El Deportivo

Fútbol femenino renovándose

UNAN-Managua, campeón invicto ante el exigente Academia de Talentos Las Segovias

Emir Alfaro

Consolidándose como el mejor equipo del Campeonato Nacional de Fútbol Femenino, la UNAN-Managua alargó su dinastía en estos torneos, al ganar su tercer título seguido, esta vez ante el debutante equipo Academia de Talentos Las Segovias.
El primer título de la UNAN-Managua fue en 2004 ante Diriangén, al que le ganaron el segundo juego 2-0, luego de perder el primero 1-0. En 2005, luego de dejar a las Caciques en la semifinal, las universitarias capitalinas vencieron en la tanda de penales al Deportivo Estelí.
La supremacía del equipo universitario esta vez fue más contundente que en años anteriores: terminó invicto el torneo en la temporada regular, con 51 puntos en 19 juegos, ganó 16 y empató tres veces, ante Diriangén, UNAN-León y CUR-Chontales.
Además, sólo permitió cuatro goles en todo el torneo regular, dos de ellos ante el CUR- Chontales, y anotó 70 goles, siendo la mejor ofensiva del campeonato de la mano de la goleadora Modesta Rojas, que terminó con 29 tantos marcados.
Estos números los validaron en la hexagonal, al vencer en el marcador global 5-0 al CUR-Chontales, y luego en semifinal dejaron en el camino a la UNAN-León, al vencerlas en dos juegos (ambos 2-0).
La base del éxito de la UNAN-Managua radica en el nivel de sus jugadoras. Cuenta en un 90 por ciento con jugadoras de Selección Nacional, ya sea de categoría Mayor o Sub-20, que le brindaron solidez a la zona defensiva, además de creatividad en la media cancha y contundencia en el ataque.
Si bien en algunos momentos del torneo la UNAN-Managua no demostró su supremacía en el campo, con resultados pobres en cuanto a marcadores o con pésimos juegos a nivel colectivo, se debió en parte a la falta de dirección técnica o la excesiva confianza de parte del plantel.
Sin embargo, el equipo universitario supo apretar el acelerador en los momentos precisos, sobre todo en las series contra el Diriangén, que se han convertido en clásicos en el fútbol femenino, a pesar de ser una rivalidad nueva.
Un torneo más equilibrado
El Campeonato Nacional en general fue más equilibrado que en años anteriores, cuando las goleadas estaban a la orden del día.
Esta temporada, además, de la UNAN-Managua, el Diriangén contó con un equipo que combinó la juventud y experiencia en sus filas, bajo la dirección de la ex goleadora y una de las mejores jugadoras en la historia del fútbol nacional, Claudia Mojica. Las Caciques perdieron elementos, pero eso no las limitó para meterse en la pelea, clasificando en segundo lugar en la tabla general con 13 triunfos, cuatro empates y dos derrotas. Atrás quedó la Academia Las Segovias, con 13 victorias, tres empates y tres derrotas, conformada por jóvenes con experiencia en Juegos Escolares y algunas en equipos de Primera División.
La UNAN-León mejoró su participación en el torneo y se clasificó a la hexagonal y semifinal, gracias al equilibrio que logró con las hermanas Jessenia y Martha Zapata, Yubina Niño y Oneyda Merlo.
Debajo de los 10 triunfos quedaron Deportivo Estelí (8), CUR-Chontales y Deportivo Colocho, con seis, las niñas del NPH United -Rivas de Ometepe, con cinco victorias, UAM y Managua United, con tres, y Tecalapa, que no consiguió triunfos y se retiró después de finalizar la primera vuelta.
Las sorpresas
Sin duda que la sorpresa del campeonato fue ver a la Academia de Talentos Las Segovias en la final, pasando por encima de equipos con tradición como la UNAN-León y Diriangén.
Con un promedio de edad de menos de 20 años, la Academia contó con jugadoras titulares de 14 y 15 años, que se fajaron de tú a tú con las seleccionadas nacionales, complicando a la UNAN-Managua en la final, que aunque se dice que fue de una sola cara, fue un partido que exigió mucha condición física y disciplina táctica para soportar los embates de la ofensiva universitaria que llegó a contar incluso con cinco atacantes en el juego de vuelta.
La goleadora
El liderato de goleo quedó en los botines de la diriambina Meyling Morales, quien le ganó la carrera a Modesta Rojas (líder el año anterior). La goleadora Cacique terminó con 35 goles y se perfila como la sucesora de Mojica en el equipo de Diriamba.
Los técnicos
Claudia Mojica debutó como entrenadora del Diriangén, y a pesar de no contar con suficiente material humano hizo un buen trabajo.
El alemán Diego Pessara vio los frutos del trabajo en la UNAN-León y pudo disfrutar de una semifinal, algo que ansiaba desde su llegada a Nicaragua hace algunos años.
Juan Gabriel Espinoza continuó el trabajo que inició Mario Alfaro a la cabeza de la Academia Las Segovias y logró que un equipo novel se mantuviera como uno de los mejores del torneo, superando diferencias y saltando un sinnúmero de obstáculos.
Leonel Guido, del Deportivo Colocho, sigue siendo un técnico entregado al fútbol femenino, cultivando talentos y forjando figuras que luego otros equipos se dan a la tarea de conquistar. Kol-8 no cuenta con apoyo, pero su equipo siempre aporta grandes jugadoras al fútbol nacional.
Lo malo
El retiro de Tecalapa del torneo por falta de recursos económicos es un reflejo de la situación que viven los equipos, pues en muchos casos las propias jugadoras sostienen a sus clubesn