El Deportivo

Del hambre de títulos a un retiro de oro


Madrid, EFE
El anunciado adiós de David Beckham del Real Madrid es un paso más del cierre de la “galaxia blanca” y el inicio del fin de la carrera de un futbolista convertido en icono publicitario, que pasa del hambre de títulos a un retiro de oro en Estados Unidos.
David Robert Joseph Beckham (2-5-1975, Leytonstone) fichó por el Real Madrid el 1 de julio de 2003. Una cantidad cercana a los 35 millones de euros pusieron fin a su guerra con Alex Ferguson en el Manchester United, separándole del club de su corazón para jugar en el equipo de sus sueños.
Así bautizó al Real Madrid en sus primeras palabras, un día después, en el antiguo pabellón Raimundo Saporta, en la presentación con mayor expectación de la historia madridista. Ante cerca de 500 periodistas, radiante con americana azul, un peinado que puso de moda y su imborrable sonrisa, dijo en castellano: “Gracias y hala Madrid”. Cuatro años después habla pocas palabras más de un idioma que sigue sin aprender.
Los inicios futbolísticos de Beckham comenzaron a adquirir seriedad el ocho de julio de 1991, cuando pasó a engrosar las categorías inferiores del Manchester United y a protagonizar una serie de acontecimientos que acabaron encumbrándolo como ídolo de “los diablos rojos”.
De admirar a Mohammed Alí y al díscolo Eric Cantona, ocupó el hueco dejado por su ídolo en el Manchester United, donde lideró una generación, bautizada como los “Fergie Babes” (pupilos de Ferguson) plagada de títulos y éxitos. El mayor, la final de la Copa de Europa de 1999, en el Camp Nou, con una remontada histórica ante el Bayern de Munich alemán.
Su ejemplar carrera futbolística comenzó a verse salpicada por su irrupción en la prensa rosa tras contraer matrimonio con Victoria Adams, la famosa y millonaria “pija” del grupo Spices Girls. Beckham comenzó a tener dos caras. La inmaculada sobre el terreno de juego, siempre profesional, amante del fútbol y con una entrega ejemplar, y la controvertida fuera del deporte donde sus romances y cada paso que ha dado han rellenado portadas y horas de televisión y radio en Inglaterra.
Tras ganar cinco Ligas inglesas, una Copa de Europa, una Intercontinental, dos Copas de Inglaterra y dos Copas de la Liga, el “huracán Beckham” aterrizó en Madrid y su fama de mejor asistente del mundo desde la derecha y lanzador de faltas comenzó a someterse a examen.
Beckham se convertía en el cuarto “galáctico” de Florentino Pérez. Le precedieron Luis Figo, Zinedine Zidane y Ronaldo Nazario, ninguno ya presente en el Real Madrid, salvo el brasileño, que ya prepara su adiós. Con el 23 en la espalda, número del mítico Michael Jordan, respetó los galones del capitán, Raúl González, el portador del 7 blanco, y comenzó su carrera de cuatro años con su único título, la Supercopa de España ante el Real Mallorca.
De convertirse en estrella mundial en la banda derecha pasó a ser un jugador más, de raza y pelea, en el centro del campo, sufriendo como el mayor madridista, cada fracaso de los últimos tres años sin títulos que ha vivido el Real Madrid.
A falta de finalizar la actual temporada, Beckham ha jugado con el Real Madrid un total de 148 partidos entre Liga, Liga de Campeones, Copa del Rey y Supercopa de España, y ha marcado 19 goles.
La marcha de Beckham rompe una sociedad que facturaba miles de millones. El inglés se convirtió en icono mundial gracias al Real Madrid, y el club madridista multiplicó sus ingresos por la mercadotecnia y explotó nuevos mercados, como el asiático y el americano, que ahora convierte en su destino para jugar en LA Galaxy.
Beckham, cerca de los 32 años, impulsará la Mayor Soccer League (Liga Americana de Fútbol), cobrando más que los 12 millones de euros brutos que ganaba en el Real Madrid por temporada y manteniendo en total propiedad sus derechos de imagen, que multiplican por tres sus ganancias y que, hasta ahora, ha compartido con el conjunto madridista.
Tras perder la capitanía con Inglaterra después de su discreto Mundial de Alemania, llegaron a comienzos de temporada sus ausencias de la selección y su suplencia en el Real Madrid con Fabio Capello. El devenir de los acontecimientos le llevan a escapar de la elite del fútbol y cambiar el hambre de títulos con el que aterrizó en Madrid por un retiro de oro y fama en Los Ángeles.

El valor mediático de Beckham
El Real Madrid ha perdido con la marcha de Beckham a su jugador más mediático. Y es que durante los tres años que el inglés ha vestido la camiseta del Real Madrid, ha sido el futbolista de la plantilla que más noticias ha generado, según un informe de Francesc Pujol, Pedro García del Barrio y el grupo de investigación en Economía, Deporte e Intangibles, de la Universidad de Navarra.
David Beckham es con mucho la estrella mediática con más proyección internacional, puesto que dos tercios de sus noticias se generan en lenguas distantas al castellano. Le sigue a mucha distancia Ronaldo, que acapara poco más de la mitad de las noticias que tienen un origen internacional, con un gran peso de las que provienen de Brasil.
Sin embargo, la contribución mediática que Beckham hace al Real Madrid es mucho más elevada en el contexto internacional que en el ámbito castellano parlante, incluyendo a América Latina. Así, mientras que de las noticias del Real Madrid generadas en castellano sólo un 7,2% hacen referencia a David Beckham, asciende a casi un 30% del total para las noticias en inglés o un 19% para las noticias en alemán.
La importancia de Beckham en el mercado asiático es evidente, puesto que el 21,3% de las noticias en chino y el 35,3% del lucrativo mercado japonés del Real Madrid están asociadas a David Beckham. De una manera global, Beckham es el responsable del 22,4% de las noticias del Real Madrid de ámbito internacional, excluyendo las del área castellano parlante. Este fenómeno se produce porque las noticias de ámbito local (España) dan mayor relieve a los jugadores nacionales.
A pesar de ser uno de los futbolistas que más ingresos genera, gracias a sus contratos publicitarios, la capacidad de generar ingresos de David Beckham ha sufrido un progresivo desgaste en los últimos años, consecuencia de la disminución que ha sufrido como valor mediático. Con todo, Beckham sigue siendo uno de los futbolistas que más ingresos obtiene por contrato publicitario. Y esto a pesar de que el Real Madrid controla el 50% de sus derechos de imagen, algo que no pasará en su nuevo club. Los Ángeles Galaxy cederán al jugador inglés la totalidad de sus derechos de imagen, una cantidad que puede alcanzar los 30 millones de euros al año.
Sin embargo, y a pesar de que Beckham es la cuarta estrella mediática más importante del mundo, el inglés no ocupa la posición de liderazgo mediático en el Real Madrid, ya que esa posición la ocupa Ronaldo. De esta manera, Beckham y Ronaldo aportan más del 25 % del valor mediático generado por el conjunto de la plantilla del Real Madrid. Este valor es calculado usando tanto el índice de popularidad como el de notoriedad de los jugadores.
Queda claro, por tanto, que las estrellas mediáticas, como David Beckham o Ronaldinho, son generadoras de ingresos en todas las partidas del presupuesto de los grandes clubes.
Es decir, el principal activo económico, si no el único, con que cuentan los grandes clubes de fútbol es el impacto mediático generado por los jugadores de la plantilla.

Máquina de hacer dinero
AFP -De acuerdo con la revista Forbes, el golfista Tiger Woods permanece como el deportista mejor pagado del planeta, con 90 millones de dólares ganados el pasado año entre premios de competencia y endosos de publicidad y mercadeo.
El ‘Tigre’ de la PGA es el único atleta en activo que supera los 50 millones de dólares que podría ganar Beckham en un año.
Ni siquiera Michael Jordan produjo en un año la cantidad de dinero que se embolsará el inglés.
Entre salario y mercadeo de su imagen, Beckham incluso ganará más que estrellas estadounidenses como el pelotero Alex Rodríguez, quien consiguió de los Yanquis de Nueva York un contrato por 252 millones de dólares durante 10 años.
El gigante Shaquille O’Neal, una de las estrellas más refulgentes de la NBA, tiene un contrato con Miami Heat por seis años y 152 millones, y el astro del football americano Michael Vick firmó por 130 millones y 10 temporadas. El jugador de hockey sobre hielo Jaromir Jagr ganará 77 millones en siete años.
Kevin Garnett, jugador emblema de Minnesota Timberwolves, tiene el salario anual más alto en la NBA, con 21 millones.
Empero, todos esos salarios son básicamente por servicios deportivos y apenas arañan lo que hace Beckham.
Los negocios del inglés en la industria del entretenimiento y el mercadeo de su imagen representan casi cuatro veces más que lo que gana en una cancha de fútbol.
“La cosa del dinero nunca ha sido importante en mi carrera futbolística”, dijo Beckham.
En cifras, el inglés ganará en el Galaxy cerca de un millón de dólares a la semana, casi 143.000 dólares al día y 6.000 cada hora. Durante cinco años estará recibiendo unos 100 dólares por minuto 