El Deportivo

Barrió Oakland


Martín Ruiz

Los Atléticos de Oakland figuran entre los equipos con más series mundiales ganadas, con un total de nueve. Todavía se recuerdan aquellos vibrantes duelos contra la “Maquinaria Roja” de Cincinnati en los años 70 y aquella Serie de la Bahía, en 1989 contra los Gigantes, que se vio marcada por el terremoto de San Francisco, que por cierto, fue la última que ganaron.
En el presente siglo, los Atléticos no habían podido llegar a disputar el título de la Liga Americana, hasta hoy. Desde 1992, cuando perdieron el banderín de la Liga en seis juegos ante los Azulejos de Toronto, no habían regresado.
Con la ampliación a tres divisiones por Liga que puso en juego el Wild Card, Oakland no había superado la primera fase. Los Yanquis de Nueva York los derrotaron en cinco juegos en 2000 y 2001 respectivamente. Para 2002, fueron los Mellizos de Minnesota los que los apartaron del camino, y en 2003 fueron los Medias Rojas de Boston, también en cinco juegos.
Lo curioso es que en estos últimos años Oakland fue uno de los equipos más ganadores de la Liga, al ganar 91 juegos en 2000, 102 en 2001, 103 en 2002 y 96 en 2003. Pero les faltó empuje en los juegos claves.
Ahora fue diferente. El conjunto ganó 93 juegos, pero llegó a la serie contra los Mellizos en mejores condiciones. Habían clasificado previamente y eso les permitió jugar sin mucha presión, mientras los Mellizos batallaron hasta el último día de temporada para desbancar a los Tigres de Detroit.
Los resultados fueron elocuentes. El martes se impusieron 3x2 en Minnesota, soportados en dos jonrones de Frank Thomas contra el pitcher estelar de Minnesota, Johan Santana, mientras Barry Zito se apuntaba el triunfo con ocho potentes episodios, en los que admitió una carrera.
Al día siguiente, Oakland se impuso 5x2, sobresaliendo un jonrón dentro del cuadro de Mark Kotsay en el séptimo inning, cuando el juego estaba 2x2, con Jason Kendall en la inicial. Torii Hunter se zambulló para tratar de atrapar la pelota conectada por Kotsay, pero la pelota rebotó, se fue al fondo del parque y Oakland se adelantó 4x2, haciendo inútiles los jonrones consecutivos de Michael Cuddyer y Justin Morneau contra Boof Bonser.
De regreso a casa, los Atléticos no tardaron en decidir la serie. Vencieron 8x3 con Marco Scutaro remolcando cuatro carreras y Milton Bradley conectando un jonrón. Eric Chávez también jonroneó y Oakland terminó con nueve años de frustración tras la primera ronda de play-offs, y avanzaron a su primera final por el gallardete de la Liga Americana en 14 años.
En esta primera fase, el mejor bateador de Oakland fue Frank Thomas, con promedio de .571, dos jonrones y dos remolques, en tanto Nick Swisher batea .429 y Jay Payton .375.