El Deportivo

Capello: “Nos ha entrado miedo”

El técnico madridista coincide con Hitzfeld en que los cambios del Bayern fueron decisivos

El País / Madrid

A Fabio Capello le gusta utilizar las metáforas. Y también dejar las cosas claras desde el principio. El martes compareció en la rueda de prensa afirmando, con su habitual tono seco, que no contestaría a ninguna pregunta sobre su futuro ni tampoco sobre el pasado reciente. Es decir, sobre si era verdad que el día anterior al encuentro ante el Bayern había presentado su dimisión. “Quiero hablar sólo del partido. Cada día pasa algo con Capello. Así que hablemos de otros temas”, espetó.
Y fue lo que hizo. Hablar del partido. El técnico italiano descartó que el bajo rendimiento del Madrid en la segunda parte dependiera del desgaste físico. “Creo que el Bayern ha hecho tres cambios importantes que han marcado las diferencias”, analizó, reconociendo que la entrada de Pizarro causó al Madrid “muchos problemas”. “Nosotros hemos tenido tres contras, pero hemos fallado el último pase y ellos han empezado a apretar mucho. Se han dejado el corazón”, matizó.
De metáfora en metáfora, Capello intentó explicar por qué el Madrid no consiguió salir del Bernabéu con un solo gol en contra para preparar el partido de vuelta con más tranquilidad. “Cuando uno va ganando por 3-1 en casa, siempre le entra un poco de miedo”, aseguró. “Es un miedo sicológico. No sé cómo explicarlo, pero durante toda la temporada el equipo siempre ha jugado mejor la segunda parte que la primera. Hoy ha sido al revés. Eso se explica por el miedo”, sostuvo.
¿Miedo a qué, si el resultado era favorable?, le preguntaron. “Sólo el que haya sido jugador lo puede entender”, contestó Capello, quien recurrió a otra metáfora para aclarar su teoría: “Nos está costando marcar en nuestro estadio. Es como el tenista que tiene la pelota del match-point y siente que su brazo empieza a temblar”.
A Capello le gustó “la seriedad” mostrada por su equipo en el campo y la actitud de Beckham, hasta hace pocas semanas obligado por el propio técnico a ver los partidos sentado en el palco o desde su casa. “Desde su regreso, está jugando muy bien”, dijo. Beckham sustituyó a Emerson, el gregario aplicado de Capello en el centro del campo. El brasileño, titular indiscutible durante toda la temporada, se sentó en el banquillo en el partido más importante del Madrid. “Decidí poner esa alineación pensando en el rival”, contestó con sequedad el italiano.
Para reafirmar su poder de decisión en las alineaciones, Capello descartó que el once del martes --volvió Higuaín tras cuatro partidos en el banquillo-- fuera “consensuado” con el presidente y la dirección deportiva. “No he hablado con Calderón. Mijatovic y Baldini nunca meten las narices en las alineaciones. Nadie lo ha hecho nunca”, enfatizó; “es más, si me dicen que hay que poner a éste o a ése, fijo que no lo pongo”.
Ottmar Hitzfeld, el entrenador del Bayern, llegó al Bernabéu casi con la misma presión que sufrió Capello. Y compartió el análisis del partido que hizo éste: “Los cambios en la segunda parte han transformado a mi equipo. Hemos jugado con más dinamismo. Marcar el segundo gol era sólo cuestión de tiempo”.