El Deportivo

Disfrutemos lo nuestro

Campeonato de béisbol de Primera División será atractivo y muy disputado

Martín Ruiz

Aunque se cambiaron los planes iniciales de Feniba, de darle gran apertura a los peloteros jóvenes, los directivos de equipos al final hicieron prevalecer los “intereses del juego” y tanto los peloteros jóvenes como experimentados y veteranos se preparan para una interesante temporada beisbolera.
No hay trabucos, no hay extranjeros, hubo una buena distribución de jugadores, seis equipos bastante equilibrados estarán en competencia a partir del viernes 20 de abril, cuando los finalistas del año pasado, Indígenas de Matagalpa y Tiburones de Granada, se midan en Matagalpa desde las 5:30 de la tarde, media hora antes del duelo Bóer-León en el Estadio Nacional, que serán los principales duelos. Más temprano, Estelí se enfrentará al equipo Zona Norte Chinandega.
Desde el renacimiento de la Liga Profesional, el béisbol de Primera División ha tenido dificultades en los dos últimos torneos, ganados por los Indios del Bóer e Indígenas de Matagalpa. El traslado del San Fernando, León y Chinandega obligó a Feniba a buscar alternativas para su liga, que si bien produjeron campeones, tuvo problemas de organización, los que se espera superar ahora, en que se reincorporó el León y reaparece una representación chinandegana. Y ahí los directivos de equipo han tenido que trabajar arduamente para que haya equidad en la Liga, confiando en que ésta sea bien administrada, ya que ellos son los que le dan vida al béisbol.
La liga será de 45 juegos en temporada regular, con 18 juegos de semifinal y la acostumbrada final de 7 desafíos. Aparentemente son pocos juegos para atacar récords históricos, pero sí se pueden registrar actuaciones destacadas para algún juego y habrá acumulación de marcas que empujarán a los peloteros a presionar por principales registros.
Un ejemplo es Próspero González, el zurdo más jonronero y segundo en cuadrangulares (254). Cuenta con 1,709 hits y necesitaría 63 para alcanzar a Nemesio Porras, quien se retiró con 1,772 imparables, ubicado en el segundo lugar. Próspero tendrá la ventaja de que se habilitó el “baum-bat” y se encontrará mucho pitcheo franco a los que pueda conectarle con facilidad.
No hay que perder de vista a Edgar López, quien tiene 970 hits y está a punto de ingresar al selecto grupo de bateadores un mi hits. Un poco más lejos están Arnoldo Calderón (922) y Reynaldo Padilla (914). Juan Vicente López, que en este momento está “calentándose” en la Serie del Atlántico, necesita un jonrón para llegar a los 100, en tanto Jorge Luis Avellán necesita ocho para ingresar a esa cifra y ser también uno de los bateadores de un mil hits y cien jonrones.
A Norman Cardoze se le presenta la oportunidad de ubicarse en el quinto lugar de los máximos jonroneros. Tiene 175, está a ocho de Nemesio Porras (183) y podría seguir presionando para entrar al grupo de los 200 cuadrangulares.
Marvin Zelaya fue anunciado por el equipo occidental y habrá que ver si consigue los 7 triunfos que le faltan para llegar a 100. Es el único lanzador que podría alcanzar esa cifra, ya que la mayoría de veteranos no pudo “caminar” más.
Sin duda que en pitcheo los ojos siempre serán para Asdrudes Flores, máximo ganador de nuestra pelota (157) y es el jugador activo con las mayores cifras. Incluso, con 68 episodios lanzados puede alcanzar los 2175.1 innings que lanzó Martín Bojorge.
Pero hay un problema con Asdrudes: no figura en las nóminas del equipo Chinandega ni en la de Estelí, que eran los que tenían preferencia para inscribir a peloteros veteranos.En Chinandega están Próspero y Eddy Talavera, Estelí presentó lista con muchos jóvenes. En Matagalpa a Asdrudes le ofrecieron el puesto de entrenador de pitcheo, pero él lo rechazó porque quiere lanzar, pero alguien debe inscribirlo. Los directivos de equipo y Feniba podrían llegar a algún acuerdo para este lanzador, símbolo de nuestro pitcheo, tenga oportunidad de actuar.
Según se maneja, Feniba propone un mecanismo similar al del fútbol, en el que ningún pelotero que sea dado de baja durante el campeonato por algún equipo puede ser inscrito por otro, sino hasta la siguiente liga.
No puede obligarse a un equipo a cargar con algún pelotero que supongamos se lesiona o cae en contradicciones con algún técnico

Las figuras
Sin peloteros extranjeros ni los jugadores firmados por las organizaciones de Grandes Ligas, a primera vista se observa que los equipos favoritos para “darle sabor” a la Liga son el Matagalpa, Granada, Bóer y León, con un poco de presión de Chinandega y Estelí. Entre los jugadores llamados a brillar en la contienda, aparece en primer término el artillero Justo Rivas, Más Valioso de la pasada campaña de Primera División y en la Profesional; estarán los seleccionados Henry Roa, Sandor Guido, Adolfo Matamoros, Norman Cardoze, Jorge Luis Avellán, Aníbal Vega, Marlon Abea, Yasmir García, Edgar López, Esteban Ramírez, Lenín Aragón, Reymundo Leytón, Eddy Talavera, prospectos como Gilton Calderón, Larry Galeano, Iván Marín.
Habrá abundante pitcheo, con Oswaldo Mairena, Más Valioso en la Final Matagalpa-Granada, Julio César Ráudez, que en la Profesional mostró su clase y comanda siempre el pitcheo granadino, Franklin Sánchez destaca nuevamente por Matagalpa junto con Jairo Pineda y Armando Hernández, Olman Rostrán, Norman López, expertos como Donald Calderón y prospectos como Ariel Saldaña. Éste debe ser el año de Juan Pablo López, de gran actuación en 2006. El gran ausente será Aristides Sevilla, quien nuevamente prueba suerte en el béisbol organizado, ahora con los Padres de San Diego.