El Deportivo

¿El año de los Tigres?


Martín Ruiz

Los Tigres de Detroit siguen saboreando una temporada espectacular. Aunque llegaron a la postemporada como el “comodín” de la Liga Americana, por un inesperado bajón en la recta final de la campaña regular (95-67), siendo desplazados por Minnesota (96-66), habían demostrado a lo largo de la campaña que son un equipo con cara de campeón. Y lo están confirmando.
Les correspondió enfrentar a los poderosos Yanquis de Nueva York, máximos ganadores de la Liga, con 97-65, y tras perder el primer desafío, 8x4, les dieron tres “zarpazos” consecutivos, con marcadores 4x3, 6x0 y 8x3.
Llegó la serie contra los Atléticos de Oakland (93-69), que barrió a los Mellizos en tres juegos, y la barrida fue contundente.
Con jonrones de Brandon Inge e Iván Rodríguez, una sólida defensa y pitcheo estrangulador, los Tigres derrotaron 5x1 a los Atléticos en el primer juego en Oakland. Nate Robertson colgó cinco ceros y aceptó 6 hits, mientras Fernando Rodney, Joel Zumaya y Todd Jones les cerraban las puertas a los de casa.
Para el segundo juego Alexis Gómez fue el héroe inesperado, al conectar jonrón y remolcar 4 carreras, en la victoria 8x5. Oakland bateó tres jonrones, dos de Milton Bradley, que empujó 4 carreras y otro de Eric Chávez. Pero Detroit, con jonrón de Curtis Granderson en el noveno, respaldó el trabajo monticular de Justin Verlander, y los relevistas Jason Grilli, Fernando Rodney y Todd Jones aseguraron el partido.
La serie se trasladó a Detroit, donde el frío calaba los huesos, pero el zurdo Kenny Rogers, con fenomenal faena de 7.1 innings sin carrera y apenas dos hits, se impuso 3x0, quedando frente a la posibilidad de la barrida.
Y ésa llegó el sábado 14. Aunque Detroit comenzó perdiendo 3x0, los Tigres, mostrando agresividad en las bases, descontaron dos carreras en el quinto inning y empataron en el sexto con el primero de dos jonrones de Magglio Ordóñez, quien hizo delirar a los 42,967 fanáticos en el Comerica Park, cuando en el noveno inning, con dos outs y dos compañeros en circulación, conectó el jonrón que dejó en el campo a los Atléticos 6x3, para ganar el título de la Liga Americana y volver a la Serie Mundial.
Los Tigres, como los Medias Rojas de Boston en 2004, llevan racha de siete victorias consecutivas en la postemporada y podrían establecer un récord. Boston ganó 8 al hilo, cuatro contra los Yanquis en el Campeonato de la Liga Americana, y cuatro en la Serie Mundial contra los Cardenales de San Luis.
Plácido Polanco fue elegido el Más Valioso de la Serie por la Liga Americana, luego de batear de .529 (17-9) en los cuatro encuentros y elevó a nueve su racha de partidos con hit en la postemporada, contando desde 2001, cuando jugaba con San Luis.
“Pienso que al principio de los entrenamientos de primavera teníamos a muchos jugadores buenos. No teníamos un buen equipo”, dijo Leyland. “Y hoy puedo declarar que tenemos un buen equipo, y ése es mi mayor orgullo”, agregó el mentor, quien en 1997 llevó a los Marlins de la Florida a la conquista del título mundial, después que clasificaron como el “comodín”.
Detroit jugará su décima Serie Mundial, de las que ha ganado cuatro, la última hace 22 años ante los Padres de San Diego, que ganó en cinco juegos.
Desde 2002, los equipos wild-cards ganaron tres Series Mundiales consecutivas --los Angelinos de Anaheim, los Marlins de Florida y los Medias Rojas de Boston. Houston también llegó a la Serie Mundial el año pasado, pero perdió. Ahora están los Tigres, ¿seguirán la racha?