El Deportivo

Bone: “Vino lo mejor de América”


Xavier Araquistain

Durante el evento de billar se dieron cita como espectadores muchos de los grandes jugadores de Nicaragua, y claro, no podía faltar la presencia del Dr. Arturo Bone, quien ha sido la figura cumbre de la especialidad de carambolas en nuestro país por sus múltiples campeonatos obtenidos, así como su gran experiencia internacional, jugador que se ha paseado por el mundo jugando con los más connotados de su época y quien vivió por mucho tiempo en México (su segunda patria) en donde siguió siendo figura, habiendo logrado la conquista del campeonato mundial en 1977.
“Nicaragua como país está logrando ser sede de uno de los torneos más importantes de billar de América”, fue su primera frase al ser abordado por EL DEPORTIVO de EL NUEVO DIARIO, y continuó: “Me siento honrado y quisiera agradecer al presidente de la federación Humberto Cuadra y a Carlos Rivera por permitirnos ser testigos de un torneo de tan alta calidad”.
“Vino lo mejor de América. Hablar de Luis Aveiga de Ecuador, Rodolfo Covarrubias y Luis Miguel Avila es hablar de ranqueados mundiales, quienes merecen nuestro respeto por su talento billarístico. Este Panamericano en nuestro país no se puede ver más que con éxito y con el gusto de ver el mejor billar de América”, acotó.
“Vimos la eliminación de un gran equipo mexicano a manos de Costa Rica, que con toda seguridad es un equipo de los llamados chicos y dieron la gran sorpresa. Por otra parte, el montaje del evento estuvo acorde con la calidad de los jugadores, pues se realizó en un escenario de primera calidad que ayudó mucho al evento”, aseveró.
Jugadores nicas
Al preguntarle al doctor Bone Zapata sobre los jugadores nicas dijo: “Después de tantos años de ayuno y oscurantismo hemos visto un buen papel de nuestros jugadores que lograron hacer la pelea a los grandes. No teníamos las armas para ganar, pero lucharon. El equipo principal de Nicaragua, Taylor y Arana, es un equipo peligroso que podía dar sorpresas”.
Respecto al promedio de los actuales billaristas, señaló: “No hay duda de que falta calidad billarística, pues de pronto un jugador que consiga un promedio alto en una mesa y después en el siguiente baje el rendimiento, yo se lo atribuyo a que todavía no se tiene la calidad billarística, falta de atributos y conocimientos para mantener un promedio. Jugador que no sostiene un promedio no es un jugador constante. El promedio de nuestros jugadores es muy bajo respecto al promedio de jugadores de América”.
Sobre los jugadores nuevos, Bone dijo: “El jugador de menos edad pero con gran talento para mejorar y lograr figurar, ese es Gerald López, y reitero por “edad y talento”. Bergman Martínez tiene talento, pero le falta tener las orientaciones adecuadas para exigirle una máxima capacidad”.
Respecto a la edad ideal para un billarista, “yo valoro que el deportista en general tiene 3 grandes etapas: Uno, la época de talento sin experiencia; Dos, talento con experiencia, y Tres, experiencia sin facultades. En billar, la primera etapa está marcada entre los 12 y los 23 años, la segunda de 23 a los 50 y la tercera después de los 50 años”.
Le gustaría ser instructor
Aunque el doctor Bone se ha retirado de participar en competencias, asegura que le gustaría poder ayudar a los jugadores. “Indudablemente me gustaría ser instructor, pues siempre he tenido la inclinación y he demostrado que me gusta enseñar lo que sé. Yo estoy a la orden para orientar a los jugadores en Nicaragua y donde se me requiera”, pues inmediatamente recordó que una temporada fue instructor de la Confederación Panamericana y se elaboró un plan para visitas país por país con la idea de ir orientando y enseñando billar, pero por problemas de índole económica se pudo completar ese plan”.
Respecto a la fase de entrenamiento de los jugadores y su preparación previo a los eventos, Bone señala: ”Un billarista normalmente necesita de al menos cuatro horas de entrenamiento cinco veces a la semana, pero mezclando el entreno con estudios, con metodología y conocimiento de lo que es entrenar. No se trata de sólo tirar y tirar carambolas solamente (que también es bueno), no se trata de repetir tiros solamente, si no se estudia no se mejora. Cuando uno tiene un conocimiento y quiere mejorar, no se debe aburrir nunca de entrenar”.
Cuestionado sobre cómo se preparaba en su época, dijo: ”Siempre fui responsable. Entrené lo más que pude. Siempre estudié y entrené para dar lo máximo. Aun entrenando muy bien, a uno se le presentan problemas a la hora de los juegos, aunque en los entrenamientos les ganés a todos o en su defecto, podés tener problemas en los entrenamientos y mejorar tu juego a la hora de la competencia. El billarista debe tener responsabilidad, disciplina y un deseo interminable de ganar. Conozco a jugadores como Noel García que no entrena lo suficiente o su entrenamiento es deficiente, y siempre está argumentando tener problemas en su trabajo. Si los tiene, debe entrenar de noche. Nunca debe haber excusas para no entrenar”, finalizó