El Deportivo

Dice adiós el jabalinista mayor


Prensa Latina

El checo Jan Zelezny, el mejor jabalinista de la historia, dijo adiós a la competición a los 40 años de edad, en medio del jolgorio en el estadio que lleva su nombre en su natal Mlada Boleslav.
Problemas físicos, particularmente persistentes dolencias en el talón de Aquiles, y el lógico cansancio de casi 25 años lo indujeron a poner fin a una brillante carrera deportiva.
Vitoreado por miles de paisanos, Zelezny disfrutó a lo grande su despedida.
Tomó una vez más el dardo, se impulsó como quien quisiera una cuarta medalla olímpica de oro y lo envió hasta los 82.19 metros, una marca que semanas atrás le hubiera reportado el metal bronceado en la X Copa del Mundo de Atenas 2006.
Como para demostrar que, aún en el adiós, sigue siendo el más estable en la historia de la jabalina moderna, el único capaz de superar en más de 200 ocasiones --exactamente 210-- los 80 metros en competencias oficiales.
Y si ello fuera poco, se marcha con el récord mundial (98.48 m), el primado olímpico (90.17 m en Sydney 2000), además de que 19 de los 59 registros por encima de los 90 le pertenecen a él.
Pocos olvidarán su maestría, menos aún los contrarios, quienes quedaban generalmente atónitos con su formidable y segura carrera de impulso.
Rivales a quienes dejaba estupefactos y literalmente inhabilitados para derrotarle con contundentes primeros disparos, o también por ser capaz de cambiar a su favor con un quinto o sexto envío inesperados el estado de una competencia.
En 1992, tras el cambio de modelo en el implemento, el británico Steve Backley impuso récord con 91.46 m, pero menos de un año después el centroeuropeo lo mejoró en par de ocasiones (95.54 y 95.66), hasta conseguir la marca vigente el 25 de mayo de 1996 en la ciudad alemana de Jena.
Quienes más se han acercado son el finés Aki Parviainen (93,09 m en 1999), campeón mundial en Sevilla 1999, y el ruso Serguey Makarov (92.61m en 2002), titular del orbe en París 2003.
En la actualidad, el jabalinista con mayor talento y posibilidades para amenazar los topes de Zelezny es el noruego Andreas Thorkildsen, quien a sus 24 años es titular olímpico (Atenas 2004) y de la Copa del Mundo (Atenas 2006), monarca europeo (Gotemburgo 2006) y subcampeón del orbe (Helsinki 2005), además de liderar la temporada que concluye con marca personal de 91.59 m.
También destacan el finés Tero Pitkamaki (91.11 m en 2006 y 91.53 como tope personal) y el letón Vadims Vasilevskis (personal de 90.43 m en la presente temporada), ambos de la misma edad que el noruego, pero carentes aún de la estabilidad y el palmarés que ya exhibe éste.
El más laureado en Juegos Olímpicos y campeonatos mundiales
Si por países es Finlandia el máximo acumulador de cetros olímpicos, con siete, además de similar cantidad de medallas de plata y seis de bronce, es el virtuoso lanzador checo el más laureado de forma individual, con tres títulos dorados y una presea de plata.
En Juegos estivales debutó en la edición de Seúl 1988 con apenas 22 años y allí obtuvo plata con 84.12 m, superado por el finés Tapio Korjus (84,28 m) y por delante del compatriota de éste, el entonces favorito Seppo Raty.
El gran anhelo de erigirse en campeón olímpico lo consiguió por primera vez en Barcelona 1992, donde nuevamente venció a Raty, en tanto un futuro gran rival se hacía del bronce, el británico Backley.