El Deportivo

Le faltaron dos “latigazos” a Bojorge

Martín Bojorge se quedó con las ganas de convertirse en el máximo ganador de nuestra pelota

Lesber Quintero

Cuando el espigado lanzador rivense Martín Bojorge llegó a 120 triunfos en su carrera, se vislumbraba como el pitcher con mayor posibilidad de destronar a Julio Espinoza como el máximo ganador de todos los tiempos y dejar atrás de esa manera la marca de 155 éxitos de este otro tirador sureño. No obstante, eso nunca se le hizo realidad al “Látigo del Sur” y sólo se quedó con las ganas de convertirse en el número uno en triunfos de nuestro pasatiempo favorito.
Y es que Bojorge aterrizó a 120 triunfos el 23 de noviembre de 1998. En esa ocasión vestía el uniforme de los leones, y la víctima de sus envíos fueron los peloteros de los Indios del Bóer, que cayeron 2X1. Ese año el llamado “Látigo del Sur” merodeaba los 33 años, y por su fortaleza física, edad y la manera en que aún le zumbaba la pelota tirada al home, muchos lo daban como el hombre que destronaría a Espinoza. Pero desde ese día hasta la temporada de 2002-2003, en que se retiró, sólo pudo obtener 33 éxitos que lo dejaron con 153.
Ahora Bojorge desde afuera de los engramados, señala a EL DEPORTIVO que uno de los obstáculos que le impidieron conseguir los triunfos suficientes para convertirse en el máximo ganador fue el haber militado en sus últimas dos campañas con equipos de bajo rendimiento, tal es el caso del equipo de Rivas de la temporada 2002-2003.
Pero, además, Bojorge asegura haber sido víctima del recorte de los calendarios de juego y por último terminó convirtiéndose en político, al punto que hasta ganó la Alcaldía de Belén en las elecciones municipales de 2004.
Sin embargo, Bojorge siempre mantuvo su deseo de pasar la marca de 155 éxitos de Espinoza, asegurando que en la temporada 2004-2005 tuvo todas las intenciones de lanzar con el Rivas Sur, pero “ese año el torneo fue accidentado y cuando se retiró el equipo de León desiste de jugar”, explicó.
Con esa decisión, a Bojorge no le quedó más que enterarse de que en la temporada 2006 al zurdo Asdrudes Flores fue a quien le correspondió destronar a Espinoza y por ende ahora él aparece como el tercer pitcher más ganador.
Pese a esa meta no cumplida, Bojorge se siente satisfecho por su trayectoria como lanzador, la cual, según sus palabras, inició en la temporada de 1983-1984 con el Frente Sur. “Ese año llegué a la Primera División procedente de un “semillero” de Rivas que involucraba a la Mayor A y a las ligas juveniles, y yo militaba con el equipo de las Cuatro Esquinas, de Potosí”, detalló.
De acuerdo con Bojorge, antes de probarse como lanzador era receptor, pero asegura que cuando observaron la fortaleza de su brazo a la hora de lanzar de home hacia segunda, no dudaron en hacerlo lanzador y quienes lo hicieron no se equivocaron, ya que Bojorge no sólo es el tercer pitcher más ganador, sino que también es el tercero en ponches propinados con 1209, sólo superado por Julio Espinoza con 1,449 y Asdrudes Flores con 1,236.
Su mejor temporada la tuvo en el campeonato 1991-1992 al hilvanar 16 triunfos de manera consecutiva desde que arrancó la liga, y al final terminó con marca de 20-2 y una efectividad de 2.51. Para la temporada de 1995 culminó con 15 éxitos y 6 reveses y efectividad de 2.57.
De sus casi dos décadas de carrera beisbolera asegura de que no tiene nada de que arrepentirse y que más bien el béisbol le deja la satisfacción de ser uno de los tres pitcheres más ganadores de la historia y los más ponchadores e innings lanzados.
En esos años, señaló, los bateadores que más lo hacían trabajar eran Henry Roa, Nemesio Porras, Jorge Luis Avellán, Norman Cardoze, Julio Medina, Ernesto López y Ariel Delgado. Al final comentó que su peor momento en los terrenos de juego lo vivió en la final de la segunda Liga de Béisbol Profesional, o sea en la temporada 2005-2006.
Según el “Látigo del Sur”, en uno de los juegos de la Final que protagonizaron el Chinandega y el San Fernando en 2004, él acudió al Estadio “Roberto Clemente” a buscar a Omar Cisneros, pero cuando ingresaba al coloso en compañía de Mario Peña, asegura haberle salido al paso Sucre Frech Jr., quien le echó a la Policía para que lo sacara del estadio.
Según Bojorge, eso no se le olvida nunca, ya que dice que lo miraron como a un delincuente.