El Deportivo

Una lección que no debemos olvidar


Xavier Araquistain

Se realizó el I Torneo Nacional de Clubes de Baloncesto de Primera División con todo éxito en el Polideportivo España entre los días 18 y 22 de octubre, y más allá de quien lo ganó y que Fenibal se apuntó un verdadero 100 en el montaje, para mí lo más importante fue que pudimos ver al menos entre 60 y 70 jugadores de los departamentos, dejándonos la lección de que no sólo en la capital y en el Pacífico se obtienen a los buenos jugadores.
Recordemos que el campeón Fupade Coast, tal como su nombre lo indica, en el que la mayoría de los jugadores son de la Costa Caribe. En el evento tomaron parte ocho equipos que aseguraron la participación de 96 atletas, y aunque en lo particular no me gustó la idea del uso de refuerzos, al menos éstos le dieron más nivel al torneo y exigieron más a los novatos que se mostraron en esta nueva vitrina.
Apartando a los jugadores que han sido miembros de selecciones nacionales y a los refuerzos, las caras nuevas abundaron, y fue así que pudimos observar a elementos jóvenes con buen biotipo para este deporte y con cualidades, que con más experiencia y con buen entrenamiento de parte de verdaderos entrenadores (no de esos que se han metido dizque a dirigir o entrenar equipos sin haber sudado nunca una camiseta), estos elementos deben ser en un futuro no lejano, los relevos de los actuales seleccionados.
Chavalos que se mostraron
El equipo Kristhel, del Triángulo Minero, trajo en sus filas a elementos que rápidamente mostraron sus habilidades, como Joaquín Chévez, un espigado jugador de gran saltabilidad y brazos largos, valiente y que tanto se fajó recuperando rebotes en su aro como en el contrario. Orbi Antonio Müller, también mostró su nivel de juego y llamó mucho la atención de los entendidos. Jorge Watson, hermano de Troy, regresó a Managua más evolucionado, pues anteriormente en juvenil lo habíamos visto jugando a la par de su hermano.
El equipo Raptors de Matagalpa, trajo a un Garnet Lampson, jugador de mucha bravura, valiente, fuerte en ambos tableros y eficaz a la hora de atacar e incansable en la cancha, siempre dispuesto a pelear cada balón. Por los norteños también vimos mucho más evolucionado a Byron Castillo, jugador ya conocido en la capital, y presentaron a figuras como Jader Altamirano, Lenín López, Hugo Centeno, Jorge Iván Ruiz, entre otros.
El equipo subcampeón nacional, el Súper-Santiago de Jinotepe, nos mostró a jugadores de mucha valía como Ramón Chávez, José Omar Moncada, Sergio Mena y Norlan Araya, que destacaron en todos y cada uno de los juegos a pesar de la presencia de jugadores como Michael Abner, Anthony Gayle y hasta el panameño Iván Jáen. Creo que este equipo aún sin los refuerzos debió haber finalizado entre los tres primeros lugares.
Los Tiburones de Chontales, que invirtieron contratando al experimentado coach Flavio Moreno, nos mostraron a jugadores como Sidley Montiel, Máximo Hurtado, Wascar Castillo, Nicolás Castilla, Alí Gil, Fernando Amador, Luis Carlos Vargas, así como a Cruz Bravo. Los refuerzos como Walter Roberts, Manuel McKenzie y Orlington Bodden llegaron a solidificar al equipo.
Los Vikingos de Chinandega se fajaron con un solo refuerzo (Donald Olivas) destacando Ladin Navarro, Freddy Downs, Anthony López, Jonat Martínez, Elmys Rodas, Omar Zúñiga, Ronald Baldelomar, Axel Vélez y Jarol Hodgson. Fue otro equipo que mostró buen juego de conjunto y que no desentonó, todo lo contrario, lució muy bien, y desde el primer día hizo poner su barba en remojo a los favoritos.
Historia del I Torneo Nacional
Los equipos Vikingos de Chinandega, Halcones/Big Cola, Raptors de Matagalpa y Fupade Coast conformaron el grupo A; mientras que Kristhel de la RAAN, Tiburones de Chontales, Súper-Santiago de Carazo y Águilas del American College, fueron ubicados en el grupo B.
En la primera fecha, Tiburones de Chontales superaron 87-84 al Kristhel de la RAAN en muy bonito juego disputado hasta el último minuto. Los Vikingos de Chinandega sorprendieron 99-87 a los Halcones/Big Cola de la Liga del Parque (los otrora Rexona Lit que habían ganado el tercer lugar en el departamental de Managua). El Súper-Santiago de Jinotepe superó holgadamente 95-69 al American College, que necesita mejorar la parte direccional del equipo, y el Fupade sudó para vencer 93-84 a los Raptors de Matagalpa. En la segunda fecha, Súper-Santiago venció 88-74 a los de Kristhel, quienes rebajaron una desventaja de 30 puntos en determinado momento del juego. Fupade superó a un porfiado equipo de Chinandega 97-75. Los Raptors superaron 86-73 a los Halcones, y en la sorpresa de la jornada, los Tiburones de Chontales pusieron en peligro el avance de las Águilas del American College ganándoles 79-63. En la tercera fecha, el Súper-Santiago derrotó en el mejor juego del evento 112-107 a los Tiburones de Chontales en tiempo extra, y de paso le facilitaron las cosas al American College que al aplastar al Kristhel 108-73, clasificó con 1-2 para semifinales. Matagalpa superó 87-75 a Chinandega clasificando con 2-1. El Fupade Coast, de Ángel Mallona, derrotó 109-98 a los Halcones/Big Cola.
Fupade con 3-0 y Matagalpa con 2-1, clasificaron por el grupo A, mientras que Carazo con 3-0 y American College 1-2, lo hicieron por el grupo B. American College y Chinandega finalizaron con idéntico balance de uno ganado y dos perdidos, pero American clasificó por mejor diferencia de puntos anotados y recibidos, pues Chinandega anotó 249 puntos y permitió 271 para menos 32, y las Águilas marcaron 240 y permitieron 247 para menos 7.
En la ronda de semifinales cruzadas, el Fupade Coast pasó gran susto cuando apenas pudo superar 92-90 a falta de siete segundos, a las Águilas, en un final dramático que casi le cuesta el invicto al Fupade. En la otra semifinal, el Súper-Santiago le ganó cómodamente 107-72 a los Raptors de Matagalpa. El partido del tercer lugar lo ganó American College 107-72 a Matagalpa, y en la gran final, Fupade Coast venció 97-92 al Súper-Santiago de Carazo para coronarse campeones.
El campeón anotador del evento fue Walter Roberts, de Chontales, con 88 puntos en tres juegos, para promedio de 29.3. Elijah Allen fue el jugador Más Valioso tanto de la final como del primer torneo, habiendo ganado el liderato de tiros libres con 77 por ciento y el subliderato de anotación con 26.7. El jugador más defensivo del evento fue Donald Olivas de Chinandega con 10 bloqueos, 10 robos de balón y 20 rebotes defensivosn