El Deportivo

Eto’o causará baja por cinco meses

El barcelonista prefirió conservar parte del menisco afectado para evitar males mayores, aunque así la recuperación es más larga

Barcelona / El País
Samuel Eto’o permanecerá cinco meses de baja según el doctor Ramon Cugat, quien sometió el jueves al futbolista del Barcelona a una sutura por rotura periférica del menisco externo de su pierna derecha. Había otras maneras de solucionar la lesión que padeció el camerunés durante el partido contra el Werder Bremen, pero durante la artroscopia, realizada en la Clínica del Pilar, de Barcelona, por Cugat y en presencia del jefe de los servicios médicos del club, Ramón Canals, fue el jugador quien escogió, siguiendo los consejos médicos, la que consideró más oportuna para el futuro desarrollo de su profesión.
En un principio, el plazo dado por los facultativos del Barça para el regreso de Eto’o a los terrenos de juego se fijó entre dos y tres meses. Que sean cinco es consecuencia de la técnica empleada para solucionar el problema de bloqueo que sufría la rodilla. En vez de extirparse el menisco, Cugat aconsejó reacomodarlo en su sitio y sujetarlo mediante sutura. Eto’o aceptó la fórmula, sabedor de que eso alarga en casi el doble su periodo de rehabilitación. Escogió en el quirófano porque durante las dos horas de intervención estuvo consciente.
‘Tú, hazle caso a Cugat; es el mejor’, le habían dicho sus compañeros de equipo, sus mejores amigos y también médicos empleados en el club. Eso hizo. Escuchó a quien pasa por ser una eminencia en el tema, el mismo que la pasada temporada operó a Xavi y Gerard, ahora en el Mónaco, y que, además de especialista en rodillas de fama mundial, es responsable de la Mutua de la federación catalana y de los servicios médicos del Espanyol.
La presencia de Cugat en la sala de prensa del Camp Nou evidencia un cambio en la política de los servicios médicos del Barcelona, cuyo responsable, Ramón Canal, estuvo en la sala, pero no participó en la conferencia de prensa. Fue uno de sus empleados más cualificados, Ricard Pruna, quien acompañó al médico invitado y explicó que en todo momento se han seguido los protocolos de actuación previstos en el nuevo organigrama del club, es decir, la consulta con un triunvirato de médicos creado por Joan Laporta para ocasiones tan graves.
Eto’o, que será baja durante casi una vuelta liguera, lo que resta de la liguilla y la ida de los octavos de final de la Champions, podría reaparecer ante el Athletic, en el Camp Nou, el 28 de febrero de 2007, aunque, como señaló Cugat, ‘todo depende de sus sensaciones. Como dijo un día Luis Enrique, la rodilla marcará los plazos’. El trabajo de recuperación de la rótula correrá a cargo de Emili Ricart a partir de la próxima semana. Eto’o estará cuatro semanas con una inmovilización activa y, aunque trabajará la musculación desde la tercera semana, no correrá al menos en dos meses y medio.
Cugat explicó que el menisco de Eto’o, al luxarse, bloqueó la rodilla al quedar trabado en el intercóndilo. ‘Se podía extraer todo el menisco, pero las consecuencias a largo plazo podrían ser nefastas’, aclaró. El jugador entró en la sala de operaciones tras haber sido sometido a una resonancia magnética de madrugada. Con esa prueba, realizada al regreso de Alemania, se confirmó punto por punto el diagnóstico de Pruna, realizado en el vestuario del Weserstadion de Bremen: rotura del menisco externo con desinserción en la rodilla derecha.
Fue entonces cuando Eto’o escuchó por vez primera la posibilidad de estar cinco meses en paro. ‘¿Qué dijo? No es fácil de asumir, pero es inteligente y eligió la mejor opción’, aseguró Cugat. Aclaró que el golpe recibido en la primera parte no tiene nada que ver con la dolencia; ‘no he visto nunca un menisco roto por un golpe’, dijo, y asumió que el desgaste en la articulación del jugador era el origen más posible: ‘Se rompen por torsión. Lógicamente, ha sufrido un desgaste producto de saltos y giros durante muchos partidos’.
La decisión sobre la técnica a emplear fue del futbolista. Había tres soluciones: extirpar, restaurar el menisco o un transplante. ‘Teniendo el menisco esa calidad y estando casi entero, lo mejor era dejarlo dentro. Para una rodilla, hay mucha diferencia entre tenerlo o no. Las consecuencias de extirparlo se pagan porque la carga sobre el fémur y la tibia recaen en el cartílago’, dijo Cugat.

Su primera lesión grave
(EFE).- Samuel Eto’o, delantero camerunés del Barcelona, sufrió frente al Werder Bremen (1-1) una rotura del menisco externo de la pierna derecha, su lesión más grave desde que en 1997 llegase al fútbol español.
Hasta el partido de Bremen, el potente físico de Samuel Eto’o parecía inmune a las lesiones: ni el frenético calendario del Barcelona (Eto’o había jugado en la presente temporada nueve encuentros como titular), ni sus numerosos viajes (bien por compromisos institucionales, comerciales o deportivos) habían puesto en peligro la titularidad del ‘9’ azulgrana, uno de los jugadores menos expuesto a las lesiones.
Como jugador del Barcelona, Eto’o sólo había padecido una lesión de cierta relevancia en el partido ante el Real Madrid la temporada 2004-05. En el Santiago Bernabéu, el camerunés sufrió un pinzamiento en la rodilla derecha que le provocó una inflamación del menisco.
En aquella ocasión, los médicos del club siguieron un tratamiento conservador que permitió a Samuel Eto’o volver a jugar dos semanas después, ante el Málaga en La Rosaleda.
Desde entonces, Eto’o sólo se había ausentado de las alineaciones de Frank Rijkaard debido a los compromisos con su selección. La pasada temporada, disputó la Copa de África con Camerún, lo que le obligó a perderse tres partidos de Liga (Alavés, Mallorca y Atlético de Madrid) y dos de la Copa del Rey frente al Zaragoza.
Durante sus cinco temporadas como jugador del Mallorca, Eto’o tampoco sufrió ninguna lesión grave. En julio de 2002, durante la concentración del equipo insular en Kossen (Austria), padeció una leve distensión del ligamento tibio-peroneo discal de su pierna derecha que le mantuvo tres semanas de baja.
La lesión de Eto’o se produce en la recta final de las nominaciones para el ‘Balón de oro’, premio institucionalizado por la revista ‘France Football’ y que distingue al mejor jugador europeo de 2006.
A pesar de no haber disputado el Mundial con Camerún, la brillante temporada de Eto’o en el Barcelona, donde consiguió la Liga y la Liga de Campeones y sumó 32 goles (26 en liga y 6 en ‘Champions’), era la credencial que presentaba.