El Deportivo

¿Podrá Wade mantener al Heat en la cima?


Una vez que las fiestas en South Beach acabaron y Pat Riley se comprometió a seguir como técnico, el calculador entrenador de Miami se abocó a la tarea de mantener al Heat en la cúspide de la NBA.
Al pasarle revista a la nómina, Riley se encontró con varios veteranos. El que más se destaca es el centro Shaquille O’Neal, quien demostró el peso de sus 34 años al promediar magros 13.7 puntos por partido en la pasada serie final. También están par de suplentes de lujo como Gary Peyton (38 años) y Alonzo Mourning (36).
Riley decidió que, pese a la edad, lo mejor era no hacer nada.
Miami está convencido de que cuenta con los recursos suficientes para superar a sus rivales en el Este, como los Cavaliers de LeBron James y los Mavericks, Spurs, Suns o cualquier otro que sobreviva en el Oeste.
El Heat ciertamente tiene sus puntos débiles. Pero es el único equipo que cuenta con Dwyane Wade, un astro con todas de la ley que ha demostrado su capacidad de cargarse el equipo.
“Pese a que lo digan los demás, en base a lo que pasó el año pasado, yo no quisiera estar en el bando contrario al nuestro en una serie a siete juegos”, dijo Riley recientemente. “Ésta es la clase de equipo que se crece en los momentos clave”.
Así que cuando la nueva pelota con microfibra que estrena la NBA (ya no es de cuero) se ponga en juego la noche del martes en Miami frente los Bulls de Chicago, O’Neal no titubeará en pasársela a Wade. Mientras tenga el balón en sus manos, el Heat asoma como el mejor en una liga en la que no hay un equipo dominante.
Algunos ya se atreven a compararlo con Michael Jordan, ni más ni menos.
“Estamos llegando al punto de que vamos a tener que aplicar las reglas Jordan a él. Es un jugador muy especial”, dijo Darrell Walker, auxiliar técnico de los Hornets.
No es el único con ese perfil dentro de una era en la que cambios en los reglamentos han permitido un auge del juego ofensivo.
Kobe Bryant superó a Allen Iverson y a LeBron James en la puja por el mejor anotador de la liga el año pasado, mientras que Steve Nash recibió su segundo premio al Jugador Más Valioso.
Wade sobresale sobre el resto por su actuación en la final, cuando el Heat volteó un 2-0 en contra ante Dallas y acabó llevándose la serie por 4-2.
Pero no hay que coronar al Heat como campeones mundiales. Ese título le corresponde a España, que se lo ganó con su arrolladora presentación en el reciente mundial.
Estados Unidos, pese a tener a Wade, James y Carmelo Anthony, quedó tercero. Dos equipos de la NBA perdieron ante clubes internacionales durante la pretemporada en Europa.
Si hay un equipo en alza es el de los Raptors de Toronto, en la única ciudad no estadounidense de la liga. El italiano Andrea Bargnani, primera selección del pasado ‘draft’, se encuentra dentro de un grupo de seis extranjeros en la nómina.
Los Raptors no son el único equipo con una fisonomía diferente. Chicago logró contratar al centro Ben Wallace en detrimento de Detroit, con lo que posiblemente habría alterado el fiel de la balanza en la División Central, además de erigirse como el equipo más amenazante para el Heat.
Don Nelson ha vuelto como entrenador en Golden State, y el ex técnico de los Warriors, Eric Musselman, ahora dirige en Sacramento. En el otro extremo del país, Isiah Thomas reemplazó a Larry Brown y ahora conduce a los Knicks de Nueva York.
Thomas está advertido de que sólo tiene una temporada para mostrar un “repunte evidente” con un equipo que tiene la nómina más cara de la liga o de lo contrario deberá empacar maletas. Podría salvarse en el Este, donde apenas hay una media docena de equipos fuertes.
El Oeste, en tanto, ofrece una lucha sin cuartel.
Los Ángeles podría tener otra vez a dos equipos en los playoffs, y por segundo año seguido los Clippers serían mejores que los Lakers.
Se necesitó de 44 victorias para lograr el pase a los playoffs la pasada campaña, y la conferencia se presenta más dura con los refuerzos de Houston, que incorporó a Bonzi Wells para jugar al lado de Tracy McGrady y Yao Ming, Nueva Orleáns. Los Rockets y Hornets están en la división del Suroeste, en la que San Antonio y Dallas ganaron más de 60 partidos y debieron eliminarse en la segunda ronda.
Ello obligó a un cambio en el reglamento: un título de división no garantiza quedar preclasificado entre los tres primeros si el cuarto tiene un mejor récord. Los Mavericks vencieron a los Spurs, una de las tres series de segunda ronda que se fueron al límite dentro de una emocionante postemporada. La antesala a esta, sin embargo, no le ha sido tan grata a la NBA.
O’Neal fue uno de los jugadores que más fustigó el nuevo balón, considerado muy pegajoso cuando está seco o resbaloso al mojarse. Hablando de quejas, los jugadores deberán cuidarse de protestar mucho un fallo de los árbitros en su contra. El comisionado David Stern está harto de eso y los árbitros podrán sancionar con una falta técnica a los jugadores y entrenadores si usan palabras fuertes e inclusive si los miran feo. Los Mavericks se quejaron bastante en la final, convencidos de que Wade fue el beneficiario del favor de los árbitros, llevándose más comparaciones con Jordan.
Wade buscará emularlo en otro aspecto: una vez que Jordan ganó su primer título, al año siguiente lo revalidó.
“Venimos de ganar un campeonato y podemos ser mejores esta temporada”, dijo Waden