El Deportivo

España derrama lágrimas de oro

Derrota a Grecia 47-70 y gana su primer título mundial de baloncesto

Saitama, Japón / EFE
España derramó lágrimas antes de la bocina en el Saitama Green Arena, pero de alegría, lágrimas de oro, lágrimas de campeón del mundo a costa de Grecia, el campeón de Europa, que capituló ante la más grande España que se haya visto y que, de paso, sacó el pasaporte para los Juegos Olímpicos de Pekín 2006.
Impresionante España, demoledora, ambiciosa, enorme, campeona. Baloncesto total para la gesta más grande de la historia de la canasta nacional. De Los Ángeles’84 a Saitama 2006. De Corbalán, Martín, Llorente y compañía a los Calderón, Garbajosa, Reyes, Pau Gasol --aunque en el banco también jugó en la mente de sus compañeros-- y demás. Del cielo a la gloria.
La selección española de José Vicente Hernández pasó por encima del actual campeón de Europa con un juego de manual. Una final perfecta, una noche de ensueño para situar el baloncesto de casa al frente del ‘planeta basket’. Cualquier cosa que se diga, escriba o comente es poco. España lo bordó. Sin Pau, pero con Marc Gasol; sin partir como favorita en los pronósticos, pero como lo que es, el mejor equipo del orbe.
Desde el primer hasta el último jugador; desde ‘Pepu’ Hernández hasta el último de sus ayudantes; todos, absolutamente todos los miembros de esta familia que forma la selección, buscaron la gloria con el corazón, aunque sin perder nunca la cabeza. Al revés, ejecutaron un plan táctico de libro con una frialdad pasmosa. Pareció lo más fácil del mundo.
Y en baloncesto lo que parece más fácil es lo más difícil. Hay que ser unos fuera de serie para jugar como lo hicieron los jugadores de ‘La Roja’. Grecia, un bloque en el sentido más amplio de la palabra, una tropa aguerrida especializada en llevar los partidos a su ritmo y manejarlos a su antojo bajo las directrices de Panagiotis Giannakis, un mago de la pizarra y de la estrategia, siempre bailó al son impuesto por el equipo español a partir de una defensa perfecta.
La mejor defensa del mundo, sin duda, porque ningún equipo de este campeonato y tampoco del pasado Europeo de Belgrado que acabó con el oro en manos griegas ha descompuesto al combinado heleno igual que en Saitama la tarde-noche del 3 de septiembre de 2006, una fecha que ya es historia imborrable para el baloncesto y para el deporte nacional.
Grecia, que dos días antes había dejado patente la calidad de sus baloncestistas y de su equipo tumbando a los Estados Unidos en semifinales, se sintió impotente desde el salto inicial, superada, rebasada, dominada.
No vencida, porque el espíritu le sobra, pero sí incapaz. Además, miraban al banco y veían a Gasol con el pie izquierdo colgando y sin jugar. Luego levantaban la vista y el marcador iluminaba un paraíso para España. Fijaban de nuevo los ojos en el parqué y otro Gasol, Marc, mordía junto con los demás hombres de rojo para darle el oro a su hermano.
Enfrente los españoles volaron hacia la victoria soberbios en el rebote, pieza clave del triunfo porque a través de los balones atrapados debajo de ambos aros y de la defensa rompieron el peligroso ritmo que tiene Grecia cuando domina los tableros.
Carlos Jiménez y Felipe Reyes, también Marc Gasol y Garbajosa, defendieron por encima del bien y del mal. Los demás también, pero ellos sabían que tenían mucho que decir ahí para ganar esta final. Igual que Juan Carlos Navarro en ataque. Garbajosa y Reyes, encima, también desplegaron todo el poder ofensivo que guardan dentro.
La defensa de la selección escribió números de ‘Guinness’ en el casillero heleno: 12 puntos en el primer cuarto, 11 en el segundo y el tercero, 13 en el último. España borró del mapa a los campeones de Europa.
El trabajo de protección pergeñado en los sistemas de ‘Pepu’ Hernández fundió los plomos de los chicos de El Pireo, les paralizó la maquinaria en la misma línea de salida. Y eso que a Reyes, un eje clave por la ausencia de Pau Gasol en el centro de la zona, le cayó la segunda muy pronto (m.6) y al pequeño de los Gasol, Marc, le llegó poco después.
Un 0-8 del 9-8 (m.6) al 9-16 (m.8) tras triple de Navarro. Otra serie igual entre el 12-18 del final del primer cuarto y el 12-26 del minuto 12 impactaron en el mentón de Grecia. Porque España no les dio opción. A los pocos estímulos positivos que encontraron los helenos, algún triple suelto, algún rebote fuera de guión y cosas así, les siguieron idénticas respuestas.
A los 34 minutos, cuando el partido ya estaba ganado --una final del Mundial ganada a los 34 minutos no es cosa baladí--, los griegos sólo habían anotado 36 puntos. El mismo equipo que le había metido 101 puntos a los Estados Unidos el viernes agonizaba con 36 a cuatro minutos del final el domingo. En el otro casillero, 62 esplendorosos tantos iluminaban la gloria de la selección española.
18 triunfos seguidos entre la preparación mundialista y el campeonato oficial --nueve y nueve-- para tocar la cima del mundo invictos, con exhibición final, sin Pau Gasol y ante un rival de altura. Oro, gloria eterna y pasaporte para los Juegos Olímpicos de Pekín 2008. Salud, campeonesn

Posiciones
01. España
02. Grecia
03. Estados Unidos
04. Argentina
05. Francia
06. Turquía
07. Lituania
08. Alemania
09. Eslovenia
10. Serbia y Montenegro
11. Nigeria
12. Nueva Zelanda
13. Italia
14. Australia
15. Angola
16. China
17. Brasil
18. Japón
19. Líbano
20. Puerto Rico
21. Qatar
22. Panamá
23. Senegal
24. Venezuela

Ming, mejor anotador
SAITAMA, Japón/AFP
Con 25.3 puntos de media por partido, el chino Yao Ming encabezó las tablas del Mundial de básquet de Japón-2006, mientras el venezolano Richard Lugo quedó como amo de la pelota bajo los aros (11.4 rebotes por partido) y el argentino Pepe Sánchez fue el rey de las asistencias (5.8).
Los mejores anotadores:
1. Yao Ming (CHN) 25.3 puntos por partido
2. Dirk Nowitzli (GER) 23.2
3. Pau Gasol (ESP) 21.3
4. Carlos Arroyo (PUR) 21.2
5. Elias Ayuso (PUR) 21.2
6. Carmelo Anthony (USA) 19.9
Los mejores reboteadores:
1. Richard Lugo (VEN) 11.4
rebotes por partido
2. Pau Gasol (ESP) 9.4
3. Darko Milicic (SCG) 9.2
4. Dirk Nowitzli (GER) 9.2
5. Yao Ming (CHN) 9.0
Los mejores pasadores:
1. Pepe Sánchez (ARG) 5.8
asistencias por partido
2. Carlos Arroyo (PUR) 5.2
3. Chris Paul (USA) 4.0
4. Liu Wei (CHN) 4.5
5. LeBron James (USA) 4.1
Pau Gasol, el Más Valioso (AFP)
El español Pau Gasol fue elegido mejor jugador del Mundial de básquet de Japón-2006, tras la disputa ayer domingo de la final en Saitama, en la que estuvo ausente por lesión, pero donde celebró la victoria de su equipo ante Grecia 70-47.
El pívot barcelonés de los Memphiz Grizzlies de la NBA estadounidense fue el tercer mejor encestador (21.3 puntos por partido) y reboteador (9.4) del torneo.
La estrella de la selección española, de 26 años y 2.13 metros de estatura, se rompió un hueso del pie izquierdo en la semifinal del viernes ante Argentina.
Quinteto ideal (AFP)
El argentino Emanuel Ginóbili y los españoles Jorge Garbajosa y Pau Gasol fueron incluidos junto al estadounidense Carmelo Anthony y el griego Theodores Papaloukas en el quintento ideal del Mundial de Japón-2006, disputado desde el 19 de agosto hasta este domingo.