El Deportivo

Cinco Estrellas, campeón de campeones

A mediados del siglo XX, esta franquicia capitalina estableció un récord difícil de igualar en campeonatos consecutivos obtenidos

Colaboración

En días recientes estuvo sonando en el ámbito beisbolero el posible regreso a la Primera División del equipo Cinco Estrellas, uno de los históricos trabucos que dejó sentado un récord en nuestra pelota amateur, logrando en un período de 14 años diez títulos nacionales, con el récord vigente de seis consecutivos (de 1944 al 49) y otro de cuatro seguidos (de 1951 al 54).
Ese equipo alcanzó los mejores rendimientos y resultados productivos que lo llevaron a la conquista de tantos campeonatos nacionales, que le vale la nominación de campeón de campeones de todos los tiempos de la pelota pinolera.
Durante esta época solamente no pudo coronarse en dos ocasiones: en 1950 cuando los “Pájaros Verdes” del Boricuas le cortaron la racha, y en 1955 cuando se coronó su eterno rival, Indios del Bóer.
Orígenes del equipo
Una vez desaparecido, a finales de la década de los 30, el fuerte equipo General Somoza, el cubano Ramón “Moncho” Méndez, quien llevó a la conquista del título a los militares en 34-35, y que en 1940 le dio a Chinandega su primer campeonato nacional, a inicios de noviembre del 41 recibe las orientaciones del entonces presidente de la Republica, General Anastasio Somoza García, que inicie la organización de un nuevo equipo al que bautizaron con el nombre de Olímpico.
Previo a la inauguración oficial del campeonato de Primera División, Circuito del Pacífico, realizaron tres partidos de fogueo. El primero lo efectuaron en el Estadio Nacional contra el equipo Capitán Somoza, y ganaron 3x2, destacándose un tremendo duelo de pitcheo que ganó Moisés “Mentol” Ortega, quien fue relevado en el noveno por el novato Ramón “Timothy” Arias. Perdió Layman “El Burro” Sinclair. El segundo juego lo ganaron 2x1 al Palic, Pan American Life Insurance Co., dirigido por Demetrio “Memecho” Sánchez. Se repite otro duelo de pitcheo, del que resulta ganador Felipe “El Guajiro” Morales y perdedor Efraín Aburto. El último juego de exhibición lo realizan en el Estadio Quinta Nina, de Chinandega, y caen derrotados por los occidentales 8x6, saliendo victorioso Benjamín López “El Guajiro Cosmapa”, con relevo de Alfredo “Chiquirín” García. Perdió por los “Kakis” Fernando “Samba” Sandoval, con relevo de “Timothy” Arias y Moisés “Mentol” Ortega.
Inauguración del campeonato 1941-42
El campeonato se inauguró el siete de diciembre, cuando el pueblo se preparaba para la tradicional “Gritería”, y los boeristas celebraban la conquista de su título nacional obtenido en junio del 41, bajo la dirección del legendario José A. Meléndez, “El Chino”, derrotando en esa ocasión al equipo Zelaya, representante del litoral Atlántico.
Los equipos se organizaron por circuitos, quedando de la siguiente forma: por Managua, Bóer y Capitán Somoza. Oriente: San Fernando, “Henry Debayle”, Granada y PALIC. Occidente: León “Sinclair”, distribuidor de productos petroleros, Piatt de Ticuantepe, patrocinado por Mr. Piatt, gerente de la Mina La India. En la otra parte del circuito occidental: Chinandega, Olímpico, Downing de Corinto y “Roberto Debayle”, de León.
A inicios del 42, durante el desarrollo del campeonato, el Olímpico cambia su membrete a Cinco Estrellas, en honor al grado militar que ostentaba el jefe director de la G.N., Anastasio Somoza García. Los aficionados bautizaron al nuevo equipo como Guardia Presidencial.
Primeros juegos de los estrellados
Debutan en el estadio Quinta Nina de Chinandega el mismo siete de diciembre de 1941 derrotando a los occidentales 4x1, con pitcheo de Felipe “El Guajiro” Morales, quien sólo permitió dos imparables, el derrotado fue el estelar Benjamín López “El Guajiro Cosmapa”. El 14 del mismo mes debutan en Managua contra el “Roberto Debayle”, considerado el otro equipo más fuerte del campeonato, y caen 3x0 ante los envíos de Francisco “El Zurdo” Dávila, lanzador estelar de los occidentales. Perdió Fernando “Samba” Sandoval, relevado por Felipe “El Guajiro” Morales.
Fundadores del equipo
El equipo a lo largo del período 1941 a 1955 presentó diferentes rosters, caracterizándose por llevar en sus filas a los mejores peloteros de nuestro béisbol, a fin de mantener un club ganador. Entre algunos que debutaron y fundaron el equipo a finales del 41 están el cubano Ramón “Moncho” Méndez (M), Eduardo Green, Fernando “Samba” Sandoval, Moisés “Mentol” Ortega, Ramón “Timothy” Arias, los hermanos Manuel y Wilfredo Navarrete “Los Negros”, Julio “Julión” Hernández, Malespín, Felipe “El Guajiro” Morales, Jorge “El Conejo” Hernández, Gustavo “El Zorro” Castillo, Frank Campbell, Carlos “Pichón” Navas, Stanley Cayasso, Oscar “El Colorado” Alvarado y Jorge Cayasso.
A mediados de enero del 42 surge la figura de Francisco “El Americano” Fletes, quien venía de ser campeón en 1940 con el Chinandega, y en el 41 con los Indios del Bóer. A partir de esa temporada Fletes militó 15 años con el equipo “Kaki”, incluyendo los primeros meses con el equipo profesional del 56.
Entre otros tantos valores que se fueron integrando al equipo “estrellado” en el transcurso de las diferentes temporadas, unos participaron varios años y otros reforzaron o jugaron poco. Llegaron Carlos “Cachiro” Quiroz, Alfredo Fonseca “Rancho Grande”, Miguel “El Gato” Medrano, Samuel “El Lobo” Amador, Eulalio “El Chanchito” Jirón, José “Chepito” Mántica, Domingo” Pipe” Arana, Faustino Mantilla “Pata de Lora”, Alfredo Medina “Medinita”, Manuel “El Zurdo” Mendoza, Julio “Bicicleta” Torres, Ernesto Chamorro “Chamorrito”, Daniel “El Negro” Mena, Félix Sotelo, Nicasio Rueda, Moisés “Momo” Niño Obando, Orlando “Cheqemboy” Largaespada, Mike Omier, Leónidas Santos, Roberto “Cachirulo” Ramírez, Carlos Valdivia, Adolfo “Fito” García, Toribio Chávez, Alejandro “El Toro” Canales, Edmundo “El Guapo” Roberts, Jonathan Robinson, Leonardo Andino, Edgard Garth, Orlando Taylor, Alerton Martín, Marcos Forbes, Kent Taylor, Alberto “Guaracha” Castellón, Ramiro “El Loquito” Noguera, Bayardo Reyes “El Rubio de Nindirí”, Róger “El Nene” Bolaños, Guillermo “El Mosco” Castellón, Gregorio “Manojo” Moraga, Gregorio “Goyito” López, Rosalío “Chalío” Castro, Livinstong Cayasso, Ludwick McKenzie, entre otros.
Cayasso, manager ganador
A través del tiempo y la historia, Stanley Cayasso, nuestro Caballo de Hierro, destacó como un pelotero símbolo de nuestro béisbol, por su disciplina férrea como jugador y entrenador, su rendimiento logrado a nivel nacional e internacional, y fue uno de nuestros atletas que participó en más eventos internacionales defendiendo la bandera patria. Estuvo en series mundiales, juegos panamericanos y C.A. y del Caribe.
En su desempeño como manager del trabuco Cinco Estrellas durante 12 años fue asistido en el cajón de primera por el legendario Carlos “Pichón” Navas. En los primeros dos años (42 y 43) el equipo estuvo bajo la dirección del cubano Ramón “Moncho” Méndez, quien no logró ser campeón. En 1942 y 1943 perdió la final con San Fernando y el “Roberto Debayle”, de León, y terminó trasladándose a residir a Costa Rica. En la temporada del 44 surge la figura de Cayasso debutando como manager. Patentiza su marca como dirigente de primera clase. Trabajó con la franquicia 12 años, en los cuales conquistó 10 campeonatos nacionales de Primera División, perdiendo solamente dos. En este tiempo dejó sentado un récord, al conquistar seis campeonatos consecutivos (1944 al 49) y después cuatro más (1951 al 54). Estos resultados registrados por la historia de nuestro béisbol demuestran el récord que nos legó como manager de alto rendimiento Stanley Cayasso G., quien además dirigió a los “Militares” en los primeros meses del primer campeonato profesional del 56, y posteriormente se convirtió el coach permanente del equipo durante las once temporadas que duró la pelota profesional en Nicaragua en su primera etapa.
Resultados en la Profesional
Con la llegada del béisbol profesional a Nicaragua en 1956, el equipo Cinco Estrellas conforma un buen roster, combinando nacionales y extranjeros, principalmente cubanos. Se encontraban en primer lugar de la tabla de posiciones cuando el torneo se declaró desierto por las autoridades de la Liga a causa de los sucesos acaecidos el 21 de septiembre en la ciudad de León. Su balance era de 52-26 y dos empates, en 80 juegos, para average de .667.
En la VIII temporada (1963-64) conquista su primer título profesional, bajo la dirección del cubano Wilfredo Calviño, venciendo al Oriental de Granada; y en febrero del 64 gana la Serie Interamericana celebrada en nuestro país, derrotando en la final a los borinqueños Senadores de San Juan, que vinieron encabezados por el astro Roberto Clemente. Integraron el Cinco Estrellas, entre otros, Don Eaddy, Pastor Canales, Rigo Mena, José “El Toro” Avellán, Huey Howden, Ossie Álvarez, Arturito López, Curts Roberts, Argelio “La Bruja” Córdova, Manuel A. Díaz “Copa” Castillo, Evelio Hernández, Duncan Campbell, Enrique Izquierdo y Willie Hooker.
Conquistan su segundo título profesional dirigidos por Julio “Jiquí” Moreno, derrotando a los Indios del Bóer en la última temporada del béisbol profesional (1966-67)
Regreso al béisbol amateur
Durante el periodo de la Liga Profesional (56-67) los aficionados estaban cautivados por el espectáculo que brindaba la pelota rentada. Al margen de esta realidad, la pelota amateur de primer nivel estuvo silenciada a pesar de los esfuerzos de la CNND y la naciente Feniba (1958), que organizaban anualmente los campeonatos de béisbol de Primera División. Una vez desaparecido el béisbol profesional, se produce paulatinamente un auge del béisbol amateur. En 1970 la Feniba continúa al frente de estos eventos y ese año regresa nuevamente el equipo Cinco Estrellas, conformando su primer roster, entre otros, los siguientes peloteros: Leoncio Martínez, Róger Guillén “Camioncito”, Rafael “El Capi” Obando, Julio Mairena, Valeriano Mairena, Fred Brautighan, Noel “El Chivo” Medina, Henry Whittigham, Segundo Marenco, Leonel Sáenz, Armando Ballesteros, Germán Reyes, Delroy Budier, Clover McClover, Álvaro Dávila, Mario Chavarría, Miguel Ramírez, Eduardo Garay y Alfredo Velásquez, dirigidos por el cubano Silvio Castellanos.
En este período el Cinco Estrellas participó hasta 1979, año en que se suspendió el campeonato por la situación político-militar que atravesaba el pueblo.
En 1973 se produce la división del béisbol superior. Surge la Liga “Esperanza y Reconstrucción” tutelada por Coniba, adversa a la liga “Roberto Clemente” de Feniba. Esta escisión duró cinco años (1973-1977), dándose la reunificándose en 1978.
En 1975, en la liga “Esperanza y Reconstrucción”, el Cinco Estrellas conquista su único y último campeonato de béisbol superior, derrotando en cinco juegos en la final (4-1) a los Mets de León, dirigidos por el doctor Oscar Larios Moreno. Integraron este equipo Calvin Byron (M), Julio y Valeriano Mairena, Sergio García, Rafael “El Capi” Obando, Roberto Mayorga, Domingo Falcon (refuerzo llegado de la UCA), Salvador Gutiérrez, Juan Delgadillo, Luis Solís, Rodolfo “Rudi” Mora, Manuel Ortiz, Juan J. Munguía, Oswaldo West “El Negrito del Batey”, y Luis León Poveda, que resultó el héroe de la final al derrotar a sus coterráneos por blanqueada de 1x0.
En esa temporada participaron los equipos Cinco Estrellas, Mets, Caminos, Matagalpa, Chinandega, UCA y Granada. Este año, curiosamente y por esas coincidencias de la vida, Managua conquistó dos títulos de Primera División, ya que los Búfalos del Bóer de la liga “Roberto Clemente”, dirigidos por el recordado Octavio “El Loquillo” Abea, derrotaron en la final en cinco juegos (4-1) al fuerte equipo de Estelí, dirigido por Manuel A. Díaz “Copa” Castillo.
El último intento del Cinco Estrellas por lograr un título de primer nivel fue en 1979, ya con el béisbol unificado. Lideraba la tabla de posiciones y el campeonato se declaró desierto por las causas y motivos conocidos por nuestro pueblo.