El Deportivo

Cuba-EU


LA HABANA / Granma

Más de 40,000 aficionados aglomerados en el Latino, presenciando un partido de alta tensión entre los dos rivales clásicos del béisbol mundial, Cuba y Estados Unidos, fue el colofón del Torneo de Clasificación Olímpica de América, evento de alta calidad donde la región clasificó a dos equipos y tiene la posibilidad de un tercero a la cita de Beijing.
Lamentablemente, el espacio es poco para reflejar todo lo acontecido en el Coloso del Cerro. Pero —aunque sea sintetizado—, considero necesario hacer algunos apuntes sobre el desempeño de ambos conjuntos, quienes dieron lo mejor de sí sobre el terreno, en aras de un triunfo que iba más allá de lo estrictamente deportivo, pues los dos tenían asegurado su boleto olímpico.
Dice un viejo refrán que el hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra. Si echamos la mirada hacia atrás, recordemos a Adiel Palma en el juego frente a Estados Unidos en la Copa de Holanda, abandonando el box en el cuarto capítulo, luego de un encomiable esfuerzo. Ahora fue llamado al montículo con cuatro días de asueto, cuando Deinys Suárez estaba fresco luego de cinco innings lanzados ante Ecuador. Deinys, al igual que Frank Montieth, es un joven que necesita una oportunidad para la consagración, mucho más cuando ya la clasificación estaba del lado de acá.
Sigamos con el pitcheo. Un detalle llama la atención: entre Yunieski Maya y Lazo propinaron 13 ponches a la artillería norteamericana. Pero ambos cometieron el error de insistir y volver a insistir con lanzamientos rectos, muy bateables por encima del plato. No importa a la velocidad que se tire, el ABC del pitcheo es sacar de balance a los bateadores, no permitir que se adapten y se sientan cómodos. El resultado: cinco cuadrangulares. Que sepamos, nunca un equipo rival le había sacado la pelota más allá de los límites en cinco ocasiones a los serpentineros cubanos.
El tema será todo lo recurrente que sea. Pero no nos cansaremos de insistir en que nuestros pitcheres necesitan superar sus evidentes lagunas en el pensamiento táctico. La limitación a 100 de los lanzamientos por parte de los abridores en la venidera XLVI Serie Nacional pudiera ser de mucha utilidad para conseguir adelantar en este aspecto tan importante del béisbol moderno.
En lo concerniente a la alineación, si el lanzador rival era derecho —y Alexei Ramírez no estaba del todo bien al bate—, lo más aconsejable era enviar a Osmani Urrutia a su posición en el jardín derecho y colocar un designado zurdo, Ariel Borrero, por ejemplo. Carlos Tabares, con sólo dos turnos durante toda la competencia, no era la mejor selección. Faltó, a no dudarlo, otro zurdo en el equipo y el nombre de Yoandry Urgellés rueda de boca en boca.
Estados Unidos se hizo representar por una excelente escuadra en el Mundial Universitario y ahora trajo una amalgama de profesionales de distintas categorías. Valga, además, una aclaración: en Doble A se agrupan muchos de los prospectos de Grandes Ligas, con edades entre los 22 y los 25 años. Jarrod Saltalamacchia, Mark Reynolds, Billy Butler, entre otros, son un ejemplo.
Por último, no olvidar nunca que este deporte está repleto de contradicciones y resultados inesperados. Ese equipo norteamericano que jugó tan bien a la defensa la noche del martes 5 fue el mismo que tuvo que sudar la gota gorda para doblegar a Brasil por la mínima —cometiendo tres pifias—, y luego cayó versus Venezuela, 9-12. Cuba, por su parte, estuvo debajo por cinco ante Panamá. Un juego, a niveles parecidos, lo gana cualquiera. Por esa razón, tenemos que prepararnos mejor y escoger con mucho más cuidado a nuestros representantes 

EU con ansias de mostrar que es número uno en béisbol

Anne-Marie García
LA HABANA / Agencias -Tras una serie de sonados fracasos, Estados Unidos tiene ansias de mostrar que es la más grande potencia de béisbol en el mundo, afirmó su manager Davey Johnson.
Un paso en esa dirección lo dio la semana pasada al vencer a Cuba en la final para consagrarse campeón del Preolímpico de las Américas.
Estados Unidos no se clasificó para los Juegos Olímpicos de Atenas 2004 y ni siquiera pudo llegar a las semifinales del Clásico Mundial disputado por primera vez este año.
“Eso fue un llamado de alerta para nosotros. Estados Unidos tendrá una imagen muy diferente en el 2008 y el 2009”, afirmó Johnson, ex dirigente de los Mets, Dodgers y Orioles en las Grandes Ligas.
Según Johnson, al finalizar el último cotejo frente a Cuba, Estados Unidos conquistó una “dulce victoria” 8x5, calificación que dio con una sonrisa.
El piloto, que hace 20 años guió a los Mets de Nueva York a ganar la Serie Mundial, dijo que en el Preolímpico se le cumplió un sueño de dirigir a Estados Unidos en una final contra Cuba.
Estados Unidos y Cuba terminaron en ese orden en el torneo, con marca de 6-1, y aseguraron el boleto directo a los Juegos de Beijing 2008.
Este resultado tendrá un significado a largo plazo, estimó Johnson, ya que “necesitábamos clasificar en la primera oportunidad. Es bueno no sólo para Estados Unidos, sino para el béisbol internacional, porque somos los dos últimos campeones olímpicos”.
La justa de Beijing será la última que tendrá al béisbol en el programa, ya que el Comité Olímpico Internacional decidió excluir el deporte a partir de Londres 2012.
“El béisbol ha crecido en todo el mundo, detestaría verlo definitivamente fuera de los Juegos Olímpicos. Para ayudar a su regreso estoy seguro de que las Grandes Ligas y la federación de béisbol de Estados Unidos armarán un gran equipo en el 2008”, indicó Johnson.
Señaló que en su país “el béisbol es un gran negocio” y auguró que mientras no se negocie un cambio de fechas de las olimpiadas o de la Serie Mundial, “no creo que veamos a jugadores de Grandes Ligas en los juegos”.
Pero adelantó que “Estados Unidos enviará a Beijing a los mejores jugadores que tenga disponible, algo que no hemos hecho antes”.