El Deportivo

Equipos quedaron en deuda


Carlos Alfaro

Culminó la Serie “Amistosa” entre los equipos campeones del béisbol profesional de Nicaragua y Colombia, Bóer y Tigres de Cartagena, y por lo mostrado por ambos clubes en el terreno no merecen estar en una Serie del Caribe, que era lo que motivó a los organizadores a montar este tope.
Los Tigres de Cartagena, campeones de la pelota profesional colombiana, ganaron la serie 2-1, sin embargo, era perceptible que no eran mejor equipo que el Bóer.
“Uno ve el nivel de ellos (Tigres), cuando se ponchan mucho con lanzamientos muy divorciados de la zona. Las derrotas sufridas por el equipo no reflejan en realidad la calidad del conjunto del Bóer”, dijo el manager de los nicas, Noel Areas.
Los capitalinos sucumbieron el primer juego 4x3 siendo víctimas de un vuelacercas de Carlos Villalobos en el noveno inning, y en el segundo encuentro perdieron 6x3, sobresaliendo un jonrón de Ismael Castro con dos abordo.
Cuando estaban a punto de ser barridos, Aristides Sevilla apareció en el tercer desafío, atando a la ofensiva colombiana limitándolos a una carrera en siete entradas.
Colombia no convenció pese a ganar dos de tres desafíos para ser considerado como potencial conjunto en la Serie del Caribe. El Bóer, perdiendo el “amistoso”, tampoco merece estar ahí, si nos apegamos a lo que fue la serie porque lucieron muy inferiores de lo que son.
“Consideramos que fue una ‘serie relámpago’ para determinar quién es mejor o no. Creo que fue una buena iniciativa y si seguimos con esto estaremos más cerca de llegar a nuestro objetivo que es la Serie del Caribe”, manifestó Edicson Rentería, Presidente de la Liga Profesional Colombiana. A esta Serie no asistieron algunos funcionarios de la Confederación del Caribe que estaban previsto a llegar, según lo había informado Enrique Gasteazoro, Presidente de la LNBP.
Vale más que no hayan asistido, porque lo realizado en el terreno por el Bóer merece un rotundo “no” a la Serie del Caribe. Lo mismo hubiese ocurrido con el equipo Tigres de Cartagena, ya que no convencieron.
El Bóer tuvo una semana muy agitada entre invitaciones y todavía celebraciones por el campeonato logrado ante el equipo de León en la tercera edición de la Liga Profesional nicaragüense.
“Los muchachos noche tras noche fueron a lugares invitados a celebrar la victoria en la gran Final de la Liga Profesional. Eso influyó bastante para que no estuvieran al cien por ciento de condiciones”, dijo uno de los coaches del Bóer.
También hay que sumar alguna inconformidad en jugadores, especialmente en extranjeros, por incumplimiento de promesas de la directiva, según se conoció en el último desafío.
“Todos esos factores incidieron para que el Bóer que miramos en el terreno ante Cartagena, no fuera el que tuvimos ante León”, dijo uno de los jugadores, que prefirierón el anonimato.
El Bóer estuvo, sin exageración, quizás a un cincuenta por ciento de su calidad habitual. “Considero que no fue el momento adecuado para realizar la Serie”, dijo el manager Areas. “Los chicos no entendieron el significado de esto y con mucha razón celebraban a lo grande el triunfo ante León”, añadió.
Ayer todos los jugadores extranjeros estaban previstos a marcharse del país, y si hubo algo cierto en la Serie ante los Tigres de Cartagena es que ninguno de ellos (los extranjeros) querían seguir jugando béisbol, y por ahí se dio el gran bajón de calidad que tuvo el Bóer.