El Deportivo

¿Quién será el próximo campeón mundial?

Nicaragua se ha quedado sin campeones

Xavier Araquistain

Eduardo “Ratón” Mojica fue quien despuntó enfrentando y venciendo a un campeón mundial, Chartchai Chionoi, aunque lamentablemente la pelea fue sin el título de por medio. William Martínez fue el primer nica en disputar una corona ante Ricardo Arredondo, pero fracasó. Alexis Argüello falló en su primer intento ante Ernesto Marcel, pero fue el primero en conquistar una corona, ante Rubén Olivares, y después sumó dos más ante Alfredo Escalera y Jim Watt, y es nuestra máxima figura.
Eddy Gazo le dio su día especial a Nicaragua derrotando en el Estadio Somoza al argentino Miguel Ángel Castellini y se coronó campeón mundial de las 154 libras AMB y la defendió tres veces. Luego del impase de la guerra y de la prohibición del boxeo rentado en la década de los años 80, Rosendo Álvarez hizo historia ganando como visitante en Tailandia la diadema de las 105 libras ante Chana Porpaoin.
El turno luego fue para Adonis Rivas al vencer al azteca Diego Morales por la corona OMB de las 115 libras y más adelante sumaría la de los Moscas (112 libras) del mismo organismo. Ricardo Mayorga fue el quinto campeón mundial coronándose ante guyanés Andrew Lewis, después fue Luis Pérez (primer campeón mundial nica zurdo) ante Félix Machado y la producción de siete campeones mundiales la cierra Eduardo Ray Márquez con su efímero reinado de 36 días, luego que noqueara a Jorge Mata por la corona 105 OMB.
Cuatro campeones al mismo tiempo
Rosendo, con su segunda corona en 2001, Mayorga con la primera en 2002, más Luis Pérez en enero de 2003 y Ray Márquez en marzo de 2003, le permitieron a Nicaragua tener a cuatro campeones mundiales al mismo tiempo, empatando un récord de Panamá que los tuvo en 1972.
Ahora nos hemos quedado sin nada. Rosendo, quien perdió sus dos primeras coronas en la báscula, perdió nuevamente en la báscula la oportunidad de conquistar una tercera corona. Mayorga fue noqueado por De la Hoya, antes Márquez había entregado su corona ante Iván Calderón y recientemente Luis Pérez perdió en la báscula la corona 115 libras de la FIB.
¿Quién será el próximo campeón?
Luis Pérez, con récord de 24 ganadas, 15 por nocaut y una sola derrota, podría ser el próximo campeón mundial si se disciplina y entrena a como Dios manda. Pero creo personalmente que Luis Pérez al hablar de las 118 o de las 122 libras no está siendo sincero, pues hasta para dar esos dos pesos ha tenido problemas en sus últimas preparaciones. Lo claro es que sabiendo sus problemas de peso, que se quede de una vez en las 126 libras (peso Pluma) y se mantenga entrenando, ya que por su estatura no desentonaría en esa división.
Pero cuando digo que se convierta en Pluma no es antojadizo, sino que Pérez debe decidirse a ser un profesional responsable. En las 118 y 122 tiene muy buenos chances, pero a él le cuesta dar esos pesos. La prueba es que cuando debió bajar a 115 con costo llegó a 122 y muy exprimido. Recién le dijo al profesor Ray Mendoza que quiere seguir su carrera en las 118 libras, pero que se discipline, que deje de desvelarse, cuide su alimentación y su salud. Que recuerde que ya no es un cipote.
“Chocolatito”, la figura
Si me piden mi opinión sobre quién de los nuevos puede llegar a ser campeón mundial, no dudaría en señalar, y por encima de René “El Chirizo” González, que Román “Chocolate” González es el más prometedor peleador del momento. Juventud (19 años), gran experiencia en el boxeo aficionado, buen nivel de boxeo, aplicado y debe mejorar aún más con su entrenador Gustavo Herrera; tiene rápidez en sus manos y en su ataque (combinaciones de tres, cuatro o cinco golpes), buen manejo de su mano izquierda con gancho al hígado y cruzando arriba, muy buena pegada para su peso y en lo que debe trabajar más, es en pasar golpes y no exponerse cuando un rival le sale respondón.
Es un 108 natural que no debe subirse más allá de las 112 libras, pues sus posibilidades disminuirían. Sería un campeón con éxito, pero hay que invertir en él. Hay quienes dicen que ven en él a Alexis Argüello, pero yo les digo que no nos desesperemos por encontrar a otro Argüello. Alexis nació con poder y pasó por muchas manos de entrenadores para llegar a ser la figura que fue. “Chocolatito” (11-0, 11KO) tiene lo suyo, su pulimiento debe ser tarea de sus apoderados para verlo coronarse lo más pronto posible.
“El Chirizo” necesita más enseñanzas
René “El Chirizo” González impresionó en su despegue de carrera por cuanto nocauts propinaba, pero una vez que sus rivales han sido más exigentes, sus debilidades han aflorado. Fue enviado a Panamá para su pelea con “El Toro” Benavides, y aunque muchos criticaron que en un mes no se aprende mucho, hizo la pelea correcta. En Panamá lo entrenó Rigoberto Garibaldi, quien tiene la ventaja de haber sido boxeador. Los entrenadores nicas de González son muy limitados, y para muestra un botón, que su apoderado lo mandó a Panamá para la pelea con Benavides.
Particularmente creo que René González (14-0, 10 KO) debería hacer un buen esfuerzo por bajar a la categoría Pluma (126 libras) en donde su pegada aumentaría, y menciono lo de bajar de peso porque creo que es un peleador muy disciplinado y lo puede conseguir. René, a sus 23 años, muestra una excelente combatividad, en raras ocasiones baja el ritmo del combate, le gusta ser agresivo y eso es bueno, pero también deben enseñarle que un fuerte golpeo a los bajos va minando a los rivales y preparando el escenario para un futuro ataque a la cabeza. En categoría de 130 libras estará encontrando con mucha frecuencia a rivales de mayor estatura y alcance que él. Necesita ondular más para pasar golpes y atacar, buscar más flexibilidad en su cintura y ensayar más combinaciones de tres o más golpes. Es un diamante que hay que pulirlo, le falta malicia y aprender algunas “mañas” a la hora del clinch, porque en el boxeo no se puede ser tan ingenuo y creer que siempre le van a jugar limpio. Esto lo digo por el último rival que le trajeron, quien lo terminó enredando con tantas mañas.
Nerys y Palacios sin avanzar
Siempre he creído firmemente en las habilidades de Nerys Espinoza y Juan Palacios, pero también debo decir que no han mostrado avances en sus últimos combates. Palacios (22-2, 17 KO) de 26 años, ha ganado sin convencer sus últimas peleas y por ahí me soplaron que ha caído en indisciplinas y que no se está dedicando a entrenar como antes. Nerys, de 25 años (17-4, 14 KO), ha sufrido dos reveses en sus últimas cuatro peleas, pero lo preocupante es que se está olvidando de usar el importante jab y todo lo quiere definir con la potencia de su mano derecha.
Ambos son buenos elementos y desde hace rato han sido ranqueados, pero la inactividad y lo espaciado de sus combates los están desmotivando. Creo que Nicaragua tiene en ellos a dos grandes candidatos a ganar una corona en las categorías menores. Juan Palacios debe hacer todo intento de permanecer en las 105 libras, porque las puede hacer, y Nerys –-que también podría hacer un esfuerzo grande para llegar al peso Paja–- no debe subirse de las 108 libras.
Ambos necesitan estar motivados y ahora que tienen nuevos apoderados deben volver a los primeros planos si son bien llevados. Una revancha de Palacios con “El Jaguar” José Antonio Aguirre se rumora y para Nerys debe buscar cómo ser el heredero de Roberto “La Araña” Vásquez, quien le ganó con 20 libras más de peso que él.
Benavides y McField
Santos “El Toro” Benavides (11-1, 10 KO) fue superado por René González para perder su invicto, y una mano poderosa lo salvó de una derrota segura por decisión ante José “QJ” Alfaro, cuando lo noqueó a última hora. Una derrota no es para morirse, pero Santos debe mejorar su estilo pobre de boxeo. Para conectar se expone mucho y resulta muy golpeado, y cuando se le mueven, le crean serios problemas.
Benavides es fuerte y pega duro con la mano izquierda, pero no se debe obsesionar en acabar todo de un solo golpe. El boxeo se debe practicar con habilidades e inteligencia, de lo que deben estar conscientes Benavides y su entrenador. Mejorándole su boxeo, que tire jabs, one-two, cruzados con ambas manos, no sólo apelar a los bombazos de su mano izquierda, Santos podría evolucionar. Tiene el divino poder que lo puede sacar a flote en cualquier momento, pero no sólo con poder se sobrevive en el boxeo. Una revancha contra “QJ” Alfaro se impone, ojalá la veamos pronto.
Ronnie McField (10-1, 1, 7 KO) es un buen elemento de la nueva camada de boxeadores. Es ágil, boxea bien, brazos largos, velocidad de piernas para desplazarse, le gusta entrenar y lo disfruta que es muy importante, tiene material para llegar lejos si se lo propone. Cambió de entrenador y ahora está bajo la dirección de Gustavo Herrera, pues en boxeo es básico que los buenos entrenadores salen de ex–boxeadores, y Herrera ha sido uno de los más grandes estilistas del boxeo aficionado, quien sin temor a equivocarme, de haber sido profesional debió haber llegado a campeón mundial con todo el material que dispuso.
McField es otro que podría ensayar a bajar de categoría, pues en Pluma luciría mucho más rápido, siempre y cuando se adapte a ese peso. En 130 libras su pegada es mejor soportada por sus rivales, y eso se vio el sábado, cuando empató con Gonzalo Munguía. Es un boxeador a destacar y no debemos perderlo de vista.
“Pastelito” y “El Halconcito”
Dos muchachitos que deben dar de qué hablar al cabo de uno o dos años son Bismarck “Pastelito” Alfaro, quien pelea en las 118 libras, pero que bien podría bajar a 115, y Julio “Halconcito Jr.” Buitrago, hijo del otrora peso Mosca, Mauricio “Halconcito” Buitrago y sobrino de Pablo Emilio “Kid Clay” Buitrago.
Alfaro (7-1, 4 KO) es una joven promesa que este año debe graduarse como una de las atracciones de las veladas locales. Es valiente, brioso, le gusta el fajo y nunca se amilana, necesita trabajar duro en afinar sus ataques y ponerle mente a fortalecer su defensa. “El Halconcito” (6-2, 2 KO) transmite mucha energía boxística al verlo pelear, es sin duda un gallito de pelea que le gusta y disfruta con los intercambios de golpes constantemente. Su entrega al gimnasio debe rendirle buenos frutos y debe darle la importancia necesaria a la defensa que muchas veces luce vulnerable.
Otros elementos de futuro
Rossemberg Gómez (9-0, 6 KO) en las 140 libras, Matías García (11-1, 11 KO) en las 126, Eusebio Osejo (13-5-1, 6 KO) en las 122, Daniel Díaz (10-2, 9 KO) en las 118 y Marlon “Rocky” Aguilar (9-2, 7 KO) en las 130 libras, Álvaro Pérez (12-1-1, 8 KO) y Sergio Gómez (12-3, 9 KO) son muchachos parte del futuro del boxeo profesional de nuestro país.
De ellos hay que decir que se han venido abriendo paso a la fuerza en nuestro medio y que a base más de agallas y determinación han incursionado en este difícil deporte. Lo único que necesitan es tener apoderados responsables que velen por ellos a cambio de la entrega en los gimnasios y que la Comisión de Boxeo Profesional se convierta en la entidad que respalde a los boxeadores y no en enemiga de ellos, pues ha quedado claro que Conibop hala más por el lado de los apoderados que de los mismos peleadores, quienes al final son los que generan el espectáculo.
Así, en medio de una constante actividad boxeril, que ha comenzado a proliferar en el país con la competencia de promotoras que apoyadas por patrocinadores, se han comenzado a promover veladas boxísticas con alguna regularidad que viene a favor del desarrollo del boxeo nacional.
¿Quién será el próximo nica campeón mundial de boxeo? El tiempo tiene nuevamente la palabra, pero en lo particular me apunto a Román “Chocolate” González por sus posibilidades en la categoría Minimosca.