El Deportivo

Masaya, cuna de deportistas


Colaboración
El pasado dos de septiembre del año en curso se cumplió 167 años de que Masaya fue elevada a la categoría de ciudad. Antiguamente se le conocía como La Gran Villa de San Fernando.
Otros nombres tradicionales con que se le ha conocido a lo largo de la historia es “Ciudad de las Flores”, porque en épocas de antaño las aceras de la ciudad estaban adornadas con hermosos jardines, “Tierra de Venados”, “Ciudad que arde o de fuego”, por tener a sus espaldas los volcanes Masaya y Santiago, “Cuna del Folclore Nicaragüense”, “Los Come Yuca”, por sembrar y cultivar mucho ese tubérculo alimenticio. También es conocida como la tierra de San Jerónimo, el doctor que cura sin medicina.
Dentro del marco de esta conmemoración, dedicamos este aporte histórico-deportivo al surgimiento del béisbol en Masaya y al glorioso equipo San Fernando, de igual forma a las diferentes personalidades deportivas, atletas, personajes populares y todos aquellos que de una u otra forma han contribuido al desarrollo del deporte, el arte y la cultura en la ciudad de los artesanos de las manos prodigiosas.
Nacimiento del béisbol en Masaya
De acuerdo a la versión escrita en 1958 en un diario de la época, el periodista Alex Somarriba H. destaca que el origen del béisbol en Masaya data del año 1902. En la Universidad de Oriente los estudiantes Salvador y Benjamín Herrera, que tenían buenas relaciones con amigos granadinos que viajaban a realizar sus estudios a los Estados Unidos, despertaron el interés por practicar y jugar el béisbol en la Ciudad de las Flores. Entre los pioneros que se entusiasmaron por el juego de los bates y pelotas estaban Roberto Cardoze Rivas “El Yanqui”, Arturo Ortega, Mercedes Valerio “Masatepe”, Rodolfo Collado, Emiliano Flores, Francisco “Pancho” Saldaña, los Malespín y Benjamín Pérez.
El “ABC” del béisbol se impartía en el campo conocido como “Chilamatón”, ubicado en el barrio El Calvario. En esa época los chavalos que jugaban béisbol eran perseguidos por la Policía por considerar vagancia la práctica de este deporte.
Fundación del Waterloo
Según la guía de la X Serie Mundial de Béisbol celebrada en Nicaragua (1948), Págs. 10 y 11, en 1913 se organiza el equipo Waterloo, dirigido por Marcelo Vega Bolaños, Roberto Cardoze Rivas e Ignacio Bolaños Montenegro, padre de los destacados beisboleros Ignacio “Nachín”, Róger “El Nene” y el multifacético locutor deportivo Enrique “El Papi” Bolaños Carrión. Este club realizaba sus prácticas en “Palo Blanco”, un patio cerca de la Plaza San Jerónimo. Ignacio padre fue su primer pitcher, y después el famoso Julián Amador “El Mono Blanco”.
Los principales campos de juego eran “El Pochotillo”, “Los Mangos”, cerca del hospital viejo, “América”, en los alrededores del colegio Salesiano, “La Barranca”, frente al cementerio norte, “Plaza San Jerónimo”, y “Casa de Leña”, frente a la estación del ferrocarril.

Nacimiento del San Fernando
En 1915 surge el San Fernando producto de la fusión de los equipos Waterloo, Argentina y París, siendo nombrado presidente don Rodolfo Collado, uno de sus fundadores. En su primera etapa el San Fernando ganó 24 juegos consecutivos, liderado por su lanzador estrella Julián Amador “El Mono Blanco”, quien fue derrotado por el equipo Japón, de Granada, con un score de 24x0. Amador salió explotado en la segunda entrada, siendo el momento más duro en su exitosa carrera como fernandino. A finales de 1924 e inicios de 1925, con motivo de las Olimpiadas celebradas en San José, Costa Rica, se tiene la presencia en la Selección Nacional de cuatro peloteros masayas, Manuel Calero, Julio Paniagua, Enrique Miranda y Gilberto Miranda “El Salvaje”, vencedor del equipo estadounidense acantonado en la Zona del Canal de Panamá.
Primer campeonato
En 1942 los masayas celebran su primer campeonato nacional de primer nivel, derrotando al Cinco Estrellas y al equipo representante de la Costa del Caribe. Integraban el San Fernando Augusto Marín, Margarito “El Cojo” Gamiz (cubano), José Paladino, Rigoberto Bermúdez, Julio Ampié, José Useda, Guillermo Ríos, Ramón Corrales, Octavio “Ponchín” Abaunza, Agustín Castro y Julio Selva Cortés (manager). Esa hazaña la repiten 50 años después (1991-92) bajo la dirección del rivense Gustavo Quinado, derrotando en la gran final a los legendarios Indios del Bóer.
La Cruzada Deportiva “Alfonso Noguera S”.
A partir de 1981, don Agustín Castro F. organiza la cruzada en memoria de ese gran lanzador Alfonso Noguera Solórzano, “El Serpentinero”, los primeros días del mes de septiembre, con motivo de las fiestas de San Jerónimo. Los peloteros sobrevivientes de las grandes jornadas beisboleras de antaño desfilaban con la bandera de la “Cruzada” en las alegres calles de Masaya, culminando la jornada con un convivio.
Según don Agustín, “La Cruzada” duró nueve años (1981-90). En el transcurso de esos años participaron en el evento atletas como Stanley Cayasso, Culvert Newell, José A. “El Chino” Meléndez, Julio “Canana” Sandoval, Gilberto “El Salvaje” Miranda, Daniel Mena, Orlando “Cirula” Guido, Alfredo Medina, Edmundo Roberts, Ramiro Noguera (padre e hijo), Napoleón Romero “Arena Blanca”, Carlos “Pichón” Navas, Félix “El Zurdo” Delgado, Ponciano “El Bachiller” Lombillo, Santos Tercero, y en el IX aniversario participó como invitado especial el dominicano Fernando Vicioso, ex manager del San Fernando en los años 30.
Personalidades y atletas
A lo largo de su historia, Masaya ha producido un sinnúmero de atletas de renombre y personalidades que han contribuido al desarrollo de las diferentes disciplinas deportivas, entre otras podemos citar las siguientes:
En locución deportiva, Enrique “El Papi” Bolaños, Francisco, Freddy y Nelson Pavón, Sucre Frech Frech, el mejor de todos los tiempos en Nicaragua. El locutor comercial Francisco Solano Alvarado “Hola Lola”, Carlos Adán Sánchez “Cobán”, César Medina, Dr. Luis Correa Lacayo, Ramón Barbosa Cerrato “El Cacique de Nindirí”, los periodistas Alex Somarriba y José Dolores “Lolo” Estrada.
Promoviendo el béisbol, Arnoldo Lacayo Maison, Domingo Bolaños, Edgard Noguera, Dr. Enrique Alemán Flores, Luis Dávila Barbosa, Carlos Brenes, Gustavo Barrera, Daniel Calvo Díaz, Miguel Velásquez, Salvador Caldera, Sucre Frech, Orontes Pérez, Dr. Fernando Padilla, Lic. William Ramírez, Lic. Mauricio Solórzano, Ing. Orlando Noguera, Dr. Eduardo Román, Lic. Amaru Ramírez, etc.
Peloteros de la calidad de Róger “El Nene” Bolaños, Ignacio “Nachín” Bolaños, Lino Zúñiga, Fernando Amador “El Momo Negro”, Julio “El Chuyo” Velásquez, sobreviviente del juego perfecto del año 40, Alberto “Guaracha” Castellón, Guillermo Ríos, José “Cabusé” Díaz, Ovidio Sosa, Ramiro “El Loquito” Noguera, Bayardo Reyes “El Rubio de Nindirí”, Julio “Canana” Sandoval, Dr. Nicolás Bolaños e hijos, Jimmy, Carlos y Eduardo Bolaños, Mariano López “Mama Moncha”, Carlos Aranda (quien en agosto de 1973 en gira amistosa a la ciudad de New York, se convirtió en el primer pelotero en la historia de nuestro béisbol en conectar cuadrangular en un estadio de Grandes Ligas. Fue en el Shea Stadium, de los Mets de New York y puso la pelota en las gradas del segundo piso). Los hermanos Macías, y Norman “El Pollo” Cardoze.
Los personajes populares, encabezados por José Valle Pilarte “El Ratón”, “La Chepa Ratona”, Chico “Lepra” y la América “Ta la lai”. Las famosas basquebolistas Marina Maldonado, Angelita y Nubia Vega, Jamilet Robleto, Astrid Baltodano, Chepita Alegría, Henrieta Alegría y Alma Collado. El ciclista Mauricio Aranda, el gran equipo de fútbol de primera división Deportivo Masaya, campeón de Copa en 1983 y Campeón Nacional en 1986, y nuestra reciente campeona mundial de levantamiento de pesas y a la vez gran atleta, María Lourdes Ruiz “Lula”.
Felicidades a todos los masayas con motivo del 167 aniversario de haber sido elevada a categoría de ciudad. En especial dedicamos estas líneas a los tres sobrevivientes del glorioso San Fernando, campeón nacional de 1942. Al filántropo y servidor social don Agustín Castro Flores, Hijo Dilecto de los masayas, “monimboseño de cepa”, que vivirá por siempre en el recuerdo del Salón de la Fama de su pueblo natal; Julio Ampié, oriundo de la comarca Pilas Orientales de Tisma; y Rigoberto Bermúdez, del barrio La Estación.
Igualmente a los peloteros que integraron el róster del 92, que 50 años después hicieron delirar a su fiel fanaticada, conquistando el banderín de Primera División. Disculpas a los que no mencionamos, seguro de que son parte de los mejores momentos que ha vivido esta pintoresca ciudad. Finalmente, un saludo especial al heroico barrio indígena de Monimbó, cuna del folclore nicaragüensen