El Deportivo

Federer agranda su leyenda

El número uno del tenis, este año ganó tres torneos del Gran Slam del tenis y espera obtener más títulos

Agencias
Roger Federer levantó los brazos y se estiró en la pista azul después de aprovechar la segunda pelota de partido que le convirtió en campeón del Open de Estados Unidos. El tenista suizo, impasible ante el apoyo masivo que los espectadores dieron al norteamericano Andy Roddick, se deshizo del jugador de Nebraska en cuatro sets por 6-2, 4-6, 7-5 y 6-1 en dos horas y 27 minutos.
El número uno mundial, que sólo cedió dos mangas en todo el torneo, dio un nuevo paso en su leyenda: es el segundo jugador en ganar tres años seguidos en Nueva York después del estadounidense de origen checo Ivan Lendl. Conquistó su noveno ‘Grand Slam y el norteamericano Pete Sampras, que tiene el récord con 14, no duda de que algún día le atrapará. Así, ascendió al quinto puesto en el ranking de los mejores de siempre, en cuanto a grandes conquistados se refiere, que encabeza el citado Sampras. Tras él figuran Roy Emerson -12 títulos-, Bjorn Borg y Rod Laver -11- y Bill Tilden -10-.
El “Expreso” suizo, de 25 años de edad, completó 136 semanas consecutivas al frente de la clasificación mundial y comienza a peligrar la marca de 160, que posee Connors desde agosto de 1973 y la de Lendl de 157.
Sólo el campeón español Rafael Nadal, de 20 años, impidió que Federer barriera en los cuatro grandes torneos del circuito después de ganarle la final del Roland Garros, el único torneo que tampoco ha podido conseguir como profesional, aunque espera que no sea por mucho tiempo.
“Si puedo jugar bien en pistas rápidas y de hierba también estoy convencido de que puedo hacerlo en la de tierra batida y tener la oportunidad de ganar Roland Garros”, anticipó Federer después de haber concluido el Abierto, triunfo que sumó al Abierto de Australia y el de Wimbledon.
El suizo es consciente de que todos intentan ganarle, pero también sabe que su consistencia y rendimiento en el campo no baja de nivel, sino que de alguna manera lo eleva y de momento desbancarlo del pedestal en el que se encuentra no será fácil.
Nadal, y ahora el nuevo Roddick, junto con un recuperado Marat Safin tendrán en 2007 esa misión.
Federer ya ha advertido que ha logrado nueve títulos, pero quiere más y especialmente ahora que ha comenzado otro nuevo frente de reivindicación deportiva con el golfista Tiger Woods, de 30 años, que ha conseguido 12 títulos de los mayores y marcha invencible.
Federer recordó que eso significa que está tres por detrás, y aunque Woods consiguió su noveno título mayor después de haber disputado 39 torneos y el tenista suizo lo ha hecho en 30, uno menos de los que necesitó Sampras, pero ocho más de los que disputó el legendario Borg, que se retiró cuando sólo tenía 25 años y 11 Grand Slam.
“No quiero parar en nueve títulos... quiero más”
Federer dijo después de ganar su noveno título de Grand Slam que no quiere pararse en esa marca, quiere más.
“Sé que he superado en la lista a grandes jugadores como Andre Agassi, Jimmy Connors e Iván Lendl y su compañía era excepcional, pero busco más títulos, y entre ellos deseo el de Roland Garros, el único grande que me falta y que espero puedo lograrlo”, declaró.
“He tenido una gran temporada y de alguna manera me siento extraño porque conseguir tres títulos de Grand Slam es algo increíble, aunque lo hice también en el 2004, pero la diferencia es que este año también disputé la final de Roland Garros”, subrayó Federer.
Sin embargo, el jugador suizo número uno indiscutible del mundo con 27 millones de dólares en ganancias como profesional dijo que lo más importante era ver cómo al comienzo de su carrera no podía ni ganar un torneo de serie, y ahora en los últimos cuatro años tiene en su poder nueve.
“De ahí que entiendo que digan que soy en la actualidad el jugador más grande que haya habido en el tenis, pero eso sólo quiere decir que tuvo que cambiar de actitud y aprovechar mi talento”, valoró Federer. “La verdad que estoy sorprendido no sólo por compararme con los grandes de todos los tiempos, sino también como deportista”.
Federer, que bromeó con la presencia del golfista Tiger Woods en la final para ponerle presión, dijo que después de concluir el partido simplemente le dijo “bien hecho”.
“Al margen de bromas para mí fue muy importante tener a Woods para presenciar la final, como sucedió en la de Dubai, pero aquí todavía fue más emotivo”, señaló Federer. “Además mis padres son unos grandes enamorados del golf”.
Federer reiteró que para nada la presión de jugar en la pista Arthur Ashe y con el público en contra le había descentrado, algo para lo que estaba completamente mentalizado.
“Ya sé lo que es jugar ante este público y con un rival estadounidense, y si superé todo lo emotivo de la final del año pasado ante Andre Agassi, la de hoy frente a Roddick estaba bajo control”, reconoció Federer, que dijo que es su única preocupación cuando sale al campo y hacerlo bien, sin importarle el rival ni las circunstancias