El Deportivo

“No busco dinero, sino la oportunidad”

Aristides Sevilla retorna al béisbol organizado, con los Padres de San Diego

Carlos Alfaro

Cuando Devern Hansack regresó al país tras su espectacular debut en las Grandes Ligas uno de los que lo recibió fue el leonés Aristides Sevilla. Existía un sentimiento compartido, en el que Aristides tenía el presentimiento de que él, a como Devern, podría recibir una segunda oportunidad para volver al béisbol organizado.
Y sucedió…
Si había un jugador del que todos, de manera general, opinaban que merecía regresar al béisbol organizado, ése era Aristides Sevilla.
Luego de un fuerte trabajo de su representante Evelio Areas Junior y de su amigo en Nicaragua, Hubert Silva, el sueño de muchos, pero especialmente del lanzador derecho, se ha vuelto una realidad.
Sevilla fue fichado el sábado por los Padres de San Diego, organización que se ha mostrado impactado por las estadísticas del nicaragüense, y por ello hasta lo han asignado a lanzar en la categoría Doble-A.
Aristides tuvo antes el chance de llegar a Grandes Ligas con los Yanquis de Nueva York, pero esa posibilidad se esfumó cuando por confusión de pesos y centavos decidió abandonar esa organización, manifestando: “Me robaron”.
Ahora va a su segundo chance. No hay nada negativo en él, sólo positivismo. Su entusiasmo contagia hasta a los que tiene a la par.
“Me ha llegado la segunda oportunidad, debido a los buenos trabajos que logré realizar en la Liga Profesional”, dijo. “Me siento feliz pese a que mi firma no me generó nada grandioso económico. De hecho, eso no me importa, lo que me interesa es el segundo chance”.
¿Cuál fue el primer paso que lograste para que al final fueras firmado?
“El primer paso fue hacer que los Yanquis me dieran la libertad de manera total. O sea, yo ya no estaba con la organización de los Yanquis, pero ellos no me habían botado. Estaba yo bloqueado por ellos, porque sin el “release” otra organización no podía observarme”.
¿Cómo se fijó en vos San Diego, una organización que no tenía mucha influencia en nuestra pelota?
“Mi agente Evelio Areas y mi amigo Hubert Silva fueron los que me consiguieron el contacto con ellos. Les presentaron mis estadísticas y ahora voy por mi segunda oportunidad”.
¿A qué categoría te han dicho que irías?
“Ellos me han dicho que voy a la categoría Doble-A y eso me motiva bastante, porque sé que hay jugadores que desde ahí saltan para el big-show”.
¿Qué nivel de juego considerás que tenés ahorita?
“No me he puesto mucho a pensar en eso. Lo que sí está en mi mente es que si me meten en clase –A, Doble-A o Triple-A o en Grandes Ligas yo tengo que rendir al máximo”.
¿Pero sin dudas que hoy, a pesar de tener varios años fuera del béisbol organizado, te sentís más pitcher que antes?
“La experiencia que he acumulado en la Liga Profesional, con la Selección Nacional y en la Primera División es mayor que cuando firmé con los Yanquis. Yo me siento muy pensante y maduro. Además, en aquel momento sólo tenía 20 años, ahora tengo 24 y me siento mejor que antes”.
¿Con los Yanquis de Nueva York, a que categoría llegaste?
“Llegué a nivel Clase-A Fuerte. Todo fue rápido con ellos, y en medio de malas cuentas que me dieron con el dinero de la firma y que los responsables siempre se hicieron los locos debo decir que aprendí bastante con ellos”.
¿Cuánto perdiste con ellos?
“Los Yanquis me firmaron por 30 mil dólares, pero a mí sólo me dieron 7 mil y se perdieron 23 mil. Yo ya sé quién se me robó el dinero, porque a mi agente le dieron los nombres de los que se aprovecharon de mí. Pero eso es parte del pasado. Ahora estoy enfocado plenamente en el segundo chance que me da San Diego”.
¿Cuánto te están dando los Padres?
“Aunque no lo creás, no me dieron mucho, pero a como te dije anteriormente, no busco dinero, sino la oportunidad, y con ello me siento feliz”, concluyó el derecho metropolitano, pitcher de cabecera del León y de la Selección Nacional de béisbol.