliz de que nos metan pocos goles.
¿Le ha prohibido alguna vez Capello subir al ataque?
No. Si estoy bien físicamente puedo subir todas las veces que quiera. Me pide que suba cuando tenga el balón por la banda izquierda y que haga la cobertura a los centrales cuando el balón está por la banda derecha.
¿Algún límite?
Subo 40-50 veces por partido. Soy lateral izquierdo y tengo que jugar como tal. Lo mío es totalmente diferente de lo de Michel Salgado, Cafú o Maldini. Por ser bajito y rápido tengo que aprovecharme. Cuando subo tengo la cobertura de un centrocampista o de un central. Está todo muy bien organizado.
¿Mejor organizado que con otros entrenadores?
Muchísimo más.
¿Capello ha cambiado en algo desde su primera etapa?
En nada. Sigue igual, con sus ideas, su personalidad, su carácter. De cara a la gente puede que haya cambiado, no escucha las opiniones de los de fuera. Y los números le dan la razón.
¿Y a nivel de juego?
En 1996 era 1-0, 0-1, 1-2. Sigue igual.
Sí ha tenido muchas dificultades a la hora de gestionar el grupo... ¿Se lo esperaba?
Sí. Pero también hemos vivido situaciones peores con otros entrenadores que no han salido en la prensa. Del Bosque, Camacho y Luxemburgo no vendían tanto.
¿Qué balance hace de esta década?
Con todos los problemas que hubo, yo seguí aquí aguantándolo todo.
Los problemas empezaron hace cuatro temporadas. ¿Los veteranos del vestuario se han parado a buscar una explicación?
Todavía no.
¿Y cuándo piensan hacerlo?
Aquí no hay mucho tiempo para hablar. Lo peor es organizar reuniones para examinar los problemas. Nos hemos limitado a comentar lo que estaba pasando, más que nada porque siendo los veteranos hemos tenido que salir muchas veces para dar la cara.
¿Los jugadores han tenido alguna responsabilidad?
Sí, todos hemos hecho autocrítica. Cada uno es consciente de si está jugando bien o mal. Hay que pensar en el grupo.
¿Y se ha hecho?
Empezamos con Vanderlei y seguimos. Hay buen ambiente.
¿Y por qué se fue Ronaldo entonces?
Porque necesitaba jugar.
¿Y aquí era imposible?
No. La gente piensa que la culpa ha sido de Capello.
Pero en realidad ha sido de los dos. Ronnie sabía que tenía que mejorar y además rápidamente.
Capello lo apretaba por eso: para que se entrenara bien y para que adelgazara n