El Deportivo

No hubo milagro


No hubo milagro

Luis Martín
Liverpool / El País

Los jugadores del Barça pasaron el martes por vez primera a las 19:11 bajo el cartel que mandó colgar Bill Shankly, un cuadro en el que pudieron leer: This is Anfield. Con Víctor Valdés encabezando la fila, titulares y suplentes subieron los 14 escalones que llevan hasta el terreno de juego y, al pisar el césped del estadio más emblemático de Inglaterra, descubrieron que, evidentemente, eso era Anfield. Y lo volvieron a confirmar tres horas después cuando se despedían de la Champions y del sueño de conservar la corona europea. Anfield volvió a ser una fiesta del fútbol en el césped y la grada hasta el punto de que los hinchas reds despidieron a los azulgrana con gritos de ‘¡Barça, Barça!’.
Los 1,600 aficionados llegados desde Barcelona respondieron al emotivo gesto con gritos de ‘¡Liverpool, Liverpool!’. Fue una fiesta del fútbol y de la deportividad. El único consuelo que le quedó al Barça. ‘Para cualquier espectador neutral ha sido un partido muy atractivo’, acertó a decir Frank Rijkaard, el técnico azulgrana, afectado por la derrota. Apesadumbrado, el holandés reconoció que el Liverpool había jugado a gran nivel. Incluso, a regañadientes y casi cuchicheando, admitió que el Barça se vio desbordado: ‘El equipo ha dado la cara y se ha dejado en el campo todo hasta el final. Es difícil vencer en este ambiente. Hay que felicitar al Liverpool. Ha jugado muy fuerte, directo, con la mentalidad adecuada’.
A la defensiva, Rijkaard también quiso enaltecer el trabajo del Barça, como recordando la dificultad que entraña ganar en un estadio que en este curso sólo ha visto dos derrotas: ante el Arsenal (Copa de la Liga inglesa) y el Manchester United (Premier League). ‘Quizá hemos ganado con un poco de suerte. Pero durante varias fases hemos manejado la pelota. El problema es que para llegar a su portería tenía que funcionar todo en el equipo. El Liverpool ha jugado muy organizado’, convino con resignación Rijkaard. Y entonces cambió de registro. Talvez quiso espolear a sus jugadores con la intención de que no repitan el bajón que sufrieron tras perder el Mundialito en Japón: ‘No es el momento para hablar de esto. Hay que aceptar la derrota y pensar que hemos sido capaces de ganar en Anfield’.
Ronaldinho no olvidará fácilmente los últimos cuatro días. En Sevilla falló un penalti y el martes, en su única acción de mérito estrelló el balón en un poste. ‘Infelizmente no ha sido lo que esperábamos. Pero hay que levantar la cabeza porque no tenemos tiempo para estar tristes. El Liverpool ha jugado muy bien tácticamente’. Cabizbajo, Deco, el centrocampista portugués, se contradijo: ‘No creo que esta derrota nos afecte porque tenemos la responsabilidad de ganar la Liga. Pero estamos tocados porque era una eliminatoria que podíamos ganar. La tiramos en casa’.
Gudjohnsen, nada querido en Anfield por su pasado en el Chelsea, no marcaba desde diciembre, cuando atinó ante el Werder Bremen. Su gol fue un triste consuelo. ‘Siempre es especial jugar aquí, pero para mí no porque quería pasar la eliminatoria y hemos perdido. Los goles dan confianza, pero no estoy feliz. Era muy difícil darle la vuelta a la eliminatoria porque la perdimos en el Camp Nou. Ya hemos hecho bastante con ganar en un campo tan difícil’, dijo el islandés. Iniesta secundó esa teoría: ‘El Liverpool es un equipo muy organizado y fuerte que nos ha complicado todo mucho y no nos ha dejado jugar’. Y en las antípodas se situó Messi: ‘Lo hemos intentado, pero no se ha logrado.

RAUL

“Esta temporada han pasado cosas extrañas”

Madrid / EFE
Raúl, capitán del Real Madrid, ha reconocido unas horas después de la eliminación de la Liga de Campeones ante el Bayern de Múnich, que “esta temporada han pasado cosas extrañas”, y ha invitado a los dirigentes del club a una reflexión a final de temporada. “Esta temporada han pasado cosas extrañas y para eso están los máximos responsables. Para mí es mejor hacer la reflexión a final de temporada, aunque cuando las cosas no van bien a veces hay cambios”, ha asegurado analizando un posible cese del técnico Fabio Capello.
Raúl ha reconocido que no percibe en los mensajes que recibe del club que la directiva tenga la intención de realizar una limpia del vestuario y aseguró que sería un error hacer un gran cambio de jugadores en la plantilla. “Cuando las cosas no salen bien no se cumplen los objetivos, pero en esta temporada han sido doce los jugadores que se han marchado y no creo que sea positivo cambiar muchos jugadores. Hay buena plantilla, sabemos que pueden venir jugadores que enriquezcan y que otros se marcharán. Es la ley del fútbol y a todos nos puede tocar”, ha señalado.
Reflexionando sobre la eliminación europea ante el Bayern de Múnich, el capitán madridista ha admitido, sin querer polemizar con la apuesta de Capello, que la entrada de Guti cambió al Real Madrid y tuvieron oportunidades para avanzar de ronda. “Cada vez que el entrenador hace un once es pensando que es bueno para el equipo. A los diez segundos se nos puso todo en contra y desde que salió Guti fue otro partido, el equipo reaccionó y durante muchos minutos manejamos el partido y pudimos pasar la eliminatoria. El entrenador es el responsable de hacer las alineaciones”, ha apuntado.
Aunque en el momento de repartir culpas Raúl ha situado en el primer lugar a los jugadores. “Nosotros hemos tenido siempre nuestra parte de responsabilidad. La situación que estamos viviendo no es fácil, hay muchas cosas que no se han hecho bien”. Todos somos culpables y los jugadores los primeros, porque somos los que saltamos al terreno de juego. Nuestro rendimiento a lo largo de la temporada no ha sido bueno, el equipo ha luchado pero hemos dado una imagen que no corresponde a este club”, ha admitido.